Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
consumidores

Aconsejan probarse el disfraz antes de comprarlo

Desfile de disfraces por las calles de la capital navarra para celebrar una de las noches más esperadas.

Nochevieja de 2012 en Pamplona

CLARA SANZ
1
Actualizada 29/12/2013 a las 12:50
  • EFE. PAMPLONA
La Asociación de Consumidores de Navarra Irache, dada la costumbre en muchas localidades navarras de disfrazarse en Nochevieja, recomienda probarse el disfraz antes de comprarlo, ya que el establecimiento no tiene ninguna obligación de admitir su devolución, a no ser que lo ofrezca expresamente.

Irache explica en una nota que en años pasados por estas fechas algunas personas han acudido a la Asociación porque la tienda no les dejaba devolver el disfraz adquirido, aunque éste les quedaba pequeño o no era como ellos pensaban, una postura que reconoce que, efectivamente, si en el resguardo de la compra no consta una talla concreta o una característica precisa que se incumpla en el disfraz, el consumidor no tiene derecho a devolverlo.

La mayor parte de los precios de los disfraces van desde los veinte a los setenta euros, si bien los hay desde los cinco hasta los 995 euros.

"Es muy importante que, antes de pagar, el consumidor se asegure de qué accesorios incluye el disfraz elegido ya que en ocasiones la imagen del catálogo puede dar lugar a equívocos", indican, por lo que el gasto puede ser mayor cuando, tras el disfraz, hay que comprar una serie de añadidos que elevan de forma sensible el coste.

Así, un disfraz que requiera un casco o calzado añadido puede suponer un pago añadido de veinticinco o treinta euros.

La mayor parte de comercios especializados ponen a disposición de los clientes catálogos con los disfraces a la venta y algunos tienen su propia página en internet para consultarlo en la red.

Mientras que algunas guías incluyen como norma los accesorios, las tallas e incluso el número de unidades disponibles con las que cuentan, en otros no viene otra información que la foto del disfraz y el precio, sin que el consumidor pueda saber la talla o los añadidos incluidos en la compra.

Esta falta de información aumenta el riesgo de que el disfraz no sea tal y como el consumidor supone, por lo que es aún más necesario que nunca preguntar expresamente por los accesorios, tallas o, mejor aún, probárselo. De hecho, algunas tiendas exhiben carteles que invitan a probarse el disfraz antes de adquirirlo.

Si no lo hace, conviene conservar el resguardo y comprobar el estado del disfraz cuanto antes para asegurarse de que está en buenas condiciones. En alguna ocasión ha pasado que el consumidor, al abrir el disfraz, en ocasiones el mismo día 31, comprueba que éste se encuentra dañado, la tela está rasgada o faltan accesorios.

Irache destaca que en algunos de estos catálogos incluyen disfraces usados, que suponen una rebaja notable del precio respecto al disfraz nuevo. En cualquier caso, el consumidor debe saber que si no se especifica nada, se entiende que el disfraz ofrecido está para estrenar.

En algunos catálogos se hace mención expresa a la inclusión del IVA en el precio. Si no se indica, se entiende que los precios ya lo llevan incluido y el establecimiento no puede encarecer el precio con la excusa del impuesto.

En ocasiones se promocionan ofertas con un precio tachado y otro actual con diferencias de hasta sesenta euros o descuentos de más del 50 %.

Para Irache, lo más conveniente es no hacer caso al supuesto precio anterior y valorar sólo si la oferta actual encaja dentro de la relación calidad-precio que el consumidor está dispuesto a aceptar.

Algunos establecimientos con página web dan la posibilidad de realizar las compras en internet, donde los precios del envío se sitúan entre ocho y diez euros -o incluso menos si se hace a través de empresas de correos- y, en general, el tiempo de entrega no suele superar las 48 horas.

En cualquier caso, lo importantes es asegurar las condiciones, adoptar medios de pago seguros y valorar si es más conveniente este medio de compra que acudir al establecimiento.
Selección DN+


  • Pablo
    (30/12/13 09:08)
    #1

    La recomendación es evidente. En nochevieja y despues de un monton de copas uno no se dá cuenta de lo ridículo que está.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra