Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona en blanco y negro (1945)

La Tómbola del boleto a 1 peseta

El 6 de julio de 1945 fue un inicio de fiestas especial, con la primera Tómbola de Cáritas

Suerte y solidaridad de la mano, con un coche Citroën como gran premio

Varias voluntarias de la Tómbola de Cáritas en una de sus primeras ediciones. La estructura fue diseñada por el arquitecto Marcelo Guibert.
Varias voluntarias de la Tómbola de Cáritas en una de sus primeras ediciones. La estructura fue diseñada por el arquitecto Marcelo Guibert.
ARCHIVO/DN
  • R.M.
Actualizada 05/05/2021 a las 06:00

En 1945, el mundo tenía motivos para celebrar la vida. La Segunda Guerra Mundial, que aún coleaba en el Pacífico, había terminado en Europa, y con ella, la locura megalómana de Hitler. España -terminada la contienda civil seis años antes- padecía la miseria de la posguerra, con las habituales cartas de racionamiento. Y en ese contexto -entre la alegría global y la penuria local- los Sanfermines llegaron a Pamplona con una novedad: la Tómbola de Cáritas del paseo de Sarasate.

Fue una iniciativa del Secretariado de Caridad, precedente de Cáritas, y en cuya inauguración participó el alcalde de Pamplona, Daniel Nagore, en un acto que se celebró tras las vísperas de San Fermín. Con los años, como se sabe, la Tómbola fue adelantando la fecha de inicio, como preámbulo de las fiestas y del verano. En 2020, en el año maldito de la pandemia, debería haber celebrado su 75º aniversario. Pero el virus truncó la efeméride. En este 2021, aunque sin fiestas, sí habrá Tómbola.

En aquel primer año de Tómbola, los boletos costaban 1 peseta (0,0060 euros) y se vendían a lo largo del paseo de Sarasate por Mujeres de Acción Católica, que los portaban en unos característicos cestos. Si en 1945 el premio estrella fue un coche Citroën con matrícula de San Sebastián, un año después se sorteó un piso de 136 m2 situado en la avenida de Zaragoza. Impensable hoy.

Diario de Navarra, en su edición del 7 de julio de 1945 recogió la apertura de la Tómbola, y el entusiasmo de los pamploneses, que se abalanzaron a comprar boletos. “Inmediatamente, el público que esperaba el momento en que se permitiese el acceso, invadió el ‘stand’, y comenzaron a expenderse billetes, viendo cómo correspondían los premios a los afortunados poseedores”, expresaba el periodista local, que celebraba “la hermosa instalación”, diseñada por el arquitecto Marcelo Guibert y muy similar a la estructura actual.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE