Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona en blanco y negro

Labrit, la bombonera pelotazale

El 16 de junio de 1952 se inauguró la nueva meca de la pelota en Pamplona: el frontón Labrit. Los aficionados pamploneses acudieron en masa a su apertura

Labrit, la bombonera pelotazale
Labrit, la bombonera pelotazale
  • R. M.
Publicado el 24/03/2021 a las 06:00
El 16 de junio de 1952 fue un día grande para los amantes de la pelota de Pamplona. El Ayuntamiento inauguró aquel día el frontón Labrit, la bombonera pelotazale, un nuevo espacio deportivo que a la postre, terminó por vaciar a su competencia más directa y próxima físicamente: el bellísimo y modernista Euskal Jai de la calle San Agustín. El frontón Labrit, situado en la calle del mismo nombre y dedicada al último monarca de la Navarra independiente, Juan de Labrit (1469-1516), representaba la vanguardia arquitectónica, un espacio inspirado en el madrileño frontón Recoletos, de 1935, y una de las obras destacadas del prestigioso ingeniero Eduardo Torroja (padre de la cantante del grupo Mecano, Ana Torroja) y del arquitecto Secundino Zuazo.
O al menos, esa similitud entre ambos frontis -el madrileño y el navarro- encontraba el cronista de Diario de Navarra que cubrió la inauguración del frontis pamplonés, obra del arquitecto municipal Francisco Garraus. El plumilla local aseguraba en su crónica del 17 de junio de 1952 que el Labrit presentaba “características muy parecidas al suntuoso Recoletos de Madrid”. “Reúne todas las buenas condiciones de visibilidad, confort y alegría que un día nos trajo, como admirable novedad, el frontón madrileño”, describía entusiasta.
El acto inaugural contó con la presencia del presidente del Consejo Nacional de Deportes del entonces estado franquista, el general Moscardó. El edificio costó 43 millones de pesetas (unos 258.000 euros actuales). El frontón Labrit, de 43 metros de largo, 30 de ancho y 14 de alto, se inauguró con una capacidad para 1.083 personas sentadas y 400 más que “pueden colocarse en los paseos de las tres plantas”. El acto inaugural, con el alcalde Javier Pueyo como anfitrión de las autoridades militares y eclesiásticas, comenzó con la actuación del grupo de dantza del Ayuntamiento pamplonés, “acogida con grandes ovaciones”, según recogía este periódico.
volver arriba

Activar Notificaciones