Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

Los castores roen los árboles junto al río Arga a su paso por Alemanes

Operarios municipales colocaron ayer mallas protectoras alrededor de los troncos para impedir la ingesta de madera

Aspecto que presentan los árboles de la orilla del río Arga, en la zona de Aranzadi, junto a Alemanes.
Aspecto que presentan los árboles de la orilla del río Arga, en la zona de Aranzadi, junto a Alemanes.
Actualizada 03/12/2020 a las 06:00

Rechoncho, sin cuello, con cabeza grande, ojos pequeños y morro bastante romo. ¿Sabría decir de qué animal se trata? Le doy otra pista: color chocolate, dientes prominentes y cola con forma de pala. El castor es uno de esos animales inconfundibles en la linde de los ríos. Pero más allá de su fisionomía, existe un vestigio infalible a la hora de percatarse de su presencia. Árboles roídos y pequeñas presas son la muestra inequívoca de que este roedor semiacuático se ha apoderado de la zona.


Indicios visibles estos días en el río Arga de Pamplona, en las inmediaciones de la zona de Alemanes, en pleno meandro de Aranzadi. En este punto, la presencia de castores ha pasado de probable a evidente. Tanto es así que, dado el desgaste provocado en varios de los árboles (chopos en su mayoría), el área que dirige el concejal Fermín Alonso ha decidido intervenir. Ayer mismo, operarios municipales colocaban unas mallas metálicas protectoras alrededor de los troncos de los ejemplares más cercanos a la colonia de castores. “Se tiene especial cuidado con aquellos que tienen riesgo de caer en zona transitada”, cuenta el edil.


A pesar de que todavía no tienen contabilizado el número exacto de árboles roídos, sí apuestan por mantenerse al tanto. De hecho, en los próximos días los trabajadores revisarán las mallas ya colocadas para adaptarlas al crecimiento de los árboles y buscar indicios de nuevas afecciones.


CONVIVENCIA MUTUA

En este escenario de actuación municipal, no podemos obviar que, en realidad, la incidencia de los castores en el medio natural es “completamente positiva” para el ecosistema fluvial. Y nada nueva por otro lado. El problema sobreviene con la forma que tienen estos animales de derribar los árboles, ya que, sin pretenderlo, pueden provocar caídas inesperadas de ejemplares o ramas, poniendo en peligro la seguridad de los ciudadanos que por allí transitan.


Para los habituales del paseo matutino, la presencia castores cerca del río no les ha pillado desprevenidos. “Ya nos habíamos fijado en el aspecto de los troncos. Al principio pensamos que se trataba de intervenciones de tala o conservación, pero luego ya entendimos que no. Por la forma, es más lógico que sea de castores”, indicaba Luis Mari Echenique, vecino de la Txantrea y propietario de una pequeña huerta. “Entiendo de animales y plantas, por eso me fijo siempre”, añadía antes de proseguir con su ejercicio. No muy lejos de allí, Marcelina Armendáriz fotografiaba la zona. “Quiero enseñárselos a mi hijo. Es biólogo y seguro que le interesa”, aclaraba. Para ella, los animales son parte del paisaje. “Tenemos que respetarlos, que bastante tienen con convivir con nosotros”, bromeaba.


Sea como sea, la finalidad pasa por lograr un bosque irregular. “Protegemos árboles de diferentes diámetros, siempre con un inspector de río y el respaldo del tajo de Empleo Social (iniciativa de inclusión sociolaboral municipal que supera las tres décadas de funcionamiento)”, detalla el concejal Fermín Alonso.

 

Un roedor semiacuático que incrementa la biodiversidad
 



El castor europeo (Castor fiber) es, en realidad, una especie que se caracteriza por levantar diques y realizar canales para crear una especie de lagos artificiales que terminan por servirle de protección para sus madrigueras. Por su dinámica, también es evidente que los castores son animales estrictamente vegetarianos. Es decir, se alimentan de hierbas, plantas acuáticas y árboles de rápido crecimiento como chopos, sauces y álamos blancos. Son, además, un factor que incrementa la biodiversidad de las riberas fluviales y, por tanto, en la ciudad en su conjunto.

 

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE