Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

Plan para identificar en Pamplona árboles-refugio para el nóctulo mediano, un murciélago en peligro

Una de las colonias más importante de esta especie en España se refugia en Pamplona y su número de ejemplares está disminuyendo

foto de Colocación de ramas huecas para refugio del nóctulo mediano en Pamplona, un murciélago en peligro
Colocación de ramas huecas para refugio del nóctulo mediano en Pamplona, un murciélago en peligro.
Cedida
  • Diario de Navarra
Actualizada 27/07/2020 a las 11:37

El año 2020 entre los objetivos para la mejora de la sostenibilidad estará apoyar a la colonia de nóctulo mediano presente en Pamplona. Gobierno de Navarra y Ayuntamiento han preparado un plan para localizar y marcar nuevos árboles-refugio para estos murciélagos y para la revisión de las 75 cajas-nido disponibles que se colocaron específicamente para esta especie en la ciudad en el año 2000. Paralelamente se programará una actividad de sensibilización ambiental para la población en general sobre este murciélago.

 

El nóctulo mediano (Nyctalus noctula) es un murciélago de tamaño grande en comparación con otras especies europeas. Además de ser una especie protegida, recientemente se ha catalogado en Navarra como especie en peligro. Desde hace dos décadas el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, en colaboración con el Consistorio, trabaja para hacer posible su conservación en la ciudad. De esta especie sólo se han descrito 7 colonias en la Península Ibérica, cuatro de ellas en Navarra. La de Pamplona es una de las más relevantes.

 

En los últimos años se ha comprobado una progresiva disminución de la población de esta especie ya que los árboles con huecos han ido desapareciendo y las cajas-refugio son ocupadas por otros mamíferos quirópteros presentes en Pamplona, como el nóctulo pequeño y el murciélago de Cabrera. Desde la ocupación máxima de 46 cajas en 2006, se ha pasado a tan sólo 18 en 2019, y de un máximo de 92 ejemplares observados en 2008, a tan sólo 18 en 2018. La causa fundamental, según los técnicos, es el rejuvenecimiento del arbolado de la ciudad.

 

El objetivo de diagnóstico y planificación de árboles-refugio y nuevas cajas, es la mejora del estado de conservación de esta rara especie en la ciudad, que presenta ventajas para sus habitantes -como el control de plagas natural-, además de incrementar el índice de biodiversidad. Para conocer más sobre este animal se puede consultar el libro ‘El nóctulo mediano en Pamplona’, un estudio de Juan Tomás Alcalde publicado en 2008 por el Ayuntamiento de Pamplona, dentro de su colección sobre biodiversidad. Está disponible en bibliotecas, universidades, entidades públicas y privadas, además de en el Museo de Educación Ambiental y la web municipal.

 

EL NÓCTULO Y LOS ÁRBOLES VIEJOS

El nóctulo mediano (Nyctalus noctula) es un murciélago de tamaño grande en comparación con otras especies ya que presenta una envergadura de 35-40 cm. Es migrante, por lo que sólo se les encuentra de forma habitual en Pamplona entre otoño y primavera cuando numerosos ejemplares llegan a Pamplona para aparearse e hibernar. Aun así, se ha comprobado que unos pocos machos sedentarios permanecen en la ciudad durante todo el año.

 

Desde el punto de vista de la dieta, se alimenta principalmente de polillas, escarabajos, efímeras, mosquitos y hormigas aladas. El entorno de este murciélago es el arborícola y, en Pamplona, tiene predilección por el Castaño de Indias y el Plátano, especialmente adecuados por sus grietas y oquedades.

 

El rejuvenecimiento del arbolado de Pamplona y su sustitución por ejemplares jóvenes sin oquedades, ha reducido su hábitat. A ese trabajo necesario para el mantenimiento de la ciudad, se ha sumado la grafiosis, una enfermedad que acabó con cientos de olmos centenarios de Pamplona que ofrecían abundantes refugios. Finalmente, el mantenimiento de diversos parques y el ajardinamiento de algunas zonas asilvestradas, como las orillas del Arga y el Sadar, redujeron aún más los ejemplares aptos para este mamífero. De los 56 árboles de este tipo que existían en 1999, 46 han desaparecido en las últimas décadas.

 

También se ha comprobado la reciente desaparición del nóctulo mediano en varios parques que ocupaba el nóctulo en la década de los 90. En la Taconera, Bosquecillo, Vuelta del Castillo, Soto de Lezkairu, o el entorno de los clubs Larraina, Amaia y Natación se ha observado la corta de arbolado viejo que utilizaban algunos ejemplares.

 

75 CAJAS Y RAMAS HUECAS

Para paliar la disminución de refugios naturales, comenzó la iniciativa de las cajas-refugio. Las 75 colocadas el año 2000 fueron rápidamente ocupadas por varios nóctulos, especialmente a final del verano y en otoño. Desde entonces, el Departamento de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Pamplona las han revisado periódicamente, tanto para valorar su efectividad, como para realizar labores de limpieza y asegurar su correcta instalación. Este trabajo ha permitido conservar la colonia original y conocer mejor el funcionamiento de la especie. El año 2014 fue la última vez en que se actuó sobre todas las cajas que, tras varios años sin mantenimiento y contenían numerosos nidos de aves que impedían a los nóctulos acceder al interior. No hay datos de ocupación de este año ya que, para reducir molestias, se observó a los ejemplares, pero sin abrir las cajas, lo que impidió un conteo preciso.

 

En 2018, tras detectar el problema de la desaparición de árboles viejos y para ofrecer refugios más parecidos a los naturales, se colocaron 13 ramas huecas en árboles jóvenes de la ciudad, elementos preparados por la Escuela Taller Aranzadi con la supervisión del biólogo Juan Tomás Alcalde. Las ramas simulaban los nidos abandonados de picatroncos, que suelen ser el refugio habitual de este nóctulo, pero todavía no se ha comprobado su ocupación.

 

De todas formas, se ha constatado a lo largo de los años que, donde coexisten cajas y árboles huecos, los murciélagos presentan una clara preferencia por los segundos. En ese sentido en 2019 se han buscado refugios naturales, identificándose 8 árboles-refugio donde se guarecen nóctulos medianos, así como otras 4 zonas arboladas de la ciudad donde se refugian, pero cuyo abrigo concreto no ha podido ser localizado con precisión. La conservación de estos árboles-refugio es fundamental para mantener la colonia presente en Pamplona.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE