Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Debate

La persistencia de excrementos plantea la creación de un censo canino por ADN

Un hombre con su perro subido a un monolito del paseo del Arga.
Un hombre con su perro subido a un monolito del paseo del Arga.
  • R.M.
Actualizada 02/06/2020 a las 06:00

El mundo cambia. Y a veces, de forma tan drástica y trágica que es capaz de voltear nuestra vida en apenas unas semanas. También las costumbres, los modos e incluso las expresiones. “Mucha mierda”, ese horripilante deseo de suerte ante un concierto o un espectáculo público, tiene un origen incierto que algunos historiadores sitúan en los siglos XVII y XVIII, y otros, en la Edad Media. Hoy sigue utilizándose. En ambos casos históricos, significaba una gran afluencia de gente, representada en la acumulación de excrementos de los caballos que llevaban a los espectadores y que esperaban en las puertas de teatros y corralas. “Mucha mierda” equivalía a mucho público. Pero es que hasta hace nada, pisar una deposición callejera era un signo compensatorio de buena suerte. Y el que inventó esta fantasía escatológica es de suponer que no recogía las heces de su perro.

Supersticiones e historia aparte, y aunque las cosas han mejorado mucho, nuestros parques y calles siguen minados de excrementos caninos. Y en una sociedad ahora malherida por un problema sanitario como el del coronavirus parece oportuno abrir el debate de un asunto con al menos tres aspectos que lo justifican: la salubridad, la estética y el civismo.

NO A CORTO PLAZO

Pamplona lleva ya tiempo planteándose introducir una medida que ya rige en otras ciudades españolas: la creación de un censo de ADN canino para “fiscalizar” y sancionar a los dueños de perros que no recogen los excrementos de sus fieles compañeros peludos. La comisión de Asuntos Ciudadanos del Ayuntamiento pamplonés del pasado 20 de mayo instaba a incorporar esta medida en la ordenanza municipal de animales de compañía de acuerdo a la ley foral de protección de animales de compañía 19/2019. Todos los grupos citaron esta posibilidad todavía con muchos flecos sueltos y que, al menos en el corto plazo, tiene pocos visos de ponerse en práctica.

Lo explica el concejal de Sostenibilidad y Sanidad, Fernando Villanueva (Navarra Suma): “La ordenanza no ha echado a andar. Está un poco en el aire y hay que someterla al proceso de participación pública. El censo canino por ADN es una de las posibilidades que se barajan. Pero sería un impuesto más que en este momento, con la crisis sanitaria, parece poco oportuno”.

Pues sí. Como asegura el propio Villanueva, la creación del censo con el material genético de los perros que conviven en nuestra ciudad, supondría un desembolso para sus dueños de 30 euros por cada animal. Malos tiempos para nuevos impuestos y para tener una camada numerosa. Igel Medrano, responsable de la Unidad de Zoonosis (la transmisión de enfermedades entre especies, como ha ocurrido con el coronavirus) del Ayuntamiento de Pamplona, confirma el carácter preliminar de la medida. “Hemos introducido ahora esta posibilidad en la ordenanza, que queda abierta”, asegura esta técnica veterinaria.

SANCIONES EJEMPLARES

Actualmente, el control de recoger las heces caninas corresponde a la autoridad municipal, es decir a la policía, y puede conllevar sanciones ejemplares de hasta 3.000 euros según el municipio. Pero también parece poco práctico tener a agentes de policía vigilando las deposiciones de perros. O más bien a los dueños. Porque el civismo es una conducta humana que un perro desconoce.

“Como concepto de marketing político es sencillamente brillante. Por un lado, hace un guiño a todos aquellos ciudadanos sensibles con el bienestar animal utilizando la nueva ley aprobada en Navarra para dar sustento jurídico a esta norma. Por otro lado, vende un método ‘científico’ con el que contentar a todos aquellos votantes que están hasta el gorro de ver Pamplona sucia y que tienden a satanizar a los perros en lugar de denunciar a sus dueños”, asegura Javier Yábar Jimeno, veterinario especializado en perros.

Yábar es crítico con esta medida, que considera poco fiable, pese a funcionar en ciudades españolas como Málaga y Zaragoza, donde sí ha tenido un efecto disuasorio entre los humanos más incívicos. “La determinación del ADN en heces tiene importantes limitaciones en carnívoros debido a la rápida degradación del escaso material genético propio que portan sus excrementos, cuestión que se complica con el apabullante batiburrillo que en este sentido aporta su microbiota intestinal y los restos celulares de la dieta sin digerir”, continúa Yábar.

Según refiere este especialista pamplonés, el Colegio de Veterinarios de Alicante calculó que con el 100% de los perros censados por su ADN en una ciudad, el porcentaje de éxito en los análisis se sitúa en una tercera parte, un 33,6%. Es decir, si se recogiesen 10 heces encontradas en la vía pública, solo un tercio de los dueños podrían ser sancionados. Y eso con un censo de toda la población canina de una localidad.

La realidad, siempre según los datos de Yábar, arroja datos aún menos esperanzadores. En Málaga, 16 meses después de implantarse la ordenanza, sólo se había registrado el 28,5% del total de perros de la ciudad. Y en siete meses de “fiscalización”, se habían recogido 304 muestras sancionables, de las que sólo 128 contenían material genético analizable. Y de esas 128 muestras, se pudieron relacionar con perros censados, 36, un 11,8% del total.

Y claro, todo este proceso tiene unos costes para la administración que no parecen compensar el escaso índice de éxito. Al final, quizás el asunto se reduce al civismo y a la educación de los propietarios de los animales. “Como ciudadano, el censo me parece bien. Pero la gente incívica lo es siempre. Y los que dejan excrementos son los mismos que en tiempos se llevaban las bolsas que dejaba el Ayuntamiento en las papeleras o lo que no ponen el microchip identificativo a sus perros. Es complicado”, concluye José Ramón Castro, de la Protectora de Animales de Mutilva.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE