x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Pamplona / Iruña

Hotel Eslava: un hotel 'de toda la vida' a la venta en Pamplona

El Hotel Eslava, único establecimiento de dos estrellas del Casco Viejo pamplonés, se pone a la venta. Los hermanos Eduardo y Juan Luis Eslava consideran que han cumplido una etapa

Foto de Eduardo Eslava, en la puerta del céntrico hotel pamplonés, a la venta, pero sin precio fijado.

Eduardo Eslava, en la puerta del céntrico hotel pamplonés, a la venta, pero sin precio fijado.

Actualizada 19/02/2020 a las 09:32
Etiquetas
  • R. M.
A+ A-

La habitación 51. Es una de las estancias reinas del Hotel Eslava, en la pamplonesa plaza de la O, con entrada también desde la calle Recoletas. Cuando se hace este reportaje llama un cliente habitual. Eduardo Eslava, que se desdobla en mil facetas para atender el hotel familiar que regenta junto a su hermano Juan Luis, se levanta para atender la llamada. “Sí. ¿La habitación 51? Sí. Déjeme mirar. Está libre. Hacemos el cambio”, asegura por teléfono. El cliente logra su habitación preferida.

Subimos a la habitación, que se encuentra en la última planta. “Está decorada con dos dibujos de un cliente estadounidense habitual”, cuenta Eduardo Eslava, nacido en 1965, un año antes de la apertura del hotel, en los Sanfermines de 1966. Juan Luis nació poco después de la inauguración de este céntrico establecimiento, ahora en venta pese a seguir dando beneficios a sus propietarios.

Las dos ventanas de la habitación 51 ofrecen una panorámica de 270° de Pamplona, desde el Edificio Singular hasta la extensión de la ciudad por la Rochapea y Ansoáin con el monte San Cristóbal como fondo. También una vista única del convento de las Recoletas, de su huerta, escondida tras los altos muros de ladrillo que reciben al visitante cuando se adentra en Pamplona por la avenida de Guipúzcoa. La habitación es sencilla, limpia y cálida, la típica de un hotel de dos estrellas, el único de esta categoría en el Casco Viejo pamplonés.

“Este hotel lo abrió mi padre. Se levanta sobre dos parcelas. Una, la que da a la calle Recoletas era la casa de mi familia. La otra se derrumbó en la década de los 60. Mi padre decidió comprar ese solar antes de que se cayese la de mi familia y levantó el hotel en las dos. Lleva abierto desde los Sanfermines de 1966”, recuerda Eduardo Eslava. El hotel dispone de cinco plantas y un apartamento, para los propietarios del hotel, en el ático. Tiene 27 habitaciones, 15 dobles y 12 individuales, todas con baño, televisión y conexión wifi gratuita. En la planta baja, se encuentra la recepción, dos salas de estar, el office, sala de desayunos y el ascensor.

“El hotel va bien. Ha estado completo los fines de semana de enero, que es un mes tonto. Tenemos muchos clientes peregrinos del Camino de Santiago, pero también del mundo cultural, de la Coral de Cámara, del Orfeón, del Baluarte y de la Escuela Navarra de Teatro. Ahora, también nos viene mucha gente del Festival Punto de Vista”, enumera.

SAN FERMÍN, A TOPE

Pero es San Fermín el periodo que ha dado al hotel un marchamo de lugar tranquilo en el mismo epicentro de la fiesta. “Aquí han venido muchos fotógrafos de agencias como Associated Press, de Reuters o el mismo Jim Hollander”, explica Eduardo. El actual propietario, junto a su hermano Juan Luis, no puede evitar “sentimientos encontrados” con la venta del hotel, que se anuncia sin un precio de salida.

“Nos hemos dejado la piel en este hotel, siguiendo la estela de nuestro padre que falleció hace nueve años. Este hotel era su sueño. Hemos pasado épocas mejores y peores, pero tanto Juan Luis como yo creemos que hemos cumplido una etapa. Tampoco nos urge venderlo. Si nos hacen una oferta que nos guste lo venderemos. Si no, seguiremos como hasta ahora”, explica este biólogo que colgó la bata para trabajar en el negocio familiar en 1990. Ya lleva 30 años en el hotel, dando desayunos desde las 6.30 horas, para los peregrinos más madrugadores. “Incluso, nos han pedido que diésemos antes el desayuno”, añade.

Ni Eduardo ni Juan Luis Eslava tienen hijos. Creen que el actual edificio sería perfecto para una futura residencia de apartamentos tutelados para personas mayores. De momento, sigue siendo el hotel Eslava.

CLAVES

1. Desde 1966. El Hotel Eslava, único del Casco Antiguo pamplonés de dos estrellas, se abrió los Sanfermines de 1966. Cuenta con una clientela fija y muchos peregrinos durante el año.
 
2. Una habitación individual por 38 euros. Los precios del hotel en temporada baja, como la actual, oscilan desde los 38 € por una individual (42 con desayuno) a los 70 de una doble con desayunos. En San Fermín, los precios oscilan entre los 190 y los 201 €.
Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra