x
Pamplona

Los derribos que se avecinan en Pamplona

Porque están fuera de ordenación, en situación de ruina o porque va a cambiar su destino. En los próximos meses Pamplona será escenario de varios derribos

Viviendas en el centro de la ciudad para sustituir a los cines Carlos III

El edificio de los cines Carlos III se sustituirá por viviendas.

Diario de Navarra
Los derribos que se avecinan 5 Fotos
Los derribos que se avecinan

Porque están fuera de ordenación, en situación de ruina o porque va a cambiar su destino. En los próximos meses Pamplona será escenario de varios derribos

J.C.Cordovilla / José Antonio Goñi / Diario de Navarra
Actualizada 27/04/2018 a las 09:11
  • A.O.
A+ A-

Mapa de Pamplona con los derribos

 

Muebles Apesteguía, el derribo más aplazado

 

 

La nave construida en la manzana interior ya estaba previsto que desapareciera en el año 1979, con las primeras rehabilitaciones del Casco

La nave de Muebles Apesteguía parte en dos el patio interior donde se encuentra la plaza de Santa Ana.

 

A comienzos de año el Ayuntamiento de Pamplona convocaba el concurso para adjudicar uno de los derribos más anunciados en la historia reciente del urbanismo pamplonés, el de la nave que la firma Muebles Apesteguía tiene en el interior de la manzana conformada por las calles Mayor, Eslava y Jarauta. Desde 1979 el consistorio persigue liberar de construcciones que se encuentran ‘fuera de ordenación’ esta plaza interior para darle un uso público que todavía está por definir. Sí se derribó una antigua fábrica de lejías en el año 1999, años después se expropió una pequeña parcela de 52 metros cuadrados, y en 2014 el Ayuntamiento adquirió otra pequeña parcela de 30 metros cuadrados que permitió seguir liberando el espacio.
Pero los 4.000 metros cuadrados de este singular patio interior continúan todavía hoy partidos por la nave de Apesteguía, cuya compra se ha dilatado a lo largo de una historia que cumple ya siete años. Fue en 2011 cuando Ayuntamiento y propietarios alcanzaron un acuerdo de compraventa por un importe de 2,9 millones de euros, aunque requería un pago fraccionado en tres anualidades que finalmente se prolongó hasta el año pasado por la falta de consignación.


Hace un año el concejal de Ciudad Habitable cifraba el coste del derribo en 60.000 euros, pero la convocatoria de comienzos de este año lo licitaba por casi 95.000 euros. Finalizado el plazo de presentación de ofertas y prevista su apertura para el pasado 28 de marzo, ha habido que retrasarlo el mañana lunes porque el contrato recogía un fallo en la suma de la puntuación de los criterios técnicos. Aunque se decía que la propuesta técnica podía tener un máximo de 40 puntos, los apartados que la conforman (conocimiento de la problemática del derribo, memoria explicativa y plan de trabajo) podían llegar a sumar 45 puntos en el mejor de los casos. La Junta de Gobierno ha tenido que modificar las valoraciones para reducir la máxima puntuación a los 40 puntos.

 

CLAVES

¿Qué se tira? Una nave construida en la manzana interior entre las calles Mayor y Jarauta.
¿Por qué se sustituye? Por un espacio abierto, una nueva plaza.

 

El derribo de Argal, previsto en el PSIS del tren de alta velocidad

 

 

El Ayuntamiento ha presupuestado 350.000 euros para demoler la antigua fábrica en el barrio de Echavacoiz

La fábrica de Argal, en Echavacoiz, casi en estado de ruina.

 

En 2015 la Gerencia de Urbanismo ya presupuestó el derribo de los edificios de la antigua fábrica de cárnicas Argal, en la avenida de Aróstegui, de cara al inicio de las obras de urbanización del TAV. Además, los inmuebles se encontraban ya en mal estado de conservación y suponían un riesgo. La demolición se presupuestó entonces en casi 600.000 euros y afectaba a un total de 7.500 metros cuadrados.


Dos años después, en 2017, ya con el cuatripartito en el equipo de Gobierno y a pesar de que apenas ha habido avances con respecto al Plan Sectorial de Echavacoiz (el pasado 21 de marzo se rechazó una petición de UPN para agilizar su desarrollo), se mantiene la idea del derribo de la vieja fábrica, pero ya no ligado al desarrollo del plan del Tren de Alta Velocidad, sino para mejorar la imagen de la ciudad en uno de los principales accesos, además de evitar el riesgo que para la seguridad y salud de los habitantes del entorno supone. Un nuevo presupuesto cifró el gasto en 350.000 euros.


La fábrica de Cárnicas Argal se instaló en la avenida de Aróstegui en el año 1939. Fue el momento de la expansión de un pequeño negocio familiar nacido en 1914 en el Casco Antiguo de Pamplona. Allí desarrolló su actividad hasta que en 1970 la producción de conservas y embutidos se traslada a una nueva planta en Lumbier, y en Echavacoiz únicamente queda la sala de despiece, que cierra definitivamente un año después.


Con el paso de los años y a pesar de las malas condiciones del edificio, la antigua fábrica se convirtió en el lugar perfecto para diferentes grupos de okupas e incluso para la organización de alguna fiesta ilegal. El PSIS de Echavacoiz, en estos momentos paralizado, prevé para esta zona del barrio la construcción de nuevas viviendas.

 

CLAVES

¿Qué se tira? Las naves de la empresa cárnicas Argal, en la avenida de Aróstegui.

¿Por qué se sustituye? Por viviendas, cuando se desarrolle el PSIS del TAV.

 

Una plaza para sustituir a las casas de Oscoz en la Rochapea

 

 

El consistorio derribará un edificio de la Rochapea para abrir una plaza

 

En el año 2012 el Ayuntamiento de Pamplona conocía las conclusiones de un estudio sobre cinco de las zonas más vulnerables de la ciudad, y entre ellas figuraba el conocido como Grupo Oscoz, en el barrio de la Rochapea. Los propios vecinos de la zona coincidían en la necesidad de intervenir y proponían el derribo del edificio para dedicar el solar resultante a una plaza.
Seis años después parece que se ha dado el paso definitivo hacia el derribo del inmueble al haber llegado el Ayuntamiento a un acuerdo con los propietarios para su adquisición. A finales del año pasado el consistorio abonaba a los herederos de Oscoz 300.000 euros y antes del próximo 30 de junio tendrá que pagar los 293.000 euros restantes para alcanzar el precio estipulado.


De acuerdo con los datos facilitados por el Ayuntamiento el edificio, construido en el año 1917, es probablemente si no el más, uno de los más antiguos del barrio de la Rochapea. Tiene dos portales (los números 12 y 14 de la calle Joaquín Beunza) y un total de 16 viviendas .


El inmueble no fue el único que Severino Oscoz Barbería construyó en el barrio. En 1955 pidió licencia municipal para ampliar los bloques de viviendas con 32 nuevos pisos, en un edificio de 5 plantas que lindaba con el anterior.

 

CLAVES

¿Qué se tira? Un edificio de 16 viviendas en la Rochapea, construido a comienzos del siglo pasado.

¿Por qué se sustituye? Por un nuevo espacio público, una plaza, que es una de las reclamaciones vecinales.

 

Las casas de Gridilla, para parque y viviendas

 

 

El edificio lo construyó Aurelio Gridilla en 1950 sobre una bajera que destinó como almacén de uso industrial. Se amplió en 1953

Las viejas casas de Gridilla darán paso a un nuevo edificio.

 

Un nuevo parque y también nuevas viviendas sustituirán a las populares ‘casas de Gridilla’ , en el barrio de San Jorge. Su desaparición está ligada igualmente a la del patinódromo, prácticamente pegado al edificio.


El derribo de este edificio construido en 1950 es una de las conclusiones del Proyecto de diagnóstico y elaboración de propuestas para la intervención socio-urbanística en el cuadrante más antiguo del barrio de San Jorge, puesto en marcha por el Ayuntamiento hace ahora dos años para regenerar el barrio bajo el nombre de Edirgune.


El objetivo de ambos derribos es dotar al barrio de un parque “intergeneracional con prioridad de los menores de edad”, un parque “que no puede ser solo para cuando no llueve o hace calor” sino que se tiene que poder usar en todas las estaciones del año. Además todos sus accesos tienen que ser peatonales y el conocido como chalet de Gridilla también deberá quedar integrado.


El Ayuntamiento convocó el concurso para la redacción del proyecto en noviembre del año pasado y en estos momentos se está a la espera de su adjudicación. El plazo para la redacción se estimaba en 5 meses y el presupuesto para las obras en 1 millón de euros.


Además del parque, en buena parte del solar ocupado por las casas de Gridilla se levantará luego un nuevo bloque de viviendas de 4 alturas que vendrá a completar la manzana residencial conformada por las calles Doctor Salva, Doctor Labayen y Sanduzelai.


Fue el propio Aurelio Gridilla Leoz, contratista de obras, el que en febrero de 1950 solicitó en el Ayuntamiento de Pamplona licencia para construir una bajera de uso industrial y varias viviendas encima, en una finca que poseía en San Jorge.


El proyecto inicial tuvo que modificarse porque la cocina-comedor “servía como paso al retrete” y se infringía así el Reglamento de condiciones mínimas de habitabilidad. El proyecto reformado figura a nombre de José Antonio Gridilla Muruzábal, hijo de Aurelio, y en él se contempla la construcción de un total de 16 viviendas con cocina, comedor, 3 dormitorios y baño. Cada vivienda se alquilaría por una mensualidad de 150 pesetas y el presupuesto de su construcción se fijaba en un millón de pesetas. Tres años después se añadió una segunda planta al edificio con más viviendas.


En el año 1993, cuando el edificio ya presentaba numerosas deficiencias y algunas viviendas estaban ocupadas ilegalmente, fue adquirido por el Ayuntamiento de Pamplona con la idea de ir rehabilitándolo para poderlo utilizar en los realojos. Ya entonces se habló de que su futuro a largo plazo era el derribo y su sustitución por un edificio con 22 viviendas, para completar la manzana.

 

CLAVES

¿Qué se tira? Un edificio de viviendas construido en el año 1950 y el patinódromo

¿Por qué se sustituye? Por un nuevo edificio y un parque

 

 

Viviendas en el centro de la ciudad para sustituir a los cines Carlos III

 

 

La previsión es que el edificio, construido en 1964, se derribe en dos fases: primero la parte de Cortes de Navarra y luego la de San Ignacio

Viviendas en el centro de la ciudad para sustituir a los cines Carlos III

 

El derribo del edificio que albergaba los antiguos cines Carlos III, en la confluencia de la avenida San Ignacio con la calle Cortes de Navarra, supondrá sin duda alguna un acontecimiento en la capital navarra, no solo por la historia que arrastra el inmueble en sí para Pamplona, sino también por su céntrica ubicación.


Hace ahora un año la Sociedad Anónima Inmobiliaria de Espectáculos (Saide), propietaria de los cines Carlos III , cerrados en 2016, presentaba en el Ayuntamiento de Pamplona una modificación urbanística para sustituir el edificio de oficinas y cine por otro destinado exclusivamente a viviendas. Tras obtener el visto bueno del consistorio, ni este ni la propia Saide quieren ofrecer información sobre el momento en el que se encuentra el expediente, aunque la licencia de derribo parece que todavía no se ha solicitado.


La intención de Saide, al menos la recogida en la memoria del proyecto, es derribar primero la parte del inmueble correspondiente a la calle Cortes de Navarra y posteriormente la que afecta a la avenida San Ignacio.


Los cines Carlos III se inauguraron en noviembre de 1964, en un edificio que habían proyectado los arquitectos José Yárnoz Larrosa y su hijo José María Yárnoz Orcoyen, y cuya construcción costó 9,2 millones de pesetas.


El cine tenía un capacidad inicial de 1.323 asientos, pero en el año 2000, con la llegada de nuevas modas, se transformó en un multicine con 5 salas para un total de 1.100 espectadores. El 3 de marzo de 2016 los cines cerraron sus puertas.

 

CLAVES

¿Qué se tira? Un edificio de oficinas y cines entre Cortes de Navarra y San Ignacio.

¿Por qué se sustituye? Por un nuevo edificio con viviendas.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra