Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Saturnino

Dos minutos hacen un momentico en Pamplona

No hubo procesión, ni salió la Comparsa, pero el estreno de la versión para gaita, txisu y banda de la Aurora a San Saturnino del maestro Turrillas dio lustre al lluvioso día del patrón de Pamplona

Ampliar Vicent Egea dirigió el estreno de la versión para gaita, txistu y banda de la Aurora a San Saturnino de Manuel Turrillas.
Vicent Egea dirigió el estreno de la versión para gaita, txistu y banda de la Aurora a San Saturnino de Manuel Turrillas. jesús garzaron
Actualizado el 29/11/2022 a las 20:05
Por tercer año consecutivo Pamplona se quedó este 29 de noviembre sin procesión de San Saturnino y sin la salida de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos. El día del patrón se celebró con la eucaristía en la iglesia de San Cernin y con dos minutos que pasarán a la crónica de la ciudad, un momento de los que edifican sentimientos. La Pamplonesa, la banda municipal de txistularis y la de gaiteros estrenaron una versión de la Aurora a San Saturnino de Manuel Turrillas, dirigida por Vicent Egea. A falta de procesión la interpretaron antes de la misa en el atrio de San Saturnino, con la imagen del santo, el cabildo de la catedral y clero parroquial en la puerta del templo, la corporación en cuerpo de ciudad a un lado, y los músicos, al otro. Les arroparon cientos de pamploneses, en un enjambre de paraguas.
Gaiteros y txistularis “rescataron” en la pandemia la partitura del maestro Turrillas y el arreglo es obra de Imanol Blasco, director de la banda de música de Sangüesa. La familia del recordado músico asistió al estreno.
Fue ajetreada la mañana en el zaguán del Ayuntamiento de Pamplona y escaleras arriba, donde se toman las decisiones. Miraban al cielo y, al tiempo, al reloj. Una y otra vez. Pero quien mandó ayer fue el clima. Empezó a llover poco antes de la salida de la Comparsa, prevista para las nueve y media. Al poco, el Ayuntamiento anunció que se cancelaba, pero con un matiz: si las condiciones mejoraban retomarían el programa a lo largo de la mañana. Lejos de remitir, los chubascos arreciaron y zanjaron cualquier duda.
La Corporación cubrió la distancia entre el Ayuntamiento y la iglesia con un desfile en cuerpo de ciudad, de manera que les acompañó el grupo de danzas municipal, Duguna, además de la banda de txistularis y los clarineros. Unos y otros llegaron empapados en un trayecto que fue un pasillo de ciudadanos. Xabier Sagardoy ejerció de abanderado, como edil más joven, flanqueado por Fermín Alonso y Cristina Martínez Dawe. Detrás, el alcalde y concejales de todos los grupos, excepto de Bildu. Podría ser el último desfile en cuerpo de ciudad de Enrique Maya. Lo será con toda seguridad si no se presenta a la reelección y deja el consistorio porque la siguiente cita es el 7 de julio, San Fermín.
HOMILÍA Y COFRADÍA
El arzobispo de Pamplona Francisco Pérez presidió la eucaristía, concelebrada por parte del cabildo catedralicio y por César Magaña, párroco de San Saturnino, entre otros sacerdotes. Dijo el prelado en su homilía, en un templo abarrotado de fieles, que algunos hombres “se convierten en ídolos de sí mismos y de sus ideas”. Les animó a fijase en la vida de los santos e interpeló al patrón, quien “defendió siempre a Dios, a su mensaje”. “Vino de Toulouse a Pamplona, donde bautizó a más de 40.000 paganos, entre ellos a San Fermín, de ahí el sentido del pocico”, señaló.
Entretanto, en el pasaje de Seminario, a pocos metros de la iglesia y del pocico, la cofradía de San Saturnino interpretaba temas sanfermineros con un público guarecido y absolutamente entregado.

CABILDO, CONCEJALES, PASTAS Y VINO DULCE

Aurelio Sagaseta acudió puntual al coro de la iglesia de San Saturnino. Dirige la Capilla de Música de la catedral de Pamplona desde 1962. Ha tomado la batuta cada 7 de julio y 29 de noviembre. “Bueno, en San Saturnino fallé los tres años que estudié en Roma, entre 1967 y 1969”, destacaba que en estos 60 años ha conocido a quince alcaldes en Pamplona, desde Urmeneta. Y ayer tuvo especial interés en saludar a Enrique Maya y en retratarse con él. Nadie hablaba de despedidas, pero la imaginación pululaba a sus anchas nada más cruzar la puerta de la sacristía, donde sirven tras la misa unas pastas del Casco Viejo de Pamplona y vino dulce del sur de Navarra. Cabildo y concejales dieron cuenta del tentempié antes de regresar a la catedral unos y al ayuntamiento, los otros.
La Capilla de Música contó con la colaboración del Orfeón Pamplonés y de la Orquesta Sinfónica de Navarra. Al órgano, Julián Ayesa. En el repertorio, entre otras obras, Prosa in Missa, monodia del códice de San Cernin, de autor anónimo (s.XIV) y Oda a Santa Cecilia de G.F. Haendel (s.XVIII).

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora