Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas

Bajo una gran sombra en Berriozar

Los nacidos en 2021 estaban invitados al ayuntamiento para la imposición de pañuelos. Después, se cumplió con el ritual de posar junto a los gigantes y kilikis

Ampliar Los niños de 2021 con sus familias y junto a la comparsa y a los que se unieron para la foto los nacidos durante la pandemia.
Los niños de 2021 con sus familias y junto a la comparsa y a los que se unieron para la foto los nacidos durante la pandemia.Jesús Garzaron
Publicado el 01/09/2022 a las 06:00
Candela Cruz Hernández es de risa contagiosa. Y a sus 16 meses consiguió que en un salón de plenos abarrotado de gente, muchos repararan en la pequeña y sonrieran. Ella y algo más de medio centenar respondieron al llamamiento municipal para imponer los pañuelos a los nacidos en 2021. Martín Orbara Ibáñez y Ana María Cerrillo Leizaeta acudieron para ver a su nieta Laia Orbara Ochoa. “Habrá tiempo para todo, para salir y para ejercer de abuelos”. En cambio, Marta Lacalle Ochoa y Tante Freire Salinas lo tenían muy claro. “Esta vez nos toca las fiestas de día”. Y encantados, añadían, viendo cómo su hijo Sergio se queda encandilado mirando a los gigantes.
Gigantes, que, junto a los kilikis, esperan en la plaza Euskal Herria a que termine el ritual de pañuelos para servir de ornamentación a la gran foto de familia de los pequeños. Bajo la sombra del Mayordomo, Mayordoma, Pastor y Vendimiadora, a las cinco y media se cumplía con el guión. “Las figuras siempre han estado ligadas al pasado y tradiciones de aquí. Las antiguas representaban a dos caseros, una pospuliña y un pamplonica”, explicaba el presidente de la comparsa Alejandro Pulido Azpiroz, al frente de una treintena de integrantes.
Y entre ellos, los “debutantes” de este año, aunque por edad aún no podrán llevar los gigantes, sino los kilikis. Alain Cano Irigoyen, Iván Díaz Quiñones, Cristian Posada Camacho y Álvaro Jiménez Martínez, todos de 14 años , advertían a los más pequeños que se preparen para correr si se quieren librar de los golpes con la verga. “Eso sí, siempre de cabeza para abajo”.
Antes de los pañuelos a los más pequeños, se cumplió con el mismo ceremonial con los ganadores de los concursos de carteles de fiestas, Neike y Elur Martiartu Barroso (primer premio y premio local) y Ana Villafranca Echarri (premio infantil), junto al atleta local Daniel Ballesteros, campeón navarro de 500 metros marcha, Olaia Blanco, del equipo de natación artística Sinkro y Traperos de Emaús por su 50 aniversario.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE