Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Comercios centenarios

Café Roch, la negociación imposible

Entre 2012 y 2021, el dueño del negocio del Café Roch de Pamplona y los propietarios del local han negociado media docena de borradores de contratos de arrendamiento que hubieran supuesto el fin de los pleitos y la continuidad del negocio centenario

Ampliar La familia dueña del inmueble ha colocado una lona con la frase ‘El Roch no se cierra. Atrapados por la burocracia’
La familia dueña del inmueble ha colocado una lona con la frase ‘El Roch no se cierra. Atrapados por la burocracia’Jesús Caso
Publicado el 30/07/2022 a las 06:00
En media docena de ocasiones, entre 2012 y 2021, los propietarios del local y el titular del negocio tuvieron delante un borrador de contrato de arrendamiento que hubiera supuesto la paz y la continuidad del Café Roch. Sin embargo, las diferencias económicas, las dudas con determinadas cláusulas y la desconfianza han dado al traste con el acuerdo. La primera negociación data de 2012, entre Eduardo Valle Roch -tercera generación de la familia Roch- y Víctor Armiño, que ya entonces mostró su intención de traspasar el negocio a los trabajadores. Incluso en la audiencia previa y en el juicio en 2017 y 2018 hubo nuevos intentos de negociación, sin éxito. En 2021, entre la sentencia y el auto para la ejecución del desahucio también hubo un intercambio de borradores, entre la microcooperativa de trabajadores y Eduardo Valle Andrés -hijo de Eduardo Valle Roch, fallecido en agosto de 2018-. Ambas partes en el contencioso hablan de “cláusulas inasumibles y cerrazón” y justifican los distintos pasos que han ido dando a nivel administrativo y judicial en este contencioso que dura ya una década.
En todo este proceso, ni el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pamplona ni los grupos políticos de la oposición han intentado mediar o buscar una solución política. Se han limitado a declaraciones de salón en favor de los negocios centenarios. Desde el área de Comercio siempre han defendido que se trata de un “conflicto entre particulares”.

Víctor Armiño, propietario del negocio Café Roch: “Intentaremos reproducir la esencia en la nueva ubicación”

Víctor Armiño tenía 26 años cuando se hizo copropietario del Café Roch. Era cliente y sentía admiración por Pablo Roch. “Era un gran señor, culto y educado”, comenta. Ahora ya piensa en la jubilación. Por eso su deseo es traspasar el negocio a la plantilla, que en 2020 formaron una microcooperativa y que con el desahucio se quedaron en paro.
“La familia propietaria del local sabía que si ejecutaba la sentencia, el Café Roch se cerraba”, declara Armiño, propietario del negocio, de la marca comercial y de los enseres. Defiende su decisión de buscar otra ubicación como “única salida”. “El Café Roch es lo que es gracias a la dedicación y el buen hacer de los hosteleros que hemos estado al frente en estas últimas décadas”, expresa.
Admite su “sorpresa” con la resolución del Tribunal Administrativo de Navarra que otorga a la propietaria del local la licencia como bar. “Creo que no está bien fundamentada y que genera inseguridad jurídica a muchos otros negocios con arrendatario”, afirma. Respecto a la sentencia de desahucio, opina que se debe a una cuestión formal. “Siempre he pagado puntualmente la renta y ellos la han aceptado”, añade. Armiño y la microcooperativa de hosteleros que ha regentado el local no saben si la resolución del TAN afectará a sus planes para trasladarse al local de la calle Comedias 7. “Queremos mantener la esencia. Aunque cambie la ubicación seguirá siendo un negocio centenario”, defiende. Aclara que los enseres son de su propiedad y que el mobiliario, incluidas las mesas de forja, no está catalogado. Explica que pidió a Urbanismo un informe para trasladar elementos protegidos, incluido el rótulo. “El 15 de febrero, cuando ya habíamos entregado las llaves, nos respondieron que presentáramos un estudio. Ya no tenía sentido”.
Ni a Armiño ni a los trabajadores no les ha sentado nada bien la recogida de firmas de los propietarios estos Sanfermines. “Han usurpado el nombre de Café Roch, que es una marca registrada a mi nombre”, expresa Armiño.
Ángel Jiménez, representante de la plantilla, asegura que “cientos de personas han firmado bajo engaño”. “Han jugado con los sentimientos de la gente, cuando nosotros hemos sido la cara visible del negocio y los que hemos mantenido el prestigio, la carta de fritos y la buena imagen del Café Roch”, afirma Jiménez.

Eduardo Valle Andrés, biznieto de Eugenio Roch: "Queremos rehabilitarlo y que dure otros 124 años"

Eduardo Valle Andrés afirma que tiene grabada la imagen de su padre, Eduardo Valle Roch, durante el juicio por el contrato de arrendamiento el 10 de enero de 2018. “Iba en silla de rueda, pero se puso en pie y dijo ‘este señor lleva 28 años engañándome”, en referencia a Víctor Armiño. El 3 de agosto de ese año, Valle Roch falleció y la denunciante pasó a ser su esposa, Carmen Andrés Lallana, con ayuda de su hijo Eduardo.
La familia propietaria del local expresa su “satisfacción” tras la resolución del Tribunal Administrativo de Navarra sobre la licencia de bar. “En estos años nos hemos encontrado con el muro de la burocracia. El tribunal se pronuncia en términos muy duros contra el Ayuntamiento”. No obstante, son cautos, a la espera de si el consistorio decide recurrir al contencioso-administrativo. “Ahora el local no reúne las condiciones para abrir. Nos gustaría hacer una rehabilitación, por su puesto con un proyecto que respete los elementos protegidos y con el visto bueno de Patrimonio. Y que siga otros 124 años”, señala Eduardo Valle.
Los sucesores de Eugenio Roch presentaron el 14 de febrero una denuncia ante el Ayuntamiento por supuesta infracción urbanística por el traslado del mobiliario. Defienden que las mesas de forja, que pertenecieron al café Lardeli de la plaza del Castillo, son elementos protegidos aunque la ficha del catálogo no los cite expresamente. La ficha dice: “En el interior se conservan: barra original, algunos estantes, la escayola de los techos, etc. Elementos que dan un sabor tradicional provinciano al ambiente de este pequeño café”. Los Andrés Valle se agarran a ese “etcétera”. Este asunto también lo han llevado al TAN.
Eduardo Valle asegura que todas estas iniciativas sólo buscan “la permanencia y continuidad del Café Roch en su original ubicación”. “Como descendientes del fundador y dueños del local, defendemos este patrimonio de la ciudad y nuestro derecho a recuperar la actividad del café bar. Se nos ha acusado de querer vender el edificio a un fondo buitre o a una multinacional de comida rápida. No hay nada de eso”, señala. Añade que la recogida de firmas en Sanfermines -unas 5.000- tienen ese objetivo. “Nos hemos sentido muy respaldados por la ciudadanía”, expresa.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE