Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Lotería de Navidad

La lotería se agota en Elizondo

El anuncio del sorteo de Navidad, grabado en la localidad, dispara la demanda de décimos para el 22 de diciembre hasta dejar desabastecida para ese día a su administración, que ha pedido más números

Las hermanas María Jesús y Ana Sobrino Marisco, que regentan la Administración y el bar Sobrino
Las hermanas María Jesús y Ana Sobrino Marisco, que regentan la Administración y el bar Sobrinoe. buxens
Publicado el 20/11/2021 a las 06:00
No se ha cumplido aún la profecía de su padre, Esteban Sobrino, pero para una de sus hijas, María Jesús, es como si hubiese sido. Cuando le acompañaba por los pueblos en el reparto de la suerte, escuchaba de su boca la corazonada de un buen presagio: “Algún día inundaréis la regata del Bidasoa de millones”. En los cinco días posteriores a la presentación del anuncio de la Lotería de Navidad el pasado día 11, la Administración que regenta en la calle Santiago, de Elizondo, se convirtió en destino de un peregrinar de compradores de décimos, empujados por el impulso de la superstición. Tal fue la expectación creada con las imágenes grabadas en la propia localidad y en la cercana Irurita que los números volaron como por encanto. “Los 135 números diferentes en 172, 90 y 60 series” del sorteo del 22 de diciembre desaparecieron por la misma magia que pregona el spot y que en las semanas previas al escrutinio reaviva la ilusión contenida durante todo el año.
“Había colas que llegaban hasta el bar del otro edificio”, recordaba ayer la lotera. En distancia suponía la formación de hileras de 300 metros. “Ha venido gente del sur de Navarra, de Guipúzcoa y Vizcaya. Y hemos vendido lotería hasta en Noruega”, apuntaba. Las participaciones de asociaciones y bares del entorno, creadas con números adquiridos en el mismo lugar, han ejercido el mismo efecto de atracción en tentadores del azar por su sola procedencia. “Nos ha tocado el Gordo”, resumía su sentir la encargada, junto a su hija Usoa, de repartir los boletos. Agotadas las existencias de números, no ha tardado en solicitar a Loterías y Apuestas del Estado una nueva remesa.
Lo que son los hábitos contraídos a partir del poder que ejerce la superstición, entre los compradores de días pasados se había extendido la costumbre de acercarse a la ventanilla y retirar un número para después entrar al bar Sobrino, anexo a la administración. Regentado por la hermana de la lotera, Ana, uno de los rincones próximos a la ventana se ha convertido en escenario de retratos. Se trata del mismo lugar donde se grabó una de las escenas del spot publicitario en el que un sorprendido cliente descubría un décimo escondido entre un periódico. Su cara de sorpresa halla estos días un símil en las reacciones que ha causado la venta desmesurada de décimos. Todo un misterio, como el anuncio.
volver arriba

Activar Notificaciones