Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Foro de barrio

Maya dice que cualquier derribo en la Milagrosa será previo acuerdo

La preocupación vecinal se reflejó en el número de asistentes al foro de barrio, que rebasaron las 138 sillas de la sala

Compases previos al foro de barrio, cuando ya se habían ocupado todas las sillas de la sala
Compases previos al foro de barrio, cuando ya se habían ocupado todas las sillas de la sala garzaron
Publicado el 12/11/2021 a las 06:00
La preocupación que viven los vecinos de la Milagrosa por los derribos de 96 viviendas que contempla el Plan Especial de Actuación Urbana (PEAU) para revitalizar una de las zonas más vulnerables de Pamplona se tradujo ayer en que en el foro de su barrio se rebasara con creces la previsión de asistentes. Se habían colocado 138 sillas en el gimnasio del la Ikastola Hegoalde que no fueron suficientes por lo que mucha gente se quedó de pie. Una imagen que contrastó con otras citas entre residentes y autoridades locales en las que, como mucho, se ha llegado a la veintena de personas.
Y, como era de esperar, el tema de los derribos acaparó la mayor parte de las dos horas de este encuentro en el que la respuesta municipal corrió por cuenta del alcalde, Enrique Maya, y el concejal adscrito al barrio y además responsable del área de Urbanismo, Juan José Echeverría (NA+). Ambos enfatizaron en varias ocasiones en que no habrá demoliciones sin previo acuerdo con los propietarios de las viviendas. Y dos, en el caso de que accedan, se les cambiará gratis su piso por otro de VPO de acuerdo a las características de las unidades familiares. “Eso sí, sin trastero ni garaje”, advirtió Maya.
“¿Qué pasa si tengo otra vivienda?”“¿Y por qué una pareja que en su día hizo el esfuerzo de comprar un piso de cuatro habitaciones porque eran familia numerosa, ahora que sus hijos se han emancipado, de acuerdo a su unidad familiar van a pasar a otro de una habitación?”“Hablan de que serán necesarias amplias mayorías para acordar la demolición. ¿De qué porcentaje estamos hablando?” “¿Qué pasa con las familias que no pueden afrontar una mudanza por su vulnerabilidad?” “¿Se va a garantizar que las VPO estarán en la misma zona? El extrarradio de la Milagrosa es condenar a las personas mayores”.
Una batería de preguntas a las que tanto Maya como Echeverría contestaron incluyendo siempre la palabra “derribo voluntario” en sus frases. “Y tampoco dejaremos a nadie atrás que no pueda por cuestiones económicas”, afirmó el alcalde. Pero también reconoció que habrá situaciones complejas, como las personas con otra vivienda. “No. No tienen derecho a VPO. En esos casos se les tasa y se les compra la vivienda”. Y lo mismo para aquellos propietarios de un local comercial, a los que se les dará la posibilidad de hacerse con otro en las nuevas edificaciones. ¿Y dónde estarán? “Habrá que acondicionar suelo en los lugares más cercanos, como el aparcamiento provisional”.
“EL PEAU SEGUIRÁ”
El alcalde y el concejal de Urbanismo aseguraron que hablarán con cada propietario para explicar cuáles son las opciones que les ofrece el plan. Un plan, recordó Maya, que se ha dejado en suspenso para que antes de actuar se pueda informar a los vecinos. “Queremos claridad, queremos plazos”, le dijo un vecino, que también se quejó del abandono del barrio durante 30 años. “Y ahora que viene dinerito de Europa se acuerdan de nosotros”.
Maya le replicó que ya antes de los fondos europeos se había puesto en marcha el PEAU. Una iniciativa que, afirmó, continuará si finalmente no hay derribos. “Porque se pueden acometer otras medidas de mejora de las calles”. Y recordó a los propietarios que no quieren las demoliciones que antes de 2030 tendrán que acometer las envolventes térmicas de sus edificios para cumplir con el compromiso de eficiencia energética exigido por la Comunidad foral.
Por eso, tanto el alcalde como el concejal y desde el público, se insistió en la necesidad de abrir en la Milagrosa una oficina de información que explique a las comunidades los pasos a dar: redacción de un proyecto (que lo hace gratuitamente el organismo municipal Pamplona Centro Histórico) y después, cada portal, iniciar los trabajos que cuentan además de las ayudas europeas con forales y del Ayuntamiento.
volver arriba

Activar Notificaciones