Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Nuevas profesiones

El 'boom' de los paseadores de perros en Pamplona

El cuidado de las mascotas ha propiciado el auge de nuevos nichos de empleo que ofrecen una alternativa a las guarderías caninas o felinas en la comarca

Samuel Beguiristáin De Miguel pasea junto a 'Tomy', 'Woody' y 'Curro' por el parque de Yamaguch
El 'boom' de los paseadores de perros en PamplonaB.G.
Publicado el 02/11/2021 a las 06:00
Sorprende ver a un joven de 24 años paseando por el parque de Yamaguchi en compañía de tres perros, con sus correas, sus ritmos y atentos a estímulos diferentes. No es que no lo hayamos visto alguna vez en una película neoyorkina, pero en Pamplona sigue llamando la atención. Nada más llegar, 'Woody' se acerca a olerme y 'Tomy' aprovecha el descuido de su cuidador para iniciar una carrera en la dirección contraria. “Vaya presentación”, se disculpa entre risas Samuel Beguiristáin De Miguel. Es el paseador de perros de Pamplona más recomendado en plataformas como Gudog, y hoy nos explica cómo funciona este sector, en auge tras el parón pandémico.
Un paseador de perros es precisamente lo que su nombre indica, una persona que se dedica a pasear a los canes de otros. Pero a Samuel le gusta más la palabra cuidador, ya que, entre sus servicios, incluye no solo los paseos, sino también el alojamiento de noche o la guardería durante el día. Este joven pamplonés de 24 años empezó en junio de 2018 a ofrecer sus servicios como cuidador de mascotas. “Siempre me han gustado los animales, tengo mi propio perro, había sido voluntario en la protectora y cuando un amigo o un familiar necesitaba a alguien con quien dejar a su mascota, me ofrecía”, cuenta. Esto hizo que un día, tras acabar sus estudios en un Grado Superior de Mecánica en 2017, se animase a colgar un anuncio en una plataforma de paseadores de perros. “Ya sabía que era una profesión en auge en otros países, por lo que quise probar suerte y ver si realmente existía esa necesidad en Pamplona”. La respuesta fue un sí rotundo, y más de tres años después, ha hecho de esta nueva profesión un trabajo a tiempo completo. “No descarto, en un futuro no muy lejano, formarme en esto”, añade.
El 'boom' de los paseadores de perros en PamplonaDavid García
Actualmente cuenta con tres clientes fijos para paseos semanales, a los que dedica desde 30 minutos hasta una hora y media en función de las necesidades de cada animal. Junto a estos, aloja en el domicilio de sus padres, donde vive, a cuatro ejemplares. “En total, estamos hablando de una media de entre tres y cuatro horas al día dedicadas a paseos, tiempo que se amplía casi a una jornada completa cuando tengo a perros alojados varios días”, detalla. A este trabajo semanal fijo se suma el cuidado de su propio perro, 'Woody'. Pero no siempre contó con una cartera de clientes tan estable. “Los inicios fueron, como en cualquier otro trabajo, más duros. Pero a través de las plataformas y del boca a boca he conseguido atraer a nuevos clientes”, cuenta.
PARÓN CON LA PANDEMIA
El sector no se ha librado del huracán de la pandemia. Durante el confinamiento, una de las posibilidades para salir de casa era tener un perro, por lo que mucha gente dejó de emplear estos servicios. Sin embargo, ha habido otra parte de la población que se ha animado a adoptar y que ahora, con la vuelta a una rutina más normalizada, le falta tiempo para dedicarlo a sus mascotas.
Eguz Garciandía Busca (@educaconanimales), guipuzcoana de 42 años asentada en Sarriguren desde hace 11, vivió en sus propias carnes los efectos de la pandemia cuando decidió dar el salto y hacerse autónoma en julio de 2019 para trabajar en este sector. “Me iba bien solo con esto, pero con la covid llegó el parón y ahora lo tengo que compatibilizar con otro trabajo a media jornada. De esta forma, dedico las mañanas a los paseos y por las tardes trabajo en un centro escolar cuatro horas”, cuenta.
Esta educadora social aterrizó en el sector porque tuvo la necesidad de recurrir a un paseador cuando fue madre. “Compatibilizar la crianza de una hija y el cuidado de un perro con largos turnos de trabajo es complicado, por lo que contacté con una paseadora de perros”, explica. A partir de ahí, su afición por los animales hizo el resto. Ofrece el servicio de paseos, pero también alojamiento en su casa o cuidados para otras mascotas que no necesitan salir del domicilio, como gatos o conejos. También hace coaching con caballos. Está presente en plataformas online, pero explica que ahora mismo su clientela llega más por el boca a boca o a través de veterinarias que saben de sus servicios y la recomiendan.
Completó sus estudios con formación en terapias asistidas con animales y educación canina. Trabaja el vínculo entre el humano y el animal, y poco a poco ha conseguido unir sus dos pasiones: el trabajo social y las mascotas. “Muchas de las cosas que nos pasan a los humanos las proyectamos en nuestros animales”, explica. Por ello es importante conocer, en esos casos, dónde está el origen de un problema de conducta de una mascota.
TRABAJO Y OCIO
Las personas que recurren a los servicios proporcionado por cuidadores como Samuel o Eguz son dueños de mascotas que no disponen de tiempo. “La mayor parte son personas que, por trabajo durante la semana, o por motivos de ocio, el fin de semana, necesitan incorporar a alguien que disponga de tiempo”, explica Samuel.
Esta demanda se multiplica por dos o tres en épocas como Navidad, verano o festivos y puentes. “En Navidad, por ejemplo, acojo en casa a un máximo de tres perros más el mío, por lo que estoy ya gestionando las reservas para esos días”, dice Eguz. “Hay otros dueños que simplemente contratan los paseos y que estés pendiente de proporcionarles comida, limpieza y juegos en su propio domicilio, porque el perro está más cómodo sin salir de su casa”, añade.
Juntar a varias mascotas en un misma vivienda o incluso compartir paseo no es siempre factible, por lo que la mayor parte de las veces se hace una entrevista inicial con sus dueños para conocer al animal. Cuando llega un huésped nuevo, Eguz realiza un cuestionario telefónico para saber cuáles son las habilidades sociales del animal con otros perros, niños o los rasgos de la personalidad que puedan causar problemas. Por su parte, Samuel opta por quedar en un territorio neutral, ni su propio domicilio ni el de la mascota, para que se vaya acostumbrando a él.
CUIDADOS DE GATOS
¿Qué ocurre entonces cuando las mascotas, como los gatos, son más territoriales y no llevan bien salir de su espacio? Esta necesidad la cubre la vecina de Sarriguren de 42 años Laura Egurza Benito. “Hay que tener en cuenta que los gatos son gatos y hacen cosas de gatos”, explica. Junto a su hermana Cristina anuncia a través de un divertido cartel colgado en varias clínicas veterinarias de Sarriguren, Buztintxuri y el barrio de la Rochapea los servicios de cuidado, limpieza y acompañamiento de gatos.
El amor y la admiración por estas mascotas le llevó a formarse en el conocimiento de los felinos y de ahí a ofrecer su ayuda a personas que necesitan disponer de alguien que cuide de ellos mientras no están. “El mayor hándicap es tener la confianza para dejar las llaves de tu casa a alguien que no conoces para que cuide de tu gato”, cuenta. Lo consigue a través de las recomendaciones de los veterinarios y del boca a boca.

TARIFAS
​Perros
Alojamiento (noche) : desde los 18 euros hasta los 27 (en función de si es festivo o no)
Paseos (tarifa por hora): desde 10 euros hasta 17 (en función de si es festivo o no)
Guardería de día: desde 14 euros hasta 24 (en función de si es festivo o no)

Gatos
Desde 8,5 euros hasta 15,5 euros la media hora

volver arriba

Activar Notificaciones