Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Infancia

Los niños recuperan su espacio tras la Covid

La vuelta a la normalidad también llega a los pequeños de la casa. Parques infantiles, salas multifuncionales, ludotecas y otros lugares de ocio ya pueden acoger cumpleaños, actividades grupales y eventos.

Raquel Díaz, Maite Barbero, Mikel Cortaire -con su hija en brazos- y Silvia Iriguíbel, en la piscina de La Pisciteca
Raquel Díaz, Maite Barbero, Mikel Cortaire -con su hija en brazos- y Silvia Iriguíbel, en la piscina de La Pisciteca J.P. URDIROZ
Publicado el 24/10/2021 a las 06:00
Cuando Mikel Cortaire y Silvia Iriguíbel tuvieron a su primer hijo hace 4 años se dieron cuenta de lo difícil que resulta la conciliación laboral y familiar y lo complicado que resulta ir a las piscinas de los clubes deportivos. Así fueron madurando su idea de negocio: una piscina para bebés que sea también ludoteca y que permita a los padres y madres poder asistir a talleres o a un sesión de masajes. A principios de octubre inauguraron La Pisciteca, en la calle Río Ega número 28. “Es el lugar que hubiéramos tener cuando nacieron nuestros hijos”, resumen Silvia y Mikel, que hace 2 años volvieron a ser padres.
Mikel, licenciado en administración de empresas, y Silvia, diplomada en empresariales, tuvieron que estudiarse la normativa de este tipo de espacios, hacer un plan de negocio y buscar un local que se adecuara a sus necesidades. “Este nos encajó”, explica Silvia, que ha vivido en la Milagrosa.
CLORACIÓN SALINA
La Pisciteca tiene 300 metros cuadrados. Bajo los lucernarios del patio interior se encuentra el vaso, de 5,40x3,2 metros y 1,15 de profundidad. El agua es de cloración salina por sales de magnesio. “Es la más adecuada para las pieles delicadas”. La temperatura del agua está entre 30 y 32 grados y la ambiental a 28 grados. La calefacción es por suelo radiante. Anexo están los vestuarios, con cabinas para que los padres puedan ducharse mientras el bebé está en la hamaca. También hay duchas especiales para los niños más mayores. “Hemos buscado la manera de que todo sea más fácil para los padres”, señalan. Las actividades acuáticas se hacen en grupos de cuatro. Los menores de 0-3 años están con un adulto y los de 3 a 5 años con Raquel Díaz, socorrista y educadora.
La Pisciteca se completa con otras estancias: una ludoteca, una sala para talleres y una sala preparada para masajes y tratamientos estéticos. Mikel y Silvia están trabajando en un calendario de actividades como pilates e hipopresivos. “Pueden venir padres y madres y dejar a sus hijos pequeños en la ludoteca”, explican. Maite Barbero, educadora, atiende la ludoteca, con actividades de psicomotricidad y talleres sensoriales. También van a hacer talleres para abuelos y nietos. Mikel y Silvia destacan que en este proyecto familiar han tenido a sus dos hijos como “asesores y probadores”. “Nos han dado muchas ideas y han ayudado poniendo vinilos. Ahora le llaman la casa guay”, expresa Silvia.
volver arriba

Activar Notificaciones