Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituario

José María Aicua, un cura con la sonrisa puesta

La muerte del sacerdote José Mª Aicua, mientras oficiaba un funeral en la parroquia de Cristo Rey, deja un reguero de muestras de cariño hacia un párroco con una prolija actividad pastoral

José María Aicua Marín, en una imagen reciente
José María Aicua Marín, en una imagen recientecedida
Publicado el 23/10/2021 a las 06:00
José María Aicua falleció este jueves mientras oficiaba un funeral en la parroquia Cristo Rey de Pamplona, en vísperas del Domund que se celebrará este domingo, el día de ayuda a los misioneros repartidos por el mundo, de los que tan cerca estaba él, como responsable durante años de la delegación de Misiones en la iglesia navarra.
El de Aicua era un rostro conocido en toda Navarra, un cura con la sonrisa puesta. Atendía tres parroquias en Pamplona, y durante tiempo fue responsable de las Javieradas, de él dependía la organización de las peregrinaciones. También de Juventud y del movimiento scout en la diócesis e igualmente de Migraciones. Y era habitual en la procesión de San Fermín, el 7 de julio, donde ayudaba a abrir paso a la imagen del santo y al cabildo.
Su repentino fallecimiento a causa de “un infarto fulminante”, causó dolor en los feligreses y conmoción en buena parte de la sociedad. En tiempos de inmediatez e internet, también hay condolencias digitales y las redes sociales recogieron este viernes testimonios de personas de distintos ámbitos y color político, incluso en su propia cuenta de Facebook. Y la mayoría reparaba en el carácter amable y dispuesto de un sacerdote entregado a su labor, ahora contento por los niños que inician la catequesis para la Primera Comunión en Lezkairu, su parroquia más joven. Las últimas fotos publicadas en su perfil son del día 16, hace hoy una semana, en la inauguración del mercadillo solidario del grupo Teresa de Calcuta, en la parroquia San Francisco Javier.
José Mari Aicua Marín nació el 12 de febrero de 1961, el pequeño de dos hermanos, en una familia de agricultores de Caparroso. Hijo de Lázaro, ya fallecido, y de Higinia, que con 91 años, recibía ayer las condolencias y el cariño del pueblo al que el sacerdote fallecido estaba tan unido.
Félix, su único hermano, tres años mayor, recordaba ayer que José Mari estudió hasta los 7 años en el colegio del pueblo y se formó luego en Madrid, en la Escolanía del valle de los Caídos, donde pudo desarrollar sus aptitudes musicales. Finalizó el Bachillerato y el acceso a la universidad en Tarazona e inició luego los estudios de Geografía e Historia, en la Universidad de Navarra. “Le llegó la vocación y en tercer curso se matriculó en Teología, y compaginó ambas carreras”, describía Félix, en un relato entrecortado, marcado por la pérdida. Una vez en el Seminario, ejerció como diácono en la parroquia de San Miguel de Noáin. Ya ordenado sacerdote sirvió allí y en San Miguel de Pamplona. Tiempo después fue destinado a la parroquia de San Francisco Javier, donde llevaba más de dos décadas. Desde hace un tiempo atendía también la parroquia de Cristo Rey, y el barrio de Lezkairu.
VISITAS A CAPARROSO
Aicua visitaba a su familia todos los fines de semana. “Siempre contento, miraba el lado positivo de las cosas”, destacaba su hermano Félix que se preocupaba por la familia, su madre, su cuñada, sus tres sobrinos... “Ha muerto en la iglesia, donde él siempre ha estado”, expresó Félix Aicua, agricultor como su padre.
“Ha sido un regalo, un cura de pueblo, nunca de despacho, enamorado de misiones, de las Javieradas, con una espiritualidad intensa”, apuntaba una feligresa. Santiago Cañardo, sacerdote y compañero de curso de Aicua, destacaba “su vitalidad, su prolija actividad y su creatividad”.
El funeral se celebrará este sábado a las 17 horas, en la iglesia de Caparroso. El lunes, en San Francisco Javier, el obispo Francisco Pérez presidirá una misa en su memoria y el día 30, en Cristo Rey, donde murió, se oficiará otra.
Un hostelero del Ensanche describía este viernes que Aicua era habitual en su restaurante. No a la mesa, a dejar dinero para dar de comer a personas sin techo.
volver arriba

Activar Notificaciones