Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas

El Ayuntamiento trabaja ya en unos Sanfermines de total ‘normalidad’

María García-Barberena, edil de Cultura, asegura que, “salvo cataclismo”, las fiestas de 2022 serán como en la prepandemia

La cantante pamplonesa Amaia Montero, durante el concierto que ofreció en agosto en la Ciudadela
La cantante pamplonesa Amaia Romero, durante el concierto que ofreció en agosto en la CiudadelaARCHIVO
  • R.M. Pamplona
Actualizado el 06/10/2021 a las 07:49
El Ayuntamiento de Pamplona lo tiene claro. “Salvo que ocurra un cataclismo de aquí a las fiestas, los Sanfermines volverán a ser como los conocíamos antes de la pandemia”, aseguró ayer la concejala de Cultura, María García-Barberena, durante la presentación de los datos que ha dejado la programación alternativa a San Fermín del pasado verano, bajo el título genérico de Viva Pamplona viva. El balance final del programa estival registra 108.000 asistentes a alguna de las 400 actividades celebradas a lo largo de todo el verano y que han costado a las arcas municipales 1,5 millones de euros.
García-Barberena se reafirmó en algo que el equipo de gobierno lleva ya tiempo planteando. “Estamos trabajando en la reflexión sobre cómo deben ser los Sanfermines de 2022. Ya lo hablamos la semana pasada en la mesa de los Sanfermines, es decir, si debemos darle una vuelta con el resto de agentes. Es un momento para racionalizar una oferta en la que ya estamos trabajando y que lanzaremos más adelante”, declaró la concejala de Cultura.
RAPIDEZ ANTE UN NUEVO BROTE
El Ayuntamiento considera que podría reaccionar con agilidad en el caso de que las fiestas peligrasen “ante un nuevo brote”. “Se hará lo que se pueda. Pero trabajamos con la idea de que van a ser similares a lo que conocíamos antes de la pandemia y recuperar así la ansiada normalidad”, añadió. Eso significaría volver al concepto secular de las fiestas, incardinadas en la calle. “La vida vuelve a ser lo que era. Sanfermines sin esa parte más popular o de calle no son Sanfermines. O pasa otro cataclismo o volveremos a lo que ya conocemos”, zanjó.
Lo que parece claro es que con una Pamplona que recupera la normalidad y unos Sanfermines tal y como los conocíamos, la programación cultural de verano -más allá de las fiestas- se verá muy mermada respecto a los dos últimos veranos. En estos dos periodos estivales, la partida destinada a las fiestas se derivó al programa cultural. “Vamos a intentar mantener parte de esta programación. Ha funcionado”, apuntó.
El programa Viva Pamplona viva se desarrolló principalmente en la Ciudadela, escenario de varios programas de conciertos, de festivales y de exposiciones. Al recinto amurallado, se sumaron otros escenarios de la ciudad: el frontón Jito Alai, la plaza de la O, la Plaza del Castillo, el parque de la Runa, el patio del palacio Ezpeleta, el palacio del Condestable, además de las calles de Pamplona para dos rutas literarias. En total, han sido 78.000 personas en los espectáculos de calle y 30.000 en las exposiciones. “Hemos conseguido que Pamplona haya estado más viva que nunca”.

‘Viva Pamplona viva’

​1 Un total de 108.231 espectadores. El programa cultural de verano del Ayuntamiento de Pamplona ha costado 1,5 millones de euros para 400 actividades, lo que supone un gasto medio por actividad de 3.750 euros y de 13,8 euros por asistente.



2 Ciudadela. Fue el escenario principal de las actuaciones. El ciclo ‘Noches en la Ciudadela’, con la actuación de Amaia Montero, Kutxi Romero y Quique González, entre otros, llenó 8 de sus 12 conciertos. En total, acudieron 11.100 personas.



3 ‘Baile de gigantes’. Hasta 18 espectáculos de la Comparsa acogió el escenario de la Ciudadela. Las invitaciones se agotaron en todos los casos, con 14.400 asistentes.



4 Festival de las Murallas. Logró más de 8.000 espectadores, con recuerdo a la funambulista pamplonesa Remigia Múgica.



5 Jazz y folklore. El ciclo de jazz sumó 1.800 espectadores. Las bandas de música de Navarra, 2.800 personas, y el folklore de las asociaciones de inmigrantes, 3.200.



6 Otras propuestas. El Jito Alai y sus citas de baile (2.200 personas), los conciertos de la plaza de la O (3.000 espectadores), el ciclo de salas de música en la calle, el programa ‘Enklaves’ (1.600), la Noche de cine de La Pamplonesa (4.000), los grupos no profesionales (4.800), el alarde de txistularis (750), la oferta del palacio de Ezpeleta (3.363) y las exposiciones (30.000 personas).

volver arriba

Activar Notificaciones