Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Comarcas

El gran reencuentro con los gigantes en Sangüesa, Peralta y Leitza

Este sábado estaba marcado en rojo en el calendario de Sangüesa, Peralta y Leitza. Tras el parón por la pandemia, los gigantes pudieron regresar a sus calles de la mano del levantamiento de restricciones. Y con ellos, las caras de ilusión de los más txikis

  • ASER VIDONDO/SHEYLA MUÑOZ. Sangüesa/Peralta
Actualizado el 03/10/2021 a las 18:36
Miradas hacia arriba. Unas tremendamente ilusionadas. Otras algo recelosas o asustadas. La mayoría, sin duda, emocionadas. “Son mucho más grandes que mi aita”. Malen Izquieta Sola, de 3 años, vivió ayer una experiencia excepcional. Por vez primera, pudo conocer de primera mano a esas grandes figuras con cuyas pequeñas réplicas de goma tantas y tantas veces ha jugado en casa. Los gigantes de Sangüesa reconquistaron las calles y se reencontraron con los más pequeños una vez la buena evolución de la pandemia de covid-19 lo ha permitido. Y lo hicieron el mismo día que en Peralta y Leitza, donde también fueron bien recibidos.
“Me gusta la Reina Mora y le he dado la mano”, añadía Malen en brazos de su padre, Bernardo Sola Ayesa, de 37 años. Como muchos de los más pequeños de Sangüesa, se quedó boquiabierta al participar en un primer pasacalles de la comparsa de gigantes y verlos en directo. “No tenía recuerdo alguno de esto. Las últimas veces era muy bebé. Lleva días en casa nerviosa esperando este momento, y en la ikastola también les pusieron vídeos”, aseguraba su progenitor.
“Hoy damos la bienvenida a todos esos peques que no nos conocían en persona. Y el día ha salido fenomenal”, resaltó por su parte Fermín San Martín Amor, presidente de la comparsa de gigantes y cabezudos sangüesina. En una mañana soleada, retomaban la actividad de cara al público 621 días después de la última salida, la de las fiestas de San Sebastián del 20 de enero de 2020.
Desde este colectivo coincidieron en que reunieron este sábado a “más gente que cualquier mañana de fiestas de septiembre”, y agradecieron el caluroso recibimiento. “Se respira alegría. La gente está con ganas de fiesta después de todo este tiempo. Confiamos en que la cosa vaya bien y podamos volver a vernos próximamente”, apuntó San Martín.
El pasacalles se decidió a última hora, a mediados de esta semana, una vez el Gobierno de Navarra levantó todas las restricciones por la covid. Estaba previsto, si no, celebrar un espectáculo en el patio del colegio Luis Gil. “Después de tanto tiempo, nos ha costado un poco arrancar. Pero todo ha ido muy bien”, añadió Fermín San Martín. Además, la comparsa celebró que Diego Ibáñez Alamán pasó ayer de bailar en la comparsa txiki a llevar el Rey Moro de la grande. Cuentan en total con unos 30 portadores.
Como curiosidad, se reseñó también que en sus 102 años de historia los gigantes Reyes Cristianos y los cabezudos Calvo y Pocaboina (las cuatro figuras más antiguas, de 1919) solo habían dejado de salir, hasta ahora, en los años de la Guerra Civil. Por su parte, los Reyes Moros (de 1956) y los demás cabezudos habían salido todos los años, sin faltar ninguno, hasta que llegó la pandemia.
Y, como no podía ser de otra manera, no estuvieron solos ayer. Además de las cientos de personas que los arroparon, más las que aplaudieron su paso desde terrazas o bares, contaron con el empuje musical de los gaiteros locales Álvaro Montes, Imanol Blasco y Patxi Gómez Nicuesa. “Ya habíamos tocado en este tiempo de pandemia algunas dianas, pero esto es otra cosa. Ver a tanto crío disfrutando es una maravilla”, refirió Gómez.
Y el día sirvió también para recuperar algunas otras pequeñas tradiciones que se habían quedado en el aire, como la de entregar los chupetes ya sin uso a los gigantes. Así lo pudo hacer ayer, por ejemplo, Vera Arruej Echeverri, de 3 años, con la Reina Mora, su “favorita”. “Está encantada de verlos por fin en realidad”, resaltó su madre, María Echeverri Remón, de 39 años, a la vez que recordó que su otro hijo, Leo, de 7 años, participaba también en el cortejo bailando con amigos unas pequeñas réplicas caseras de los Reyes Cristianos. “Este año tampoco hubo fiestas, pero no dudaron en sacarlos a la calle también esos días”, refería. El mejor ejemplo del empuje de las nuevas generaciones.
DEL VÍDEO A LA REALIDAD
Desde las fiestas de San Blas, en febrero de 2020. Desde entonces la comparsa de gigantes de Peralta no había vuelto a pisar la calle. Sí que actúo el pasado mes de julio en la plaza de toros de la localidad, en el marco del espectáculo ‘Volveremos a vivirlas’ en el que tomaron parte todos los grupos culturales de la localidad. “Pero en la calle no hemos estado desde febrero de 2020”, refería Jesús Ezpeleta ‘Cirilo’, responsable de la comparsa peraltesa. Es por eso que habían esperado con gran ilusión la salida de este fin de semana.
El Ayuntamiento contactó con la comparsa para que ésta estuviera presente en el acto de imposición de pañuelos a los niños nacidos tanto en 2019 como en 2020, que se ha previsto para hoy por la mañana. “Aceptamos y después coincidió que se anunció que ya este fin de semana no iba a haber restricciones, por lo que vimos que era un buen momento para salir también el sábado y bailar en la calle”, relataba Ezpeleta.
La comparsa partió desde la casa de cultura, lugar donde han estado guardadas las figuras, y se dirigió hacia el casco viejo. Por el camino, hubo varias paradas para los tan ansiados bailes que se reeditaron también en la plaza Principal, punto final del trayecto. Cientos de peralteses, muchos de corta edad, se sumaron al cortejo en una soleada mañana. “Se ha vivido un ambiente casi de fiestas”, refirieron algunos de los presentes.
“Para nosotros han sido meses muy duros. Sabemos del cariño que tienen los niños a la comparsa y había algunos pequeños de Peralta que todavía no los conocían. Nos podían haber visto en algún vídeo, pero no en vivo y en directo, y por eso esta primera salida era también muy esperada por la comparsa”, remarcaba.
Además, añadía, la salida de este sábado se afrontó con mucha tranquilidad debido al elevado porcentaje de vacunación y a los buenos números que acumula la localidad en cuanto a contagios. “Cuando hace unos meses se pudo llegar a plantear alguna salida la posibilidad daba más respeto, por eso al margen del espectáculo en la plaza de toros no se había hecho nada. Ahora todo es diferente y es momento de empezar a volver a vivir. Todos lo necesitamos”, reiteró.
Ahora mismo, la comparsa peraltesa la integran doce personas que se encargan de bailar a las cuatro figuras, cuatro niños que corren con los cabezudos y otras dos personas más que llevan los zaldikos. Todos ellos esperaban que la de ayer fuese la primera salida de un calendario que vuelva a ser “normal”. Tras su presencia hoy en la imposición de pañuelos, la comparsa peraltesa tiene apuntada su próxima salida ya el próximo año, en las fiestas de San Blas. 2022 es además un año marcado en rojo en su calendario ya que la pareja de reyes blancos cumple 75 años, una fecha que la agrupación espera celebrar “por todo lo alto y rodeada de los peralteses y peraltesas”.
MÁS GIGANTES EN LEITZA
Día grande también en Leitza. La comparsa de gigantes volvió a pisar las calles casi dos años después. Y a ello se sumó otro motivo de celebración, dado que la actuación de ayer sirvió para presentar dos nuevos gigantes. “La familia crece. Teníamos una pareja, Lizarra y Garazi (obra de Mari Ganuza en 1999), y ahora se suma una segunda (obra de Aitor Calleja) encaminada a fomentar valores inclusivos y cuyos nombres se elegirán mediante votación vecinal”, indicó Jon Arangoa Abadia, miembro de la comparsa leitzarra.
Como ya estaba previsto desde días atrás celebrar un acto fijo en la plaza, con el vecindario sentado, así se mantuvo pese al reciente levantamiento oficial de restricciones. Y, según se informó, se ha dado el paso de incorporar a la comparsa otros 4 gigantes de menor tamaño cedidos por familias del pueblo para fomentar la cantera. “Ya nos solían acompañar de manera informal. Son Joaldun y Atxaure, de tamaño mediano, y Tigre y Toro, más txikis”, expresó Arangoa. De tal forma, ahora la comparsa queda integrada por 8 gigantes más los 7 cabezudos.
Esta agrupación cultural ha quedado además oficialmente integrada dentro de la estructura del club deportivo Aurrera. “Agradecemos el apoyo del Aurrera y del Ayuntamiento en este proceso para dar cuerpo a la comparsa”, dijo Arangoa. La integran 25 portadores, incluyendo los txikis, y ahora hacen “un llamamiento para sumar gente, especialmente mujeres y niños”. Ayer también se presentó un libro de manualidades centrado en la comparsa.
Había que remontarse hasta enero de 2020 para recordar una salida de los gigantes por las calles de Leitza. Fue con motivo de un ‘lipdub’ que se grabó para un programa de ETB. “Había ganas de volver a ver las caras de ilusión y la alegría de los txikis en las calle. Ganas de volver a disfrutar, que falta hace”, sentenció.
volver arriba

Activar Notificaciones