Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Urbanismo

Estudian vallar la noria de sangre para terminar con el parque Txantrea Sur

El Ayuntamiento quiere que las obras para acondicionar el terreno se terminen antes de final de año

Colegio de las Josefinas y restos del pozo a la espera de que se permita reanudar la obra
Colegio de las Josefinas y restos del pozo a la espera de que se permita reanudar la obracordovilla
Actualizado el 01/10/2021 a las 22:37
Se quejaba este miércoles el concejal de Urbanismo, Juan José Echeverría (NA+), de que Cultura no se daba prisa por desbloquear la paralización de la noria de sangre, el hallazgo arqueológico aparecido en las obras del parque de la Txantrea Sur. En agosto, el departamento ordenó detener los trabajos de restauración y, desde entonces, tampoco se ha avanzado en la obra para acondicionar 117.449 metros cuadrados principalmente como zona rústica junto a la construcción de 500 viviendas.
Aunque ambos cometidos no están relacionados, al parecer, la constructora no quiso continuar por si acaso Cultura ponía objeciones a la ejecución de las rampas ubicadas junto a la noria. Y precisamente para evitar una posible afección al yacimiento y que el departamento mande detener también estas obras estudia la posibilidad de vallar el pozo. Así, daría garantías a la empresa de cara a continuar con la ejecución del proyecto para dejarlo listo en diciembre. El plazo inicial de entrega de la obra era en agosto pero, al encontrarse la noria, se acordó ampliar el final hasta diciembre. Pero, indican desde el Ayuntamiento, si no se continúan no se llegaría tampoco a esta fecha.
SIN NOTICIAS DE CULTURA
Y el tema de la noria no tiene visos de una solución rápida. Como se ha indicado al inicio de la noticia, el titular de Urbanismo Juan José Echeverría criticó las exigencias que estaba planteando Cultura en el nuevo informe solicitado al Ayuntamiento. “Nos piden hasta el código QR que vamos a poner en los carteles informativos”, protestó el concejal.
Este informe responde al proyecto modificado que remitió el Ayuntamiento al departamento tras la paralización de los trabajos. En principio, según defiende el equipo de gobierno de NA+, a la propuesta de restauración original sólo se pusieron dos pegas: se pidió retirar un banco perimetral y dejar a la vista un puerta inferior que, antiguamente, servía de entrada al fondo del pozo para su limpieza. El primer elemento se justificó para aumentar la seguridad en su entorno, pero el departamento replicó que desvirtuaba el conjunto. Y la puerta se tapiaba con una pendiente de las rampas con las que se salva el desnivel de la zona. Pero Cultura prefiere que la cuesta sea más pronunciada a renunciar a uno de los elementos de la noria.
Desde el consistorio se defiende que hubo un acuerdo verbal entre técnicos municipales y forales para continuar con la restauración en aquellos elementos a los que sí se les había dado el visto bueno. Pero finalmente, Cultura ordenó parar todo. En esa misma comisión de Urbanismo donde protestó Echeverría, el alcalde Enrique Maya desveló que había recibido disculpas por cómo se había tramitado el tema, aunque no quiso decir quién había sido.

Una noria de un “valor histórico notable”

​Fue en octubre en los trabajos en torno al colegio de las Josefinas, frente al puente de la Magdalena, cuando apareció esta antigua estructura datada antes del siglo XIX. Por ser la única que se conserva en Pamplona, Cultura dijo que se trataba de un elemento de un “valor histórico notable”, por lo que el Ayuntamiento decidió integrarla en el futuro parque de Txantrea Sur. Y es que no era un pozo cualquiera, sino una noria de sangre, aquellas que para extraer el agua necesitaban de la tracción animal. Su hallazgo obligó a modificar un proyecto cifrado en 1,9 millones de euros para acondicionar un parque que conectará el puente de la Magdalena con el parque de Irubide, a través de la antigua huerta de las Josefinas. Al estar el pozo en la mitad del acceso principal que atraviesa la primera parte de este parque y que arranca en el puente de la Magdalena, ha sido necesario modificar el trazado. El resto se mantiene con la plantación de árboles frutales en la superficie más próxima al antigua muro de las Josefinas y que se atenderán gracias a un convenio suscrito con la Universidad Pública de Navarra. También se pondrán varias franjas de plantas aromáticas y, al fondo, llegando a Irubide, habrá un espacio verde en el que se dispondrá un pequeño lago y una zona de esparcimiento canino.

volver arriba

Activar Notificaciones