Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Turismo

Lugares para conocer, pasear, comprar y comer en Pamplona

Sitios que no te puedes perder si es la primera vez que visitas o vives en la ciudad

Lugares para conocer, pasear, comprar y comer en Pamplona
Descripción de la imagen
Publicado el 23/09/2021 a las 20:34
Pamplona es una ciudad que ofrece mil y una posibilidades para realizar distintas actividades. Desde visitar los diferentes monumentos, transitar por sus calles y rincones, pasear por los numerosos enclaves verdes, pasar una tarde de compras o hacer deporte al aire libre.
Pero de todos esos lugares, hay algunos que no te puedes perder si es la primera vez que visitas o vives en la ciudad. Entre ellos, destaca el centro neurálgico de Pamplona, la Plaza del Castillo. En ella, preside un kiosco de techo azul desde el que se puede observar toda la plaza, sentarse a leer en sus escaleras u observar las fuentes que le rodean. A su vez, la plaza está llena de bancos donde sentarse a charlar o a tomar un helado. También hay cafeterías, heladería, bares y restaurantes que colocan terrazas con toldos en verano y estufas en invierno. Desde la Plaza del Castillo se pueden acceder a numerosos enclaves de Pamplona. Entre ellos, su salida principal, desemboca en el Paseo de Sarasate. Un recorrido lleno de árboles, bancos y estatuas de reyes. Pero una, destaca ante todas, el Monumento a los Fueros, de casi 24 metros de altura.
Otra de las calles que nace de la izquierda de la Plaza del Castillo es la calle San Nicolás, uno de los lugares más famosos para comer pintxos. Otra de las salidas del corazón de Pamplona es la calle de la Chapitela, que en el otro extremo se une con la calle de Mercaderes, donde se ubica la famosa y peligrosa curva de la Estafeta que recorren los toros en los encierros de San Fermín. Desde la calle de Mercaderes, se puede ir a la calle Estafeta, signo y seña de Pamplona en las fiestas de julio, o a la Plaza del Ayuntamiento, quizá uno de los rincones más conocidos de Pamplona por la estampa que proyecta al mundo ese 6 de julio durante el chupinazo. Seguramente pienses lo mismo que los demás al verla: “En la televisión parecía más grande”, pero la fachada del ayuntamiento merece parar un momento y admirarla.
Muy cerca de esta ubicación, se encuentra la Catedral de Santa María la Real de Pamplona. Desde su atrio hasta el interior, donde se encuentran el Mausoleo Real de Carlos III (1361-1425) y su mujer Leonor de Trastámara (1362-1415). A la izquierda de la catedral, hay una plaza donde refugiarse los días calurosos bajo sus árboles y disfrutar de un momento de paz. Se trata de la Plazuela de San José. La calle que divide este lugar y la catedral, es la calle Navarrería. Si descendemos el camino, se encuentra la fuente de la Navarrería, otro lugar famoso cada San Fermín. También es uno de los lugares más típicos para tomar un pintxo.
Sin embargo, si ascendemos por la calle, avanzamos hasta un pasadizo y al pasarlo, veremos las murallas de Pamplona. Uno de los lugares verdes para pasear y disfrutar de las vistas desde el mirador del Caballo Blanco, ya que se aprecia una parte del perfil urbano de Pamplona.
Si por algo Pamplona es una ciudad perfecta para visitar o vivir, es por la cantidad de espacios naturales que posee. Uno de ellos son los jardines de la Taconera, diseñados en 1830 y que todavía conservan un aire romántico. En él hay esculturas, diversa flora y fauna entre la que destacan sus ciervas, patos, cisnes, pavos reales, faisanes, ocas y peces.
El Parque de la Media Luna es otra zona verde, llena de fuentes, por la que pasear y ver Pamplona desde lo alto. También la Ciudadela, situada en el centro de la ciudad. Además de poseer jardines, en sus diferentes instalaciones —Pabellón de Mixtos, Horno, Sala de Armas y Polvorín— siempre están llenas de cultura con exposiciones o diferentes ‘performance’.
Alejándonos un poco del centro, está el parque de Yamaguchi y el Jardín de la Galaxia. Fue diseñado en 1997 por dos paisajistas japoneses para simbolizar el hermanamiento entre Pamplona y la ciudad japonesa que le da nombre, evangelizada por el navarro San Francisco Javier. En este parque se encuentra el Planetario de Pamplona y este típico jardín japonés es un homenaje a las cuatro estaciones. Cuenta con 400 árboles y más de 600 plantas, como el cerezo japonés, ginkgo biloba, sauce llorón, ciprés de los pantanos, arces, robles, secuoyas y acebos, entre otros. Además, ahí se encuentra el denominado Jardín de la Galaxia. Es una réplica vegetal a escala de la Vía Láctea con más de 500 arbustos, que simbolizan sus millones de estrellas, nebulosas, nubes de gas e incluso su supuesto agujero negro supermasivo central.
En cuanto a propuestas culturales, además de las exposiciones que se organizan en la Ciudadela, Pamplona cuenta con varias sedes que programan actos con una frecuencia muy alta. Por ejemplo Baluarte, el Teatro Gayarre, el Palacio del Condestable, la Casa de la Juventud, el Teatro del Museo Universidad de Navarra, la Escuela Navarra de Teatro o las diferentes sedes Civivox que el Ayuntamiento de Pamplona tiene distribuidas en cada barrio. Estas sedes ofrecen toda clase de conciertos, talleres, cine, actividades relacionadas con la literatura, y toda clase de propuestas para todas las edades.
Para pasar la típica tarde de tiendas, hay varias opciones. Las calles y rincones del Casco Viejo de Pamplona están plagadas de comercios locales de todo tipo. Desde establecimientos de comida artesana, a mercerías, tiendas de ropa, abalorios, zapaterías, perfumerías, tiendas de decoración y muebles, etc. Para todos los gustos y todo tipo de presupuesto. Una idea personal y de gran ayuda para los comerciantes locales. Además, Pamplona tiene dos centros comerciales con las tiendas más conocidas, hipermercados y restauración. Son Itaroa y la Morea. Este último, además, en sus inmediaciones tiene también otras tiendas de electrónica, muebles, ropa e incluso comida rápida. Si por el contrario el centro de Pamplona te viene mejor, la avenida de Carlos III, que parte desde la Plaza del Castillo. En sus 1000 metros de longitud, alberga todo tipo de tiendas.
Para conocer más ideas cada semana, sigue en Instagram a @diariodenavarra_oficial.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones