Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suceso

Agreden a un comerciante de Zizur y vuelven después para romper el escaparate

El dueño de un estudio fotográfico se enfrentó a dos adolescentes que le insultaron y amenazaron

Ampliar Roberto Lechado, detrás del escaparate acribillado a golpes de su estudio fotográfico en Zizur.
Roberto Lechado, detrás del escaparate acribillado a golpes de su estudio fotográfico en ZizurGarzaron
Actualizado el 26/08/2021 a las 08:01
No se arredró ante los insultos y amenazas y plantó cara a los dos adolescentes que entraron en su negocio, un estudio fotográfico de Zizur Mayor. Se llevó varios golpes con un cinturón, puñetazos y salivazos. Y dos horas después, estos dos chavales volvieron con la cuadrilla y le destrozaron el escaparate con bates de béisbol. Aún así Roberto Lechado ha tenido la valentía de sacar a la luz un problema de seguridad que arrastra la localidad y que mantiene indignado a buena parte del vecindario. Este fotógrafo profesional al menos espera que esto sirva para que las administraciones, empezando por el ayuntamiento, tomen cartas en el asunto y frenen esta espiral de violencia.
Roberto Lechado ha tenido que cerrar temporalmente su estudio fotográfico y cogerse la baja. Tiene una mano hinchada y magulladuras por el cuerpo. También tiene indignación y miedo. Los hechos ocurrieron el lunes por la noche. Hacia las 21.45 horas entraron dos chavales en la tienda, situada en la urbanización Santa Cruz, y empezaron a insultarle y amenazarle. Tras forcejear con ellos logró sacarlos a la calle. Alertados por el ruido, algunos vecinos se asomaron a las ventanas. También se acercaron algunos viandantes. “Siguieron insultándome y amenazándome. Lo que no me esperaba es que uno de ellos se abalanzara sobre mí y empezara a golpearme con la hebilla del cinturón”, prosigue Roberto. Algún viandante llamó a la policía local. Mientras, este comerciante logró inmovilizar a su agresor. Sin embargo, logró huir antes de que llegara la policía local. “Se acercaron tres jóvenes y pensando que era una pelea nos separaron”, explica este comerciante. Los agentes tomaron declaración al agredido y a varios testigos.
Oleada de robos
Roberto Lechado acudió a urgencias, donde fue atendido de diversas magulladuras. “Lo que tampoco esperaba es que esta cuadrilla volviera a las once de la noche, con bates de béisbol y machetes, para destrozar el escaparate”, expresa. Según un testigo presencial, fueron cinco jóvenes, que actuaron a cara descubierta. “Después se fueron andando tranquilamente”, señala este vecino, que asegura que “todo el mundo” sabe quiénes son. “La mayoría son menores. Les llaman los gorrillas, por la prenda que llevan, pero como nunca les pasa nada se sienten impunes”, añade.
Desde junio, la policía local de Zizur Mayor no tiene turno de noche por falta de efectivos. Los vecinos, ante cualquier incidente, deben llamar al 112 y entonces acude la Policía Foral o la Guardia Civil. Todo parece indicar que los jóvenes esperaron a que terminara el turno de tarde para dar rienda suelta a su revanchismo.
Los comerciantes de Zizur Mayor llevan tiempo con miedo e inquietud. Ha habido varios robos y también amenazas y actitudes desafiantes por parte grupos de chavales. Hace un tiempo, Roberto Lechado increpó a unos jóvenes que estaban destrozando una papelera. No sabe si este episodio tiene relación con lo ocurrido el pasado lunes: “No encuentro otro motivo”.

Un verano marcado por los destrozos y las pintadas

Zizur Mayor revive la noche de los cristales rotos con el agravante de que en esta ocasión también ha habido daños personales. El 27 de julio, tres jóvenes que participaban en un botellón en el polígono de Ardoi se liaron a pedradas contra la caseta que días antes había instalado una constructora para las obras del futuro centro comercial. Según un testigo, los chavales estuvieron durante una hora, con un altavoz a todo volumen, causando destrozos hasta que llegó una patrulla de la Guardia Civil y salieron huyendo. Días antes una luna del módulo de atletismo apareció rota a pedradas. También son frecuentes las pintadas. Esta misma semana, la fuente inaugurada en julio en la rotonda de entrada a la urbanización apareció pintada con insultos a la policía. El concejal de Seguridad Ciudadana, Andoni Serrano (Geroa Bai), también ha recibido amenazas en los últimos meses. Ayer, el grupo municipal de Geroa Bai, que gobierna con EH Bildu, expresó su “firme condena” a la agresión sufrida por el comerciante. “Hechos así no pueden producirse en un pueblo como el nuestro”, expresó Geroa Bai.
volver arriba

Activar Notificaciones