Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

El Ayuntamiento prevé nivelar la calzada que separa el Bosquecillo y la Taconera

En 1866, la construcción de un gran muro delimitó el jardín francés de la zona arbórea.

Dos personas paseando ayer por la calle El Bosquecillo, que se quiere nivelar quitando la calzada.
Dos personas paseando ayer por la calle El Bosquecillo, que se quiere nivelar quitando la calzada.
Actualizada 09/04/2021 a las 06:00

El vial de salida desde época romana de la ahora Pamplona, y también camino para dejar atrás en el medievo el burgo de San Cernín, partía en dos aquel páramo fuera de las murallas conocido en el siglo XII como Llano de Barañáin para en el XIII pasar a ser El Arenal, Campo del Arenal o Taconera. Y mientras al lado derecho en dirección a Pío XII de la que en 1972 se bautizó con el nombre del Bosquecillo floreció un parque francés a la izquierda la parte arbórea languidecía a la sombra del Hotel Tres Reyes.

Precisamente la construcción del hotel en 1960 terminó con uno de los atractivos de esta zona del parque, un estanque que desde 1897 cobijaba gansos, cisnes y patos. Aunque para entonces La Taconera y el Bosquecillo ya estaban desgajados. En el siglo XIX, el Ayuntamiento de Pamplona comienza a diseñar un jardín de estilo francés que enmarca con una gran muro en 1866. En cambio, el Bosquecillo aparecía lleno de maleza y descuidado.

No fue hasta 1905, con el arreglo del Portal de la Taconera cuando se adecentó la zona, que posteriormente albergaría un cafetería -de titularidad municipal y cerrada desde 2019- y unos aseos públicos. La división quedó aún más patente en el momento en que la calle del mismo nombre, El Bosquecillo, pasó a ser también calzada para el tránsito rodado. Y eso que era un tramo del Camino de Santiago.

En la pasada legislatura se decide convertir en peatonal y ciclable por lo que en 2018 se suprimen los 40 estacionamientos a ambos lados y el tráfico. Pero, a pesar de que se anunció una actuación para adecuarla al entorno, finalmente se dejó su diseño intacto. “Y eso hace que los viandantes vayan por la acera a pesar de que ya no pasan coches por la calzada”, indica el concejal al frente de las áreas de Movilidad Urbana y Proyectos Estratégicos, Fermín Alonso (NA+).

LICITACIÓN EN VERANO

Por este motivo, el Ayuntamiento ha decidido invertir 194.000 euros este año para hacer una transición suave entre ambas zonas. “Es decir, no se unirán porque no tiene sentido juntar un espacio arbóreo con un parque de estilo francés. Pero sí que la actual calzada haga de transición entre uno y otro. Por eso la idea es ponerlos al mismo nivel y darle un tratamiento más ajardinado”, adelanta Alonso.

Con esa partida de 194.000 euros no se podrán concluir toda la reconversión la calle por lo que esperan actuar en tramos. Pero aún se está lejos de esta fase de ejecución que se calcula llegará en la zona más cercana a Navas de Tolosa en el último trimestre de este año. Para eso habrá que licitar los trabajos en verano. “Ahora estamos en una incipiente redacción del proyecto”, indica Fermín Alonso, que ha dejado la responsabilidad del rediseño en los técnicos del área municipal de Proyectos Estratégicos. Y una vez termine, entonces sí el peatón dispondrá de una amplia zona para caminar sin la interrupción de una calzada y un diferente desarrollo que ha hecho que ambos vivan de espaldas desde hace más de un siglo. La ciudad, además, ganará un terreno ahora infrautilizado, como si fuera castigado por su pasado en el que fue escenario para las ejecuciones públicas, como la de los tres pastores de la Baja Navarra ahorcados allí en 1800 por robar la talla de San Miguel de Aralar.

Explanada para el convento de Santa Eulalia o Merced

En el Bosquecillo se levantaba el convento de Santa Eulalia o de la Merced, fundado en 1232 sobre unos terrenos que había donado Sancho el Fuerte para que la orden religiosa orara por él y sus descendientes. Por las mismas fechas, se construía en lo que hoy es la Taconera el de San Francisco y ambos, por decisión del virrey de Navarra Francisco López de Zúñiga fueron derribados en el siglo XVI. Y es que las dos edificaciones religiosas se encontraban pegadas a las murallas y se temía, como había sucedido en 1512, que los partidarios de Castilla se hicieran con el inmueble y lo convirtiera en fortaleza junto a los muros defensivos de la ciudad. De hecho, ese 1512 el Duque de Alba y su séquito hizo de Santa Eulalia su alojamiento. Para su derribo, indican las crónicas, hicieron falta “100 peones y 1.500 mozas”.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE