Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus Navarra

Los tanatorios no ven riesgo de colapso con el pico de defunciones

Irache, San Alberto e Izarra señalan que el reto es mantener la “calidad del servicio y el trato humano”

Tanatorio Irache en Burlada. Los velatorios reflejan estos días una extraordinaria tranquilidad.
Tanatorio Irache en Burlada. Los velatorios reflejan estos días una extraordinaria tranquilidad.
Actualizada 29/03/2020 a las 06:00

La red de tanatorios de Navarra está preparada para afrontar el previsible pico de defunciones que se espera en las próximas jornadas, según fuentes del sector. La Comunidad foral posee una treintena de tanatorios, cinco de ellos en Pamplona y comarca, además de 80 velatorios en más de 50 localidades. Han vivido jornadas complicadas, como la del miércoles con casi una treintena de defunciones, la mitad por coronavirus, pero las instalaciones tienen todavía margen. En estos momentos, lo que más preocupa al sector es mantener la “calidad del servicio” y el “trato humano” a las familias a pesar del mayor volumen de trabajo y de las restricciones.

En los tanatorios Irache y San Alberto existe preocupación por la escasez de equipos de protección individual: mascarillas, guantes, gorros y trajes. Están a la espera de que el Gobierno de Navarra les suministre. Los trabajadores de las funerarias son los encargados de retirar los cadáveres de hospitales, residencias y domicilios. Son el “último eslabón de la cadena sanitaria” y necesitan el mismo nivel de protección que los médicos y enfermeras. El Ministerio de Sanidad ha diseñado un protocolo para el manejo de cadáveres que tengan coronavirus o se sospecha de ello. Deben introducirse en una bolsa estanca y rociarse con hipoclorito sódico. Después se introduce en el ataúd, que se puede manejar con normalidad. Por precaución, en Irache están tomando estas medidas en todos los casos.

Irache es el principal grupo funerario de Navarra con 60 tanatorios y velatorios. Su directora, Lorena Sánchez Garraza, destaca que el tanatorio de Burlada es actualmente el más grande de Navarra, con ocho salas. “Son instalaciones preparadas para acoger un número elevado de fallecidos”, comenta. Sánchez pone en valor los 44 años de experiencia de la empresa y que les permite “facilitar todos los trámites”.

En esta tesitura, Sánchez considera fundamental proteger la salud de sus 80 trabajadores. “Si parte de ellos se contagiaran o tuvieran que guardar cuarentena, habría riesgo de colapso del sistema funerario porque son profesionales con formación específica y años de experiencia. No se puede echar mano de una ETT”, explica.

David Fácila, del Tanatorio San Alberto, destaca el reto de proteger a la plantilla y además “sacar adelante esta situación tan complicada y ayudando a las familias en todo lo posible”.
Mikel Idoate, del Grupo Izarra, asegura que en los pueblos la situación es de normalidad. Esta empresa tiene nueve tanatorios y velatorios en Pamplona, Tierra Estella y zona norte. Idoate considera que se han adoptado medidas que pueden ser necesarias en grandes ciudades pero que resultan extremas en pequeñas localidades: “Hemos atendido defunciones de personas que no tenían coronavirus y las familias han tenido que afrontar despedidas muy duras en soledad”. En cualquier caso, el gerente de Izarra considera que las medidas se pueden aplicar “manteniendo la humanidad”.

“Debemos transmitir cercanía y sosiego a las familias, que tengan tiempo para pensar, para decidir y para despedirse como ellos deseen”, comenta Idoate. Porque “cada detalle de esa despedida va a ser esencial en el duelo”. Apunta que no es lo mismo llevar el féretro directamente al cementerio que tener un tiempo de velatorio aunque sólo pueda asistir el círculo más cercano, “sobre todo cuando no han podido estar cerca del enfermo en el hospital”.

Irache también destaca la importancia de que las familias puedan afrontar el duelo “en las mejores condiciones a pesar de la delicada situación”. Esta empresa tiene desde hace 4 años un acuerdo con el equipo de psicólogos clínicos especialistas en duelo del Hospital San Juan de Dios y que están a disposición de las familias.

 

Los crematorios de Pamplona, Tudela, Estella y Caparroso, a pleno rendimiento

El Ayuntamiento de Pamplona ha limitado a ocho las incineraciones diarias en el cementerio San José. Son admitidas las ocho primeras solicitudes y al resto se les ofrece inhumar en nicho por el mismo coste. No obstante, hay alternativas privadas para las familias que deseen la cremación de su ser querido.

La Funeraria Sánchez de Caparroso inauguró en 2018 un horno crematorio para dar servicio a la Ribera Alta, pero estas últimas jornadas está atendiendo encargos de tanatorios de Pamplona y otras partes de Navarra. “Estamos trabajando a tres turnos. Sólo paramos de 6 a 8 de la madrugada para labores de limpieza”, explica Javier Sánchez, de Caparroso.

Tanatorios Irache también posee un horno crematorio en Tudela, que lleva funcionando desde 2006. Esta empresa también gestiona en concesión el horno de Estella. Este grupo ofrece a las familias de Pamplona y de otras localidades la posibilidad de trasladar el féretro hasta la Ribera y Estella para su incineración.

Los dos hornos municipales de Pamplona tienen ya 20 años de antigüedad y un exceso de uso puede provocar su avería. La demanda de cremaciones ha crecido desde su inauguración y actualmente suponen el 78% de los servicios funerarios. Entre enero y septiembre de 2018 se realizaron 1.596 incineraciones.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra