Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SUCESOS

El 'niño robado' que encontró a su madre

  • DN. Pamplona
Actualizada 31/03/2011 a las 02:42
Él es un maestro extremeño de 37 años que desde niño ha sabido que era adoptado. Cuando fue a casarse, hace años, y pidió la partida de nacimiento, descubrió el nombre de su madre biológica. Ella es una mujer natural de Navarra que a sus 57 años vive en Vizcaya. Con 18 años tuvo un hijo prematuro en la residencia Aranzazu de San Sebastián, y a los pocos días los médicos le dijeron que había fallecido. Pero en realidad había sido vendido a "una mafia" dedicada a la compraventa de niños. Hace un año, ambos se vieron por primera vez en Vizcaya. "Fue espectacular", dice él. "Cuando le vi fue como si no lo hubiera perdido nunca. Lo reconocí entre la multitud. Dije, ese es", dice ella.
Madre e hijo contaron ayer su historia, bajo seudónimos, en las páginas de El Diario Vasco. Todo arranca el 8 de febrero de 1974. Ella era una joven navarra soltera de 18 años que trabajaba de cocinera en San Sebastián y dio a luz a un bebé prematuro. En una de sus visitas al centro -todos los días iba a darle de mamar-, los médicos le dieron la noticia: su hijo había muerto. "Todo este tiempo he pensado que estaba muerto, ¿cómo iba a desconfiar de los médicos?", explica la mujer.
A su vez, un matrimonio extremeño fue a San Sebastián a recoger a su hijo adoptivo. "Venían a por otro bebé, pero no lo pudieron adoptar porque estaba enfermo", cuenta el hijo, que añade que ante este imprevisto "la mafia" que se dedicaba a la compra y venta de niños tuvo que buscar una alternativa. Su madre biológica, soltera, con un bebé prematuro y que pasaba la mayor parte fuera del hospital, era "el blanco perfecto".
Sus padres adoptivos pagaron un millón de pesetas (6.000 euros) por, según les dijeron, gastos de trámites y de hospitalización de la madre. "Una mentira gordísima". En opinión del hijo, sus padres adoptivos "también fueron víctimas", ya que pensaban que la adopción era regular. Y nada habría hecho pensar lo contrario si la madre biológica no hubiera inscrito a su hijo en el registro civil de San Sebastián.
El niño creció en Zafra (Extremadura). "Desde pequeño supe que era adoptado. No por mis padres, que nunca me lo dijeron, sino por los niños, que eran crueles". Cuando fue a contraer matrimonio, pidió su partida de nacimiento a San Sebastián (sus padres le habían dicho que nació allí durante un viaje) y así figura en su DNI. Al recibirla, se llevó la sorpresa de su vida. Ahí figuraba su verdadero nombre y el de su madre biológica. En un margen, los datos de adopción. "Mi caso es extraño, porque no hay falsificación en la partida de nacimiento".
Al leer el documento, el corazón le dio "un vuelco". No dijo nada a sus padres entonces, ni tampoco cuando confirmó que era adoptado. Pensó que había sido una adopción regular y decidió no dar paso alguno mientras sus padres vivieran. Cuando murió su padre, hace cinco años (su madre murió antes), dudó si buscar o no a su madre biológica. "No sabía si tenía derecho a inmiscuirse en su vida". Un día se decidió. Primero contactó con un hermano, que fue preparando el terreno. "Cuando él le dijo que un hijo la estaba buscando se quedó de piedra. En su día le habían enseñado hasta una partida de defunción falsa".
El primer contacto que tuvieron madre e hijo fue a través del teléfono. "Fue de ponerse los pelos de punta. Los dos nos pasamos toda la conversación llorando". Y llegó el momento de verse. Era finales de 2009, en Vizcaya. "Fue espectacular, emotivo, y una mezcla de sentimientos que no se pueden explicar. A ella le vinieron muchos recuerdos encima. Enterarse de que tu hijo está vivo es muy fuerte y difícil de asimilar. Ahora sé que no me abandonó", cuenta el hijo. A su madre le "temblaron las piernas": "En cuanto le vi supe que era mi hijo. Es rubio y tiene los ojos claros y la piel blanquita, como yo". Desde entonces se han visto varias veces.
Un caso en la Fiscalía de Navarra
El caso del 'niño robado' en San Sebastián pronto se incluirá entre las más de 300 denuncias presentadas por la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) ante la Fiscalía General del Estado y que se están investigando actualmente en las diferentes fiscalías territoriales. La de Navarra está indagando acerca de una denuncia procedente de Pamplona. Se trata de un caso denunciado por la hermana de un niño que supuestamente fue robado a su madre tras el parto en un hospital de la capital navarra en los años sesenta. Para esclarecer el caso, la Fiscalía Superior de Navarra ha solicitado información al centro médico, para determinar si el niño en cuestión nació o no en este centro, y también se ha tomado declaración a la mujer, entre otras diligencias. Con toda la información se comprobará la veracidad del robo y, si lo hubiera, determinar el tipo de delito cometido, con el objeto de comprobar si éste ha prescrito o no, ya que han pasado cuarenta años desde lo sucedido.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE