Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituario

Miguel Medarde Artime, entusiasmo al servicio de los demás

Ampliar Miguel Medarde Artime
Miguel Medarde ArtimeCEDIDA
  • Miguel Ángel Iriarte
Actualizado el 20/01/2023 a las 07:36
Hay personas que entran en la vida de uno para quedarse. Miguel era así. Nos conocimos en la Universidad de Navarra hace casi treinta años y desde entonces hemos mantenido una relación intermitente pero siempre llena de afecto. Por eso todavía me cuesta creer que acabe de modificar el contacto “Miguel Medarde” de Google para introducir “14 de enero de 2023, fallecimiento” y que esté escribiendo estas líneas para hablar del último viaje de este hombre al que, por su entusiasmo, parecía siempre que le acababa de tocar la lotería.
Un accidente de moto en una carretera algo mojada, al tratar de esquivar a unas chicas que cruzaban, desató un terremoto de reacciones: el sentir general fue un gran “¡No es posible! ¿Miguel?”. Si, como suele decirse, uno muere como ha vivido, en este caso el tópico cuadra bien. Miguel volvía a su casa en Beirut, un sábado de mal tiempo, después de visitar a un amigo que necesitaba su ayuda: era un hombre de acción y, sobre todo, de gran corazón.
Llevaba diez años en el Líbano, pero antes había vivido en Pamplona (donde residen sus padres y varios de sus siete hermanos), Logroño, Sevilla, Roma y París. El hilo conductor de su vida ha sido su vocación cristiana, más concretamente como numerario del Opus Dei, siempre disponible para lo que fuera más oportuno en cada momento. Su paso por estas ciudades vino precedido por preguntas como “¿Te importaría buscar trabajo en este o en otro lugar y también ayudar en una iniciativa para la formación de jóvenes o apoyo a familias?”. Tras estudiar Derecho se movió en el sector bancario y después se orientó hacia la educación; en el Líbano daba clases de español en un colegio internacional. En el camino, fue conociendo cientos de personas, muchas de las cuales seguro que hoy dicen: “Miguel era mi mejor amigo”.
En él todo era superlativo, aunque quizá destacaban su empuje y su simpatía: daba abrazos fuertes y algunas palmadas en la espalda que te hacían pensar en la necesidad de un fisio. Desde pequeño fue algo trasto y de carácter gamberro, quizá como medio de salir airoso en las mil situaciones que genera la convivencia de ocho hermanos. Ahí se formó un hombre de una pieza, un navarro universal que llevaba el pañuelo de san Fermín allí donde estuviera el 7 de julio, una persona emprendedora que organizaba campos de trabajo y actividades para los más desfavorecidos en su querido Líbano; que no se quejaba de que en Beirut hubiera cortes eléctricos o restricciones de agua, de que la comida fuera más bien escasa y monótona respecto a otros países; que vivía sin miedo a las bombas o a las consecuencias del atraso del país, como la explosión en un almacén de productos químicos en 2021 que llenó de cascotes su casa y de cristales rotos su habitación.
En el Líbano, Miguel echó raíces. En un artículo que escribió para la revista Nuestro Tiempo en 2021 afirmó: “Considero el Líbano como mi país, una tierra maravillosa y acogedora”. Esa tierra que le vio disfrutar y vibrar ha acogido ahora sus restos mortales.
En el funeral celebrado en San Lorenzo, muy cerca de san Fermín, su hermano Carlos, sacerdote, habló de que Miguel ha completado una vida que ha valido la pena ser vivida. Totalmente de acuerdo. A la vez, esa pena queda ahora en sus familiares. Para ellos el pésame por la pérdida, la enhorabuena por haber tenido un hijo o un hermano como Miguel, que ha hecho tan felices a tantas personas, y el ánimo para los días en que su hueco se haga más profundo, más difícil de llenar.
* El autor es periodista y amigo del fallecido
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora