Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituario

Juan José Royo Miramón, agricultor de Cascante

Ampliar Juan José Royo Miramón
Juan José Royo MiramónCEDIDA
  • Juan Cruz Alli
Publicado el 31/12/2022 a las 11:16
EL pasado día 19 de diciembre falleció en Cascante a los 98 años Juan José Royo Miramón, tras una vida larga, generosa y fecunda. Viudo de Eloísa Fuentes, sus hijas Josefina, Julia y Marian, sus seis nietos y nietas, y cuatro biznietas eran la alegría de su vida. Cuando conocí la noticia y pude hablar con su nieta Cecilia, me vinieron a la memoria muchas conversaciones, reuniones y encuentros de los que saqué la imagen de una persona entrañable.
Su personalidad era la de un hombre cabal por naturaleza en el sentido de Machado: “Siendo un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno”. Su bondad era afecto, amabilidad y simpatía con los más y menos próximos.
Era un agricultor inteligente, equilibrado y prudente en sus pensamientos y palabras, en contacto con la realidad de su tierra y ciudad, sin renunciar a sus sólidos principios tradicionalistas y navarristas, porque sabía que “es el mejor de los buenos / quien sabe que en esta vida / todo es cuestión de medida: un poco más, algo menos”. Por eso siempre, con buena cara y palabras, trataba de arreglar y componer los conflictos aportando el sentido común en los debates tensos para relajar el ambiente con un llamamiento al acuerdo y buen estilo, sin personalizar las divergencias, porque intervenía con la “alegría que alivia el corazón / más grave y desarruga el ceño de Catón. / El bueno es el que guarda, cual venta del camino, / para el sediente el agua, para el borracho el vino”.
Lo más característico de su personalidad, porque estaba en su ser más profundo, fue su fe religiosa, que trató de convertir en obras para que fuese viva. En ella tuvo el “manantial sereno” que fecundó su vida. El desgarro que le produjo la muerte de su esposa Eloísa le hizo vivirla como el poeta: “Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería. / Oye otra vez, Dios mío, mi corazón clamar. / Tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía. / Señor, ya estamos solos mi corazón y el mar”.
Como buen agricultor conocía los caminos cascantinos, que no eran “surcos del azar” ni “estelas en la mar”, sino firmes en el suelo hollado por generaciones. Sobre ellos anduvo siguiendo el “camino” de su vida por el que optó libremente, trazándolo en su día a día, siendo un peregrino que hizo un camino espiritual de los que recorríó: “Ayer soñé que veía / a Dios y que a Dios hablaba: / y soñé que Dios me oía… / Después soñé que soñaba”. El día 19 hizo el último viaje en la nave que nunca ha de tornar, pero no ha ido “a bordo ligero de equipaje, casi desnudo como los hijos de la mar”. Su fe, trabajo, buenas obras, oraciones propias -que era “mucho rezador”-, mortificaciones y afectos le han acompañado con el recuerdo de su familia, amigos, vecinos y cuantos le conocimos. Todo eso es lo que ha llevado.
Los soles que arrugaron su frente y dieron tan buen y sano color a su rostro y la sonrisa, un tanto pícara, reflejaban su condición de persona esforzada en el trabajo del que hizo virtud, profunda vida interior y tensión ascética propia de la religiosidad que practicaba buscando el valor divino de lo humano. Lo veo reflejado en uno de los proverbios y cantares de Machado: “No extrañéis dulces amigos, / que esté mi frente arrugada; / yo vivo en paz con los hombres / y en guerra con mis entrañas”.
Aunque, como el poeta, en su vida “nunca persiguió la gloria / ni dejar en la memoria / de los hombres mi canción”, es lo cierto que ha dejado un vacío difícil de llenar y un recuerdo imborrable. Cada vez que se oiga la campana de los auroros de Cascante, tendremos presente su delicada y menuda figura de tañedor y podremos comprobar si ha dejado escuela de campaneros bien acompasados y entonados.
Descansa en paz, Juan José.
El autor es amigo del fallecido y expresidente del Gobierno foral
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora