Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

MARCA NAVARRA

Aitziber Millán, voluntaria hasta la médula

Ella y su hermana gemela Ainhoa han encontrado en Anfas una familia, a la que devuelven con su tiempo como voluntarias todo lo recibido

Ampliar Aitiziber Millán, en una de las clases de la Escuela de Música de Berriozar, donde trabaja como conserje por las tardes.	eduardo buxens
Aitiziber Millán, en una de las clases de la Escuela de Música de Berriozar, donde trabaja como conserje por las tardesEDUARDO BUXENS
Publicado el 03/12/2022 a las 06:00
Le faltan horas al día de Aitziber Millán para colmar su ímpetu de volcarse en los demás. “Más voluntariado me gustaría hacer, pero trabajando mañana y tarde , no me da tiempo”, comparte con pena. Lo extraordinario de Millán es que ha logrado saltar la barrera que suele haber entre los usuarios y los voluntarios de las entidades que trabajan con personas con discapacidad intelectual. Ella, y también su gemela Ainhoa, que no es amiga de ponerse delante de los focos, aúnan ambas condiciones.
Entró en contacto con Anfas gracias a unos monitores que tuvo en Cruz Roja. Ya en Anfas, hizo cursos de autogestión, de resolución de problemas cotidianos y de ocio. Pero no se quedó ahí, sino que ha sido voluntaria en el albergue de peregrinos que la entidad gestiona en Estella, ha colaborado con el reparto de camisetas y el avituallamiento de la carrera solidaria Casolina, en el maratón de spinning o en las grandes recogidas del Banco de Alimentos. “Soy una persona muy activa, me gusta ayudar y que me den esas responsabilidades”, argumenta.
Tuerce el gesto cuando se le pregunta cómo le condiciona la vida su discapacidad. Deja entrever un pasado duro, especialmente en el ámbito escolar. “Sobre este tema no me salen las palabras”, se disculpa. Prefiere hablar de Anfas, de cómo ha encontrado en ellos un lugar de encuentro donde, cree, “aprenden unos de los otros”.
Rojilla de las de casta, socia de Osasuna desde los 18 años, la crisis de los 40 no ha hecho mella en ella. “Me parece un número como cualquier otro”. El futuro es hoy, así que no se plantea metas a largo. “Prefiero seguir currando día a día y lo que venga, pues viene”. Se lo piensa un segundo, sólo uno, cuando se le pregunta qué podríamos hacer para construir una mejor sociedad. “Yo sólo pido que todos nos tratemos con respeto y con igualdad”. 

Aitziber Millán Solís nació el 23 de junio de 1982. Vive en Ansoáin con su hermana gemela, Ainhoa, y su madre, Natividad. Su padre, Manuel, falleció hace unos años. Tiene otro hermano, Arkaitz. Obtuvo los títulos de Técnico de Auxiliar Agraria y de Auxiliar de Horticultura y Jardinería y ahora tiene trabajo por partida doble. Por las mañanas, en el centro especial de empleo de la Fundación Bidean, en el ámbito de la estampación textil. “Hacemos velas, bastidores, terminales, de todo”. Por las tardes, en la Escuela de Música de Berriozar, donde ejerce como conserje desde hace 6 años. “Estoy aquí de 4 a 8, y muy contenta”, asegura.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora