Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sentencia

Una sentencia obliga a Glovo a contratar a sus 206 repartidores

El juzgado concluye que hay una relación laboral entre los riders que trabajan en Navarra y la empresa de reparto de comida a domicilio

Ampliar Un repartidor de Glovo, en la avenida Carlos III de Pamplona
Un repartidor de Glovo, en la avenida Carlos III de PamplonaBUXENS
Actualizado el 14/11/2022 a las 22:31
Entre la empresa de reparto de comida a domicilio Glovo y sus repartidores hay una relación laboral, no son meros autónomos. Así lo han resuelto varias sentencias en España, así lo considera el Gobierno central, que en septiembre impuso a la firma una multa de 79 millones, y así lo ha considerado un juzgado navarro. La sentencia del Juzgado de lo Social nº 1 de Pamplona que ha analizado la situación de estos repartidores en la Comunidad foral ha estimado la demanda de 206 riders y de Comisiones Obreras.
Tras el fallo, recurrible, la Inspección ha dado de alta de oficio en el Régimen General por cuenta de Glovo y ha exigido a ésta el pago de las oportunas cotizaciones. Asimismo, los trabajadores podrán solicitar la devolución de las cuotas del régimen de autónomos, además del resto de derechos.
El juzgado ha aplicado una doctrina del Tribunal Supremo que concluye que Glovo “no es una mera intermediaria en la contratación de servicio entre comercios y repartidores”. “No se limita a prestar un servicio electrónico de intermediarios consistente en poner en contacto a consumidores (los clientes) y auténticos trabajadores autónomos, sino que realiza una labor de coordinación y organización del servicio productivo”, dice la sentencia, que añade que los ‘riders’ “están sujetos a las directrices organizativas fijadas por la empresa”. “Ello revela un ejercicio del poder empresarial en relación con el modo de prestación del servicio y un control de su ejecución en tiempo real”, lo que evidencia una dependencia propia de la relación laboral. La empresa es la que asigna y controla los servicios con una aplicación informática, lo que condiciona “la teórica libertad de horarios”, y además tiene capacidad para sancionar a los trabajadores.
LA LIBERTAD NO ERA REAL
Los repartidores de Navarra que comparecieron al juicio explicaron que la supuesta libertad y autonomía que se recoge en los contratos (para seleccionar los días y horas, iniciar la actividad, aceptar o no los pedidos...) era “más teórica que real”. Y ello debido al sistema de valoración implantado, que condicionaba la posibilidad de seleccionar las franjas horarias disponibles y, por tanto, de trabajar. Este sistema (calificado por uno de ellos como “perverso”) penalizaba la realización de pocos repartos, de forma que, si los repartidores rechazaban días o franjas horarias, reasignaban repartos, se demoraban en la entrega o estaban fuera de la zona, bajaba su puntuación y ello impedía elegir franjas horarias suficientes y adecuadas, pero sí tenían que afrontar los gastos fijos (vehículo, combustible, cuota del RETA, seguro).
Es decir, relataron que para que la actividad fuera rentable había que trabajar muchas horas, muy deprisa y con una buena valoración del cliente final; en caso contrario, se accedía a menos y peores franjas horarias y se hacían menos repartos mientras había que soportar los gastos fijos. Todo ello sin ninguna garantía de unos pedidos o una retribución mínimos, además del resto de inconvenientes: no retribución de días libres y/o vacaciones, no retribución de tiempos sin pedidos...
Según expuso un repartidor, era muy fácil perder puntos y muy difícil ganarlos: a más trabajo, más puntos, más posibilidad de trabajar y de ganar dinero y más puntos; a menos trabajo, menos puntos, menos posibilidad de trabajar y de obtener dinero y menos puntos.

CC OO y UGT piden luchar contra el fraude de contratos similares

Comisiones Obreras celebró este lunes 14 de noviembre que el juzgado navarro “ratifique la doctrina ya fijada desde el Tribunal Supremo, así como de la Ley Rider, en vigor desde agosto de 2021”, si bien agregó que Glovo “es sólo la punta del iceberg que sigue sistemáticamente con su desafío a la ley y la jurisprudencia”. “Existen muchas empresas de este tipo efectuando fraude en la contratación de sus trabajadores y trabajadoras”. “Es una prioridad luchar contra esta lacra laboral”, ha manifestado. A partir de la fijación de firmeza de esta sentencia, CCOO de Navarra señala que se pone a disposición de todos los trabajadores de estas empresas de plataformas de reparto para “seguir actuando legalmente tanto por el reconocimiento de derechos laborales como por la devolución de costes derivados de una actividad de autónomos que no era tal”. “En dichas cargas se encuentran las cuotas de autónomos o los gastos derivados de la actividad laboral”.
Por su parte, UGT instó a Glovo a cumplir “de forma inmediata” esta sentencia, que considera “fundamental”. A juicio del sindicato, “este nuevo varapalo judicial contra Glovo pone de manifiesto una vez más el modelo laboral lleno de precariedad, inseguridad y abuso impulsado por la empresa”. En este sentido, UGT destaca que la ley Rider “ha mejorado el sector y la situación de los trabajadores y las trabajadoras de plataformas digitales, reconociendo los derechos laborales que les eran negados”. Según exponen desde la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo, “a pesar de las dificultades y la presión ejercida por las plataformas digitales, gracias a la ley se han creado puestos de trabajo y se ha construido una representación que permite la defensa de los trabajadores y las trabajadoras, frenando un modelo económico que pretende acabar con los derechos de la clase trabajadora”.

CLAVES

1 Un programa informático. Para prestar los servicios de reparto, Glovo se sirve de un programa informático que asigna los servicios en función de la valoración de cada repartidor, lo que “condiciona decisivamente la teórica libertad de elección de horarios y de rechazar pedidos”. Además, Glovo “disfruta de un poder para sancionar a sus repartidores por una pluralidad de conductas diferentes, que es una manifestación del poder directivo del empleador”.

2 Autonomía “limitada”. La sentencia del juzgado navarro aplica una doctrina del Tribunal Supremo que afirma que, através de la plataforma digital, Glovo “lleva a cabo un control en tiempo real” de la prestación del servicio, sin que el repartidor pueda realizar su tarea desvinculado de dicha plataforma. “Debido a ello, el repartidor goza de una autonomía muy limitada que únicamente alcanza a cuestiones secundarias: qué medio de transporte utiliza y qué ruta sigue al realizar el reparto...”. El Supremo concluye por tanto que las características encajan en las previstas en el Estatuto de los Trabajadores.

3 No está acreditado que trabajaran para otros . La empresa afirmaba que, en todo caso, la doctrina del Tribunal Supremo no se podía aplicar a 11 trabajadores que prestan servicios a otras empresas, además de Glovo. La sentencia rechaza esta pretención. Por un lado, porque en el propio contrato se pacta expresamente un régimen de no exlusividad, y porque es perfectamente lícita “la pluriactividad y el pluriempleo”. El juzgado solicitó información, a instancias de Glovo, a empresas ocmo Uber, Just-eat, Roofoods, Amazon y Fidelis Factu, y de la documentación recibida solo consta que uno de los codemandadados trabajó en 2019 para una de estas empresas y 297 horas para Glovo, por lo que se trata de servicios perfectamente compatibles entre sí. “No ha quedado acreditado que estos trabajadores prestaran servicios similares para Glovo y para terceros”, concluye la sentencia.​

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora