Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Maternidad y salud

El apoyo, clave para seguir amamantando

Iñaki López es matrón y ha impartido muchos cursos de lactancia. Pero cuando en julio nació su primer hijo, la práctica fue más dura que la teoría

Ampliar La matrona Susana Urzaiz pesa a Unax López Redín.
La matrona Susana Urzaiz pesa a Unax López Redín.IRATI AIZPURÚA.
  • Sonsoles Echavarren
Publicado el 02/09/2022 a las 06:00
Unax López Redín llegó al mundo como un bebé presanferminero. El 5 de julio, con 3,355 kilos y tras un parto más o menos rápido que terminó con la ayuda de ventosas, pudo por fin alcanzar los brazos de sus padres: los pamploneses Saioa Redín Garralda, de 39 años, e Iñaki López Arméndariz, de 45. Ambos, sanitarios en el Servicio Navarro de Salud (SNS): fisioterapeuta, ella y matrón, él. “Yo atendí un poco el parto con una compañera pero también lo viví como padre. No tiene nada que ver”. Así ha sido y una vez más se demuestra que teoría y práctica no siempre van de la mano. Es más, no suelen hacerlo. Porque, aunque Iñaki López imparte cursos de formación sobre lactancia materna en el Centro de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (Cassyr) de Azpilagaña, donde trabaja, la lactancia de su primer hijo no ha sido algo tan sencillo. “Al principio, no cogía apenas peso y le tuvieron que ingresar por ictericia (coloración amarilla de la piel por un aumento de la bilirrubina, un pigmento en la sangre). Ha sido muy duro pero ahora ya pesa 4 kilos”, se emociona Saioa a recordarlo. El apoyo de su pareja y de la responsable de la Unidad de Lactancia Materna del Hospital Universitario de Navarra, Susana Urzaiz, han sido la clave. “Si no, yo hubiera tirado la toalla. Ahora entiendo que muchas lactancias fracasen”, concede Saioa.
El pequeño ha ido ganando peso, poco a poco, gramo a gramo. Gracias a la extracción de leche materna, al suplementador (un dispositivo similar a una jeringuilla que se coloca junto al pezón lleno de leche y ‘engaña’ al niño porque le sale más cantidad) y a los suplementos de fórmula artificial inicialmente. “Quizá también haya que quitar el frenillo pero bueno, ahora todo va mejor”, resume Iñaki, aliviado.
Pero ni él ni ella olvidan lo duro que ha sido el último mes. “Al principio, el niño lloraba cada hora pero como apenas mamaba se volvía a dormir sin fuerzas. Yo doy formación en lactancia y nunca pensé que iba a ser tan duro”, reconoce Iñaki. Y añade que las citas con la asesora de lactancia (cada cuatro días) se les hacían eternas. “Cuando vas con ella, sientes más confianza y todo sale mejor. Pero cuando vuelves a casa, otra vez flaqueas. Y por la noche, se te vienen encima todos los fantasmas”.
'ES DIFÍCIL NO FLAQUEAR'
Saioa recuerda que, hasta ahora, no ha querido ver ni hablar con nadie. “Solo estaba centrada en mi hijo, en que ganara peso. Además, está haciendo tanto calor que tenía miedo de que se deshidratara. El tiempo se me ha hecho eterno”, confiesa. Y mientras tanto, ha tenido que escuchar todo tipo de consejos. “Todo el mundo opina y te dice qué es lo mejor cuando tú ya lo sabes. Yo no iba a poner en ningún momento en riesgo a mi bebé y si hubiera tenido que darle biberón, lo habría hecho”. Una opinión que comparte Iñaki. “Es muy difícil no flaquear. La gente te ve sufriendo y te dice: ‘Olvídate de la puñetera teta’. Por eso, es necesario contar con apoyo” .Como el que él le ha brindado incondicionalmente a Saioa. “Si no llega a ser por él, no sé si hubiera podido seguir adelante. Es un trabajo muy intenso y cualquiera no lo aguanta. Lo entiendo”.
Y eso que Saioa no sentía dolor al amamantar. “Porque hay muchas mujeres que tienen grietas en los pezones, mastitis (infección en la mama por acumulación de leche) y que cuando su bebé llora, en vez de querer ponerlo al pecho, sienten un terror y un dolor muy grande”. A partir de ahora, promete Iñaki, intentará ser más “empático” y comprender mejor a las mujeres que acudan a su consulta con problemas de lactancia. “Me doy cuenta de que los días entre una cita y otra, aunque desde fuera parezcan pocos, se hacen eternos”.
Así, el pequeño Unax ha ido ganando más de 40 gramos al día (al principio se estancó en los 10 y la media son 20). Y gracias al tesón de sus padres y al apoyo profesional, este bebé presanferminero ha alcanzado su primer mes con buen peso y mejor salud.
Asegura Iñaki López Armendáriz, por su experiencia como matrón y los cursillos de preparación al parto que lidera, que la mayoría de las madres primerizas se centran más en el momento del alumbramiento que en el postparto y la lactancia. “Tienen miedo y están obsesionadas con ese trance. Lo entiendo. Pero más o menos largo, es un momento. Yo incido en cómo van a estar emocionalmente tras el parto y en la importancia de la lactancia materna, que es algo que se prolonga durante muchos meses”. López aplaude la existencia de la Unidad de Lactancia Materna y el trabajo de su colega Susana Urzaiz. “Pero debería haber más profesionales. Ella está sola y ¿si se pone enferma? ¿Qué pasa con todas las familias que necesitan ayuda?”
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE