Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Feria Medieval de Olite

Olite vuelve a sus raíces medievales

Los combates cuerpo a cuerpo, los puestos de artesanías, comida y el desfile del Cortejo Real fueron las actividades de la mañana de este domingo en la Feria Medieval de Olite, que regresó a la normalidad con las mismas tradiciones pre-pandémicas

Ampliar La tradición de bailar frente a la reina de la feria medieval de Olite regresó a la programación después de dos años de ausencia.
La tradición de bailar frente a la reina de la feria medieval de Olite regresó a la programación después de dos años de ausencia.Alberto Galdona
  • Micaela Barriga Arbulú
  •  
Publicado el 08/08/2022 a las 06:00
Como de costumbre en Olite, este domingo la localidad viajó en el tiempo y los vecinos participaron en una experiencia inmersiva de la época medieval. Los balcones de las calles se llenan de banderolas de colores, algunos vecinos se visten con los ropajes de la época y las plazas se llenan de puestos artesanales.
Antes de entrar a la plaza de los Teobaldos, a la derecha de la torre del Chapitel, estaba María Jesús Cacho Hernández. Se encontraba detrás de una mesa llena de almendras caramelizadas y dulces tradicionales. Cacho ha participado de la feria medieval de Olite con su negocio ‘Dulces Virgen de Ujué’, desde hace 30 años, en el mismo rincón. “Yo me he criado en Olite y me dedico a los dulces. Por eso me encantan estas ferias, porque se relaciona con colaborar, participar y trabajar de lo que me gusta”, comentó la mujer.
Frente al puesto de ‘Dulces Virgen de Ujué’ el calor se sentía el doble. El pueblo se preparaba para tener temperaturas de 35 grados, pero en el puesto de ‘Mundo Pan’, los hornos de leña ya calentaban el lugar. Mauri De Santis estaba colocando la masa cruda al horno para que esté lista para sus clientes. “A las 7 de la tarde tenemos panes de todos los colores, parece un arcoiris”, exclamó De Santis. El panadero es italiano pero viene todos los años a la feria de Olite. Los dos años en los que pararon su trabajo por la pandemia perjudicaron su negocio. Sin embargo, han vuelto muy emocionados a vender todos los tipos de hogazas de pan. “Volvemos con más ganas. Hace mucho calor, pero la gente es muy amable y la feria nos gusta”, sonrió mientras se ajustaba el trozo de camiseta que sujetaba su pelo para mantener su pelo y sudor fuera de su cara.
LOS CABALLEROS DE OLITE
Cruzando hacia la plaza de los Teobaldos, los combatientes medievales se preparaban para su demostración. El grupo de Rioja Medieval o URNA REGNUM se especializan en la lucha cuerpo a cuerpo de caballeros con espada y escudo. No solo hacen representaciones. “Nosotros nos sumamos al combate medieval en 2014, aparte de la recreación, como deporte”, expuso José Miguel Martínez, uno de los combatientes.
Si en las competencias usan un 100% de fuerza, en las recreaciones suelen usar 75%. Luis Miranda empezó a buscar entre las prendas de las réplicas fieles de la armadura del siglo XIV. Encontró un casco con una abolladura en el ojo: “Hecho por uno de los mejores equipos de Francia”.
El grupo participó de 5 duelos frente al ayuntamiento de Olite. Los niños se sentaron en primera fila en el círculo que hicieron para la representación. “Niños, si los caballeros se acercan a vosotros, os tumbáis. Solo lastimaremos a los adultos”, anunció el árbitro.
Tatiana Filimonova conocía las implicaciones físicas que suponían las competencias. Era la única chica del grupo ayer, pero ella entrena igual que todos sus demás compañeros. “Es necesario hacer entrenamiento físico, de fuerza y gimnasia porque necesitas tener fondo para llevar mucho peso encima”, mencionó Filimonova. En conjunto la armadura pesa unos 30 a 35 kilos, tan solo el casco pesa 4 kilos.
PRÍNCIPES Y PRINCESAS
Después del enfrentamiento, se empezó a escuchar música desde la plaza de los Teobaldos. De pronto, una mujer y un hombre en zancos aparecieron junto a un hombre en un monociclo y una contorsionista. Todos ellos bailaron y se movieron al ritmo de la pequeña comparsa que tocaba los tambores, dulzainas, gaitas y panderetas. A las 12.30, el Cortejo Real salió a pasear por las calles.
El desfile estuvo presidido por las personas en zancos que, con cuidado, avanzaban por las calles adoquinadas de Olite. Los músicos abrieron el paso para los príncipes y las princesas. El cortejo dio una pequeña vuelta y regresó frente al parador de Olite.
Por las medidas sanitarias, la feria medieval del año pasado no contó con las danzas tradicionales de la celebración. Sin embargo, este año, se retomó esa tradición.
La reina ocupó su lugar frente al parador, junto a los soldados y al ‘Mago de Pueyo’ y se dispuso a ver a su pueblo bailar para ella. A un lado se colocó un parlante, de este siglo, y empezó la música. Pequeños y mayores siguieron la coreografía ante la mirada atenta del público.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE