Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ola de calor

Un verano de perros

Las tórridas jornadas en la Comunidad foral han provocado que los parques caninos se vacíen ante el peligro de golpes de calor, tanto en personas como en perros. Algunos consejos pueden evitarlo

Ampliar 'Beltza', una perra mestiza de 2 años, se refresca en el río Arga a su paso por la Chantrea
'Beltza', una perra mestiza de 2 años, se refresca en el río Arga a su paso por la ChantreaBriceño
  • Ainhoa Briceno
Publicado el 20/07/2022 a las 06:00
La ola de calor recién terminada y sus temperaturas de 40 grados o más no solo la sufren los humanos, también los animales. A esas temperaturas y en constante movimiento, por ejemplo, los perros también pueden sufrir golpes de calor. Por su naturaleza, necesitan salir a la calle varias veces al día con el riesgo que eso conlleva con máximas extremas.
A LA SOMBRA Y EN EL RÍO
El calor de estos días ha provocado que muchos paseantes prefieran quedarse en casa. Luis Sarasa, vecino de la Chantrea, pasea con su perro habitualmente por el parque de Aranzadi, lugar que estos días se encuentra prácticamente vacío. “Se nota que hay menos gente y la mayoría se va cerca del río, a la fresca”, explica.
En el caso de Ángela Valles, vecina de la Rochapea, su situación es más complicada. Una de sus tres mascotas tiene diabetes, por lo que necesita hacer deporte con frecuencia para bajar los índices de glucosa. Sin embargo, el calor no permite que ‘Lisa’, de 7 años, pueda ejercitarse como de costumbre. “Su nivel de glucosa es más alto que de normal, así que tengo que darle de comer menos para controlarle la diabetes”, cuenta Valles.
Por suerte, según indican desde la Clínica veterinaria Animalia Ezkaba, la toma de precauciones ha evitado las consultas por golpes de calor. Sin embargo, el veterinario César Álvaro Alonso precisa que a lo largo del verano sí que han tratado a animales en esa situación. “El problema está cuando el dueño está bien y el animal se anima demasiado”, apunta el profesional.
Para determinar cuándo existe peligro, el veterinario señala: “Si el perro jadea demasiado y no responde a los estímulos es que está sofocado. En caso de golpe de calor, lo primero sería mojar al animal para bajarle la temperatura y acudir al veterinario de inmediato”.
MÁS CALOR QUE ANTES
Virginia Millares lleva alrededor de 15 años con su negocio de guardería canina ‘Dame la patita’, en Puente la Reina. Con varios perros a su cargo, la educadora sigue una serie de pautas para evitar que los animales se sofoquen: “Los paseo a las horas más tempranas de la mañana, los protejo en el interior durante las horas centrales del día (que es cuando más peligro hay) y volvemos a salir al atardecer”.
Según explica, los perros refrigeran peor que las personas, ya que lo hacen a través de los jadeos. Igualmente, existe un mayor riesgo de sofoco en los perros más adultos, con mayor pelaje o cuya morfología pueda causarles dificultades respiratorias: “Las razas más chatas, como el bulldog francés o inglés y el bóxer”, señala Millares.
Virginia Millares asegura que los últimos veranos han sido más calurosos que en temporadas anteriores. “He notado que este es en el que más días seguidos de calor está habiendo”, dice. Además, con la pandemia y las restricciones, la educadora canina también ha percibido un aumento en la demanda de su servicio: “La gente ha hecho muchas ganas de viajar y está influyendo en la petición de plazas”.
Hace un mes, su guardería estuvo a punto de ser evacuada por los incendios que afectaron a Puente la Reina y que fueron consecuencia de las altas temperaturas. “Estuvimos rodeados por el fuego y un día lo tuvimos a 700 metros y acercándose. Por suerte cambió el viento y nos salvamos, pero lo pasamos muy mal”, cuenta Millares.

Consejos

Evitar las horas de más calor. Como rutina ideal, pasear a primera hora de la mañana y última de la tarde.

Hacer pausas. Parar cada media hora para que el perro pueda recuperar energía.

Paseos cortos. Los canes emplean más esfuerzo con las altas temperaturas.

Andar por la sombra. Aunque no sea en horas de peligro, es importante evitar largas exposiciones.

No realizar ejercicio. Las actividades de esfuerzo pueden sofocar al perro.

Hidratación. Es preciso llevar agua e hidratar al animal con frecuencia.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE