Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tu dinero

Ahorradores en la encrucijada: ¿qué hago con mi dinero?

El escenario económico ha cambiado y no mover el dinero de la cuenta tiene un precio porque la inflación hace que pierda valor. Economistas y asesores recomiendan calma y cambiar de mentalidad. Ahora para empatar hay que arriesgar

Ampliar Ahorro seguros
Imagen de monedas sobre una mesaWestend61 / Rainer Berg
Publicado el 24/01/2022 a las 06:00
Con los buenos propósitos que trae todo nuevo año y una inflación que cerró diciembre en el 6,5%, el nivel más alto en tres décadas, seguro que muchos ahorradores han empezado a preocuparse por sus finanzas. Quizá lo hayan hecho hasta aquellos más conservadores que llevan años resistiéndose a mover sus ahorros de la cuenta corriente. Una cuenta que dicho sea de paso hace no tantos años les llegó a ofrecer rentabilidades superiores al 5% que muchos todavía confían en recuperar. Si es su caso y está cansado de escuchar una y otra vez eso de que ‘está perdiendo dinero’ quizá le interese conocer con algo más de detalle qué consecuencias tiene para ese ahorro que guarda como un tesoro en su cuenta la actual situación: “tipos de interés al 0% o negativos y nula oferta de depósitos bancarios, una inflación elevada (diciembre cerró con un 6,5%) que conlleva pérdida de poder adquisitivo, alta volatilidad de los mercados y entidades financieras que reducen capacidad instalada y no pueden atender a numerosos clientes. Para el ahorrador medio la situación actual puede calificarse de tormenta perfecta”, resume Álvaro Bañón, director de Desarrollo de Negocio de la agencia de valores navarra Haltia Capital.
Ahora para empatar hay que arriesgar porque aunque el escenario de tipos bajos no es nuevo, la elevada inflación con la que cerramos 2021 ha terminado por romper la baraja. “Los 100.000 euros de una cuenta corriente, en enero de 2021 equivalen en realidad a 93.450 por efecto de la inflación (comisiones aparte)”, apunta Bañón antes de recordar que los tipos de interés 0% o negativos suponen pérdida de poder adquisitivo para los ahorradores conservadores. “Desde 2016 esa pérdida es constante y en 2021 se ha disparado”.
Ante esta situación, prosigue, el ahorrador debe tener en cuenta varias pautas. La primera pasa por ser consciente de la situación. “El no hacer nada tiene un precio, el 6,5% el año pasado. A cambio de ese precio, su dinero no sufre fluctuaciones. Simplemente, pierde valor paulatinamente”.
El economista y profesor asociado de la UPNA, Carlos Medrano Sola, recomienda como punto de partida “invertir en conocimiento” para evitar que ese dinero ahorrado con tanto esfuerzo “termine volando” o te termines metiendo en algo (inversiones) para lo que en realidad no estabas preparado y ni querías.
“La inflación es siempre y en cualquier lugar un fenómeno monetario”, recuerda parafraseando a Milton Friedman. Lo que eso significa es que si la oferta monetaria crece más rápidamente que la actividad económica se generan presiones al alza en los precios. Ocurrió en la crisis de 2008 y ha vuelto a pasar . “Cuando hay tanto dinero, el dinero es barato pero pierde valor. Tenemos que ver la inflación no como que las cosas suben de precio sino como que el dinero pierde valor. Es lo que está sucediendo”, explica. Pero, si tener dinero en la cuenta conlleva tal y como está la inflación perder parte de su valor, ¿qué hago? Lo primero calma y lo segundo asuma lo que implica el actual escenario de “represión financiera”, cuando los tipos están cercanos a cero y no existe un activo sin riesgo como cuando podías comprar deuda de un país y te daban un porcentaje.
CONOCERSE COMO AHORRADOR Y DEFINIR OBJETIVOS
Desde Haltia hablan de la importancia de “conocerse como ahorrador-inversor” teniendo en cuenta aspectos como la edad y situación económica, el tipo de ahorro que busca (corto, medio, largo), cómo es su aversión al riesgo y, en el caso de que se decida a invertir, qué bajadas en sus carteras está dispuesto a soportar a cambio de ganancias en el medio y largo plazo, además de valorar su experiencia como inversor y situación fiscal, entre otros aspectos.
Cuando lo sepa, podrá acudir a su entidad financiera para que le oferte algún producto teniendo cuidado de que no sean sólo los suyos o a un gestor o asesor independiente y sin conflictos de intereses al que tendrá que pagar a cambio de su ayuda para diseñar una cartera diversificada de productos financieros que se adecúen a sus características. “Los más comunes y fiscalmente eficientes son los fondos de inversión. Actualmente hay más de 40.000 a disposición de los ahorradores que cubren todo tipo de temáticas y mercados”, asegura Bañón.
En una cartera diversificada de fondos, explican desde la Comisión Financiera del Consejo General de Economista, las opciones son múltiples: acciones, renta fija, derivados, otros fondos de inversión... o incluso una mezcla de todos ellos. Entre sus ventajas, que no tributan hasta el momento del reembolso definitivo lo que permite mover el dinero de un fondo a otro sin coste en función de cuál sea el interés del ahorrador en cuestión. Con todo, los expertos recomiendan definir su perfil inversor antes de contratar cualquier producto financiero y tener en cuenta que mayor rentabilidad implicará asumir un mayor riesgo.
Los que quieran incursionar de lleno en el mercado de valores y tener futuro como inversores es más probable que lo logren a través de participaciones en acciones con una rentabilidad variable. Los que, por el contrario, quieran mantener su capital y tener una fuente de ingresos más segura deberán apostar, según especialistas consultados, por instrumentos más conservadores, de renta fija o indexados.
“Si la inflación provoca que nuestro dinero pierda valor lo que no hay que tener es dinero en la cuenta”, concluye Medrano antes de recordar eso de que la inflación es “la ladrona invisible y roba más a los que tienen efectivo, que es la gente pobre. Los que tenían 4.000 euros han perdido 240 este año pasado. La case media que invierte en fondos no tiene tanto problema. El año pasado el índice Standar& Poor ‘s 500 -uno de los más importantes de Estados Unidos y considerado como el más representativo de la situación real del mercado- cerró con una subida cercana al al 30%. La del Ibex 35 fue del 8%”.
Entre las ideas que lanza este economista para sortear la pérdida de poder adquisitivo está la de invertir parte de ese ahorro que tiene en su cuenta en bienes que se revalorizan con la inflación. Por ejemplo, dice, se podría endeudar comprando un apartamento en la costa que podría alquilar los meses de verano para cubrir parte de los gastos. En este punto, conviene tener en cuenta, como apuntan desde el comparador HelpMy Cash.com, los dos récord que se batieron el año pasado en el mercado hipotecario. Por una parte, que las entidades ofrecieron el tipo de interés más bajo jamás registrado y, por la otra, que se contrataron más hipotecas fijas que nunca, según datos del Banco de España y del Instituto Nacional de Estadística. “La gente tiene que saber qué hacer cuando hay una inflación alta como la actual y que la deuda puede ser buena invirtiendo en cosas que se revalorizan con la inflación porque a la postre debe menos”.
FONDOS INDEXADOS: UNA OPCIÓN CON RIESGOS CONTROLADO
Otra opción, dice, es buscar productos de inversión sencillos asumiendo que el riesgo cero no existe. “Los fondos de inversión indexados son activos fáciles de entender”. Apunta Medrano que hay productos que son específicos para invertir en el mundo como el MSCI Asset allocation Global World. Los fondos indexados, muy populares entre las familias estadounidenses, lo que hacen es replicar el comportamiento de un índice bursátil (por ejemplo el Ibex 35). La filosofía de inversión de estos fondos se basa en la gestión pasiva, una modalidad que exige menos intervención de un equipo gestor profesional. Y a menor intermediación, más fácil resulta para los fondos indexados ofrecer comisiones más bajas (y más margen de beneficio a los partícipes).
Para los ahorradores que hayan superado el umbral de la jubilación la renta vitalicia puede ser otra opción. “Aportas un capital y el banco te da un dinero todos los meses o te promete una rentabilidad”, explica Medrano. Entre las ventajas que este economista destaca de este instrumento es que permite tener un seguro de vida que está garantizado al 100%. Tampoco, dice, se debe descartar la compra de acciones siempre que se apuesta por un riesgo controlado. “Hay acciones que están baratas y otras que dan dividendo”, concluye antes de recordar aquello que dijo Warren Buffett de que la “La Bolsa es un mecanismo por el cual se transfiere dinero del impaciente al paciente”.

ALGUNOS CONSEJOS

1 Objetivos. El ahorrador debe definir sus metas en función de lo que le preocupa y lo que quiere conseguir.
2 Invierte en conocimiento. Tener ciertos conceptos financieros es básico para sacar rentabilidad al dinero. Por ejemplo, en el actual escenario debe saber que una inflación elevada implica pérdida de poder adquisitivo.
3 Calcula el dinero que vas a invertir. Los expertos del comparador financiero HelpMy Cash.com aconsejan no perder de vista la regla del ahorro: 50/30/20. Consiste en coger los ingresos mensuales que uno tenga y dividirlos en porcentajes de modo que las necesidades primarias queden cubiertas (con el 50%), sea posible darse un capricho (con el 30%) y se ahorre para el futuro (con el 20 %).
4 Pida asesoramiento. En su entidad o acudiendo a una asesor o gestor independiente.
5 Compromiso. Será clave para lograr tus objetivos

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE