Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Covid-19

Una familia de Noáin denuncia el retraso en la PCR: 3 días sin saber que es positivo

Más de 2.000 escolares navarros permanecen confinados estos días. Una familia de Noáin denuncia el retraso en la citación y en conocer el resultado

Ampliar Kiara, de dos años, Adei (8) y Oihan (5), el lunes en su casa en Noáin, donde permanecen confinados
Kiara, de dos años, Adei (8) y Oihan (5), el lunes en su casa en Noáin, donde permanecen confinadosdn
Actualizado el 08/12/2021 a las 08:50
Un año y nueve meses después del inicio de la pandemia el coronavirus sigue dando desagradables sorpresas. Y también su gestión. Sobre todo en las familias con hijos en edad escolar. Porque cuando la covid-19 llama a la puerta de un aula es cuando se precipitan las consultas a los protocolos. Los sanitarios y los escolares. Y ahora, en plena sexta ola y con los confinamientos escolares en claro ascenso, esas dudas se multiplican. Y también los problemas. Es lo que le ha ocurrido a una familia de Noáin, que ha conocido el positivo de uno de sus hijos tres días después de realizar la que consideran ya de por sí tardía PCR. Son el ejemplo de la situación por la que atraviesan en estos momentos cientos de familias de toda la Comunidad foral.
Adei, Oihan y Kiara tienen 8, 5 y 2 años y están pasando los puentes forales confinados. Y como ellos, otros 2.000 escolares navarros. Desde el salón de su casa en Noáin, Cristina Sainz, su madre, hace malabarismos junto a su marido para entretenerlos, conciliar y seguir acudiendo a sus trabajos, ya que ellos, vacunados, tienen que hacer vida normal hasta que les llegue su turno para la PCR y el resultado.
“En casa tenemos la sensación de que llevamos dos años vendidos. Ya desde el confinamiento, cuando se cerró todo, nosotros nos volvimos locos trabajando presencialmente y teniendo a los niños en casa. Lo asumimos porque la situación nos pedía un esfuerzo como sociedad. Pero lo que no entendemos es que casi 2 años después sigamos viviendo situaciones ilógicas”, comienza.
Esta familia ha vivido el último mes de sobresalto en sobresalto hasta que la covid ha entrado definitivamente en su casa. Empezó hace un mes, cuando el padre de una niña de clase del hijo mediano contrajo el coronavirus. “Llevaba días con síntomas hasta que consiguió que le hicieran una PCR, porque parece imposible que un médico te la recete, como mucho, un test de antígenos. Dio positivo, pero a su hija tardaron cuatro días en hacerle la PCR. Coincidió con los días del brote que hubo entre los sanitarios de Forem. Lo entendible es que se contagien estando todos los días entre tantos positivos, pero lo que no es normal que no tengan más gente para reforzar el sistema o el Gobierno de Navarra tenga un plan B para estos casos. La niña también dio positivo, pero como llevaba cuatro días sin ir a clase por prudencia no confinaron la clase. ¿Pero y si fue al revés? ¿Y si fue la niña la que contagió al padre? ¿Tanto costaba hacerle una PCR a toda la clase”, se plantea.
TRES DÍAS SIN EL RESULTADO
A la semana siguiente fue Kiara, la pequeña, la que se puso enferma. Típico catarro para el pediatra: Dalsy cada 8 horas y nada de PCR. Cristina Sainz no se fiaba y estuvo haciendo durante toda la semana siguiente test de antígenos a sus hijos. Cada tres días y sufragados de su bolsillo. Todos negativos. “El 23 de noviembre salió un positivo de nuevo en la clase de Ohian, el mediano. Era un martes y su madre nos avisó enseguida. Pero la sorpresa es que no nos confinaron la clase hasta el día 27, sábado. Y al ser alumnos de Infantil, donde no llevan mascarillas en clase, el confinamiento del aula es para todos y se supone que inmediato. La primera PCR nos la hicieron el 29. No tiene sentido. Me quejé en Forem y me remitieron a un mail. Aún sigo esperando respuesta. En esa PCR toda la clase dio negativo. El 2 de diciembre les hicieron la segunda PCR. ¿Y cuál es la sorpresa? Que no tengo el resultado hasta el domingo 5. Teníamos la carpeta de Salud bloqueada y no hubo manera de que nadie nos cogiera el teléfono entre tanto festivo. Al final me entero de que mi hijo es positivo tres días después”, lamenta.
Esta familia dice que entiende la falta de personal, pero considera que si algo ha demostrado la covid es que un error complica la situación epidemiológica en un momento. El positivo de Ohian ha provocado el confinamiento de sus hermanos, pero no de sus padres, que al estar vacunados pueden hacer vida normal hasta que les citen a la PCR. “¿Y qué hacemos, dejamos a los niños solos? ¿Y si nosotros también somos positivos? ¿Pero quién hace estos protocolos? Como sigamos con este retraso a la hora de hacer las PCR en unas semanas el virus va a campar a sus anchas. Que contraten más personal para agilizar las PCR y los rastreos. La única solución para acabar con esto es la vacunación y detectar a todos los positivos y sus contactos”, termina Cristina Sainz.
volver arriba

Activar Notificaciones