Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Iglesia Católica

Juan Antonio Aznárez Cobo es nombrado nuevo arzobispo castrense de España

El actual obispo auxiliar de Pamplona y Tudela tomará posesión del cargo el próximo enero

Juan José Aznárez Cobo (izda.) junto al arzobispo Francisco Pérez
Juan Antonio Aznárez Cobo (izda.) junto al arzobispo Francisco PérezArchivo
  • Paloma Dealbert
Actualizado el 15/11/2021 a las 14:16
El papa Francisco ha nombrado a Juan Antonio Aznárez Cobo nuevo arzobispo castrense. El hasta ahora obispo auxiliar de Pamplona y Tudela asumirá el cargo el próximo 9 de enero de 2022. “Para mí ha sido una sorpresa total”, admitió este lunes Aznárez, durante el anuncio de la designación. Una asombro que también expresó el actual arzobispo de Pamplona y Tudela, Francisco Pérez, que calificó la noticia como “buena” y “un motivo de alegría por la confianza que supone para la Iglesia de Navarra la elección”.
Juan Antonio Aznárez toma relevo a Juan del Río Martín, que falleció el pasado 28 de enero. Hasta el momento, el sacerdote Carlos Jesús Montese se había encargado de cubrir la vacante como ordinario castrense.
Francisco Pérez indicó que es momento de rezar por Aznárez en su nueva tarea de servicio a “los vigilantes de la paz”. De esta manera, relató, se refirió el papa Juan Pablo II a las fuerzas armadas poco antes de morir, cuando el propio Pérez era arzobispo castrense: “Me dejó en el corazón el sentido de lo que es la fraternidad y la paz”.
TIRADOR EN CARROS DE COMBATE
Juan Antonio Aznárez se dirigió a quienes serán a partir de 2022 sus fieles para mandarles un saludo. Un grupo compuesto, según Francisco Pérez, por cerca de 800.000 personas, entre los componentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y sus familias. Nacido en Eibar (Guipúzcoa) en 1961, Aznárez recordó que su generación fue de las últimas en cumplir con el servicio militar obligatorio antes de entrar al seminario. Acudió al periodo de instrucción en el campo de entrenamiento de Albatera (Alicante) y luego acabó en Bétera (Valencia), en una unidad de Caballería. “Aquí donde me veis, yo era tirador de carro de combate”, expuso.
Su nombramiento, contó el guipuzcoano, se lo comunicaron hace nueve días, de imprevisto: “Como obispo auxiliar tenía asimilado que en algún momento me podían destinar a otra diócesis, a prestar servicio a otra Iglesia, pero nunca se me había pasado por la cabeza que no pudiese ser una diócesis territorial, sino, como es este el caso, a una personal”. El nuncio del papa le animó a dar una respuesta positiva. “No dudé ni un instante por mi experiencia anterior. Decirle sí al Señor siempre me ha resultado muy bien”, aseguró.
Su nueva labor es “muy diferente” de la que ha desarrollado hasta ahora, pero “el asunto central, que es hacer presente el amor de Dios anunciarlo y ayudar a crecer en ese conocimiento vivo, es común”. Visitará cuarteles, presidirá actos y confirmará a adultos, entre otras tareas: “Voy a tener que preguntar y aprender mucho, pero voy con confianza. Porque don Carlos Jesús, el vicario general, con quien he tenido que hablar a lo largo de estos días, más amable y más disponible no puede haberse mostrado”.
Juan Antonio Aznárez ha pasado la mayor parte de su vida en Navarra, de la que procede su padre. Llegó a la Comunidad foral con solo 13 años y en 1984 se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza. Fue ordenado sacerdote en 1990, en la iglesia de Santa María la Mayor de Tudela. Antes de ocupar el cargo de obispo auxiliar, en 2012, había pasado tres años como vicario general de la Archidiócesis de Pamplona y Tudela.
ASIGNATURA DE RELIGIÓN
Tanto el arzobispo Francisco Pérez como Aznárez partieron este lunes a Madrid para participar en la Asamblea Plenaria de los obispos españoles. Pérez cumplirá 75 años en enero, una edad a la que debe presentar su renuncia al papa, escrito que no supone el abandono inmediato de sus funciones. “Don Fernando [Sebastián] estuvo dos años y pico, mi predecesor. El arzobispo de Valladolid lleva ya cuatro años”, ejemplificó. La retirada se hará, añadió, “según lo vaya viendo también el papa” y las fuerzas de las que disponga él mismo.
Durante la rueda de prensa, Francisco Pérez se refirió a la reducción de las horas dedicadas a la asignatura de Religión en los colegios. “Queremos que los acuerdos Iglesia-Estado se cumplan, porque ahí hay unos acuerdos, como hay otros tantos de otras naciones”, manifestó. El obispo de Lugo, responsable de la comisión de Educación se encarga de tratar el asunto junto a la ministra Pilar Alegría: “Procuraremos ayudar en todo lo posible, porque la Iglesia tiene esta misión de ayudar al pueblo de Dios y de hacer todo el bien posible al alumnado”.
El arzobispo también destacó, el papel de la Iglesia en la pandemia: “Uno de los puntos que hoy se ha perdido bastante es el sentido de la trascendencia. El psiquiatra apoya y ayuda, porque están haciendo una grandísima labor, como también nosotros desde el punto de vista espiritual”.
volver arriba

Activar Notificaciones