Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tribunales

Condenado por robar la tablet al médico mientras auscultaba a su hijo

La Audiencia confirma una multa de 200 euros por un delito leve de hurto cometido en un centro de salud

Interior del centro de salud de San Juan, en una fotografía del pasado mes de julio.
Imagen de archivo del interior del centro de salud de San JuanCalleja/Archivo
Actualizado el 03/11/2021 a las 09:11
La Audiencia Provincial de Navarra ha confirmado la condena a un hombre por haber robado la tablet a un médico mientras atendía a su hijo un centro de salud. El denunciado negó ser el autor de la sustracción y recurrió la primera sentencia por un delito leve de hurto, pero la Sección Segunda ha confirmado el fallo por considerarlo “absolutamente razonable, coherente y congruente”. Entre otros motivos, porque el dispositivo electrónico estaba sobre la mesa y desapareció tras el paso por la consulta del acusado.
La sustracción se produjo a las seis de la tarde del 4 de agosto de 2019 en un centro de salud en servicio de urgencias rurales. El procesado y su mujer se encontraban allí en compañía de sus dos hijos y fueron atendidos por el denunciante por el asma de uno de los menores. En el transcurso de la visita, y aprovechando “un descuido”, el padre “se llevó la tablet que el médico había dejado encima de la mesa”, tal y como reflejó en la sentencia el Juzgado de Instrucción nº 4. La mujer, que también era acusada, fue absuelta.
El condenado recurrió. Por un lado, afirmaba que se había vulnerado su derecho a la presunción de inocencia. A su entender, había sido condenado “sin que hubiera una sola prueba o indicio” contra él. La condena, añadía, se había fundamentado “exclusivamente” en las manifestaciones del médico, que ni siquiera le vio llevarse la tablet y solo lo “sospechaba” por las “circunstancias” de la desaparición.
El propio médico relató en el juicio cuáles eran esas circunstancias por las cuales “no dudaba” de quién era el ladrón. Explicó que el denunciado y su mujer acudieron al centro de salud con dos niños. Una vez en la consulta, pidió a la madre que pasara con el niño “aparentemente enfermo” a una habitación contigua para ponerle allí una mascarilla y auscultarle, mientras en la consulta se quedaban solos el denunciado y su otro hijo. Encima de la mesa, la tablet. Fue al regresar cuando echó en falta el dispositivo electrónico. En el juicio, el médico reconoció “con toda claridad” al denunciado como la persona que se había llevado la tablet. En la vista también declaró la mujer, quien destacó que “ella no se había llevado nada”.
La defensa también pedía la nulidad del juicio y de la sentencia al entender que el condenado solo denunció a “la pareja” de la mujer, sin citarlo en ningún momento, por lo que la única persona denunciada, en su opinión, era la mujer y él ni siquiera tenía que haber estado el juicio. La Audiencia rechaza cualquier tipo de indefensión, recordando que se le designó un abogado de oficio que ha podido ejercer su labor con todas las garantías.
volver arriba

Activar Notificaciones