Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

El presunto autor del crimen de Lardero asesinó a puñaladas a una joven navarra en 1998

Francisco Javier Almeida fue condenado a 30 años de cárcel por matar a María del Carmen López Guergué, natural de Aguilar de Codés

Ampliar SUCESO LARDERO
Momento en el que la Guardia Civil detiene al acusado en LarderoEFE/Guardia Civil
Actualizado el 30/10/2021 a las 10:04
El presunto autor de la muerte de un niño de 9 años la pasada noche en la localidad riojana de Lardero ya cumplió condena por asesinar a una joven navarra en 1998. Se trataba de María del Carmen López Gurgué, natural de Aguilar de Codés, en el que se conoció entonces como el 'crimen de la inmobiliaria'. López Gurgué, que en aquel momento tenía 26 años y se iba a casar, residía desde pequeña en Logroño junto a su madre, viuda, y uno de sus seis hermanos, aunque visitaban asiduamente sus raíces navarras. Trabajaba como agente inmobiliaria en una compañía de la capital riojana cuando ocurrió el crimen y fue precisamente por su condición laboral de lo que se valió Francisco Javier Almeida López de Castro para cometer el asesinato.
Ocurrió el 17 de agosto de 1998 cuando el ahora detenido contaba con 31 años. Según consideró probada la sentencia de aquel caso, el detenido acudió a una inmobiliaria en varias ocasiones para visitar un piso. En una segunda ocasión entró con la agente inmobiliaria navarra en el interior de un domicilio y, en un momento dado, aprovechó para darle varios pinchazos para finalmente causarle la muerte inmediata con una puñalada en el corazón. Aunque en un primer momento declaró su inocencia, en el transcurso del juicio, que tuvo lugar en marzo del 2000, Francisco Javier Almeida cambió su declaración y asumió su culpabilidad en el asesinato. Aunque dijo ser inocente del otro cargo que se le imputaba; agresión sexual, el jurado popular le declaró culpable al estimar las pruebas forenses efectuadas. Fue sentenciado a 30 años de cárcel (de los que debía cumplir un mínimo de 22) y a pagar una indemnización de 40 millones de pesetas a la familia. Por estos hechos, y tras disfrutar de varios permisos penitenciarios, salió de la prisión de Logroño en abril en 2020.
Se da la circunstancia de que el presunto autor del crimen de anoche cuenta también con otro antecedente más. Se remonta en 1993 cuando fue condenado a 7 años de cárcel por un delito de agresión sexual a una menor de edad. Entonces cumplió algo menos de la mitad de la pena entre rejas.
volver arriba

Activar Notificaciones