Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Presupuestos de 2022

NA+ no ve voluntad en el Gobierno de negociar los presupuestos y deja la mesa

El Ejecutivo y la coalición se acusan de haber sido quien ha dado un “portazo” al otro

El presidente de UPN cuenta a Diario de Navarra la reunión mantenida con María Chivite sobre los presupuestosJosé Antonio Goñi
Actualizado el 14/10/2021 a las 08:11
Este miércoles tuvo lugar la primera y al parecer la última reunión sobre los presupuestos de la Comunidad foral para 2022 que mantienen el Gobierno foral y Navarra Suma. La coalición, citada en el Palacio de Navarra a las 15.30 horas, se levantó del encuentro a los diez minutos al ver que el Ejecutivo de María Chivite daba un “portazo” a sus propuestas, explicó a la salida su líder Javier Esparza, recordando que para ellos son “irrenunciables” (están reproducidas abajo). Sostuvo que no ven voluntad en el Ejecutivo por llegar a un acuerdo con ellos y no van a participar en un “teatrillo” para que al final el Gobierno vuelva a pactar los presupuestos con Bildu.
Por el contrario, el Ejecutivo aseguró que el “portazo” lo dio Navarra Suma a la negociación y criticó las formas con las que actuó ayer la coalición al abandonar así el encuentro. El vicepresidente Javier Remírez aseguró que había puntos de la propuesta de NA+ que sí estaban dispuestos a negociar.
En la breve reunión estuvieron por NA+ Esparza y la portavoz de economía, Mª Jesús Valdemoros. Por el Ejecutivo, la presidenta Chivite; la consejera de Economía, Elma Saiz; y los vicepresidentes Javier Remírez y José Mari Aierdi.
Esparza llevó la carta que hizo llegar a Chivite el 1 de octubre con las propuestas de su grupo a la negociación presupuestaria. La presidenta también la tenía allí. “He preguntado si estaban dispuestos a asumir lo que nosotros pedíamos y ellos han dicho que no, que había cuestiones que eran imposibles”, relató Esparza.
Hablaron sobre la reforma tributaria con la que NA+ pide medidas para “recuperar” la competitividad fiscal. La presidenta, según Esparza, le respondió que Navarra ya es competitiva. Luego trataron sus posturas sobre la N-121-A. El Ejecutivo rechazó que se pueda convertir en una vía con doble carril en ambos sentidos, una 2+2 como pide NA+.
“Nosotros nos hemos levantado educadamente y hemos dicho que no vemos ninguna posibilidad de llegar a acuerdos. Si la presidenta del Gobierno nos llama para hablar de otras cosas, no tenemos ningún inconveniente, pero desde luego de presupuestos no”, zanjó el líder de NA+.
Un tercer acuerdo con Bildu
El Gobierno negociará los presupuestos para 2022 con Bildu, con quien ya ha pactado los dos presupuestos de esta legislatura, los de 2020 y 2021. Ayer por la mañana, el vicepresidente Remírez ya había manifestado a los periodistas el “alto grado de satisfacción” que tienen por el grado de cumplimiento de lo pactado. “Son ya dos acuerdos presupuestarios. Creemos que mandamos un mensaje a la ciudadanía de estabilidad política, de certidumbre, de seguridad, frente a algunos mensajes absolutamente carentes de sentido”, señaló Remírez.
Con Bildu, 1 hora 45 minutos
La reunión con EH Bildu estaba convocada a las 16.45 horas y salieron cerca de las 18.30. Por la coalición asistieron Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz. A su salida, Ruiz no quiso avanzar a los periodistas qué propuestas han llevado a la negociación, pero sí dejó claro que entre los temas que pondrá sobre la mesa estarán la política lingüística, en medio de la polémica por la falta de una regulación del euskera como mérito, y ya han planteado sus prioridades en materia fiscal. Recalcó que, además, quieren que los acuerdos que alcancen no sólo se recojan en enmiendas que se debatan en el Parlamento, sino que estén ya en el proyecto que aprobará el Gobierno y enviará a la Cámara. “Hacemos una lectura positiva de la reunión de hoy”, destacó Ruiz, quien sí vio “voluntad” en el Ejecutivo por negociar y llegar a acuerdos con ellos.
Bildu entregó un documento al Ejecutivo con sus prioridades en materia fiscal y presupuestaria que no quisieron hacer público. Sobre la salida de la reunión de NA+, la portavoz parlamentaria de Bildu sostuvo que es “irrelevante” lo que esa coalición diga, pero que “queda en evidencia que el Gobierno, si quiere contar con unos presupuestos, tendrá que hacer un esfuerzo por intentar llegar a un acuerdo con EH Bildu que a día de hoy es la única opción que tiene”.

Esparza: “Es evidente que hay un pacto de legislatura del Gobierno con Bildu”

“Ha ocurrido lo que pensábamos, María Chivite está con EH Bildu y van a ser los terceros presupuestos que se van a aprobar con ellos. Me da mucha pena, porque creo que no es bueno para Navarra”, declaró ayer el portavoz parlamentario de la coalición de UPN, Ciudadanos y PP, Javier Esparza, después de que tanto él como la portavoz de economía de su grupo, Mª Jesús Valdemoros, se levantaran de la reunión con la presidenta María Chivite a los diez minutos de haber entrado.
Era un primer encuentro inicial sobre el anteproyecto de presupuestos de Navarra para 2022 que el Ejecutivo está en estos momentos elaborando. En el caso de NA+ será la última reunión sobre este tema, como recalcó Esparza. Indicó que no iban a “perder el tiempo”. “Si la presidenta del Gobierno nos llama para hablar de otras cosas, no tenemos ningún inconveniente. Para hacer un teatrillo”, para que después “María Chivite termine con los de siempre, que con nosotros no cuente”, agregó. “Es ya evidente que hay un pacto de legislatura” entre el Ejecutivo y la coalición de Bakartxo Ruiz y Adolfo Araiz, aseguró el portavoz de NA+. “Da lo mismo qué le propongamos, siempre elige de compañero de viaje a EH Bildu”, insistió. En ese sentido, opinó que la presidenta María Chivite “antepone su interés al de los ciudadanos”.
El rechazo a sus propuestas
Esparza aseguró que su coalición “ha tendido la mano”, intentando llegar a un acuerdo, con las “prioridades” que a su juicio tiene la Comunidad. Para NA+ eran irrenunciables, pero ya la presidenta Chivite avanzó el día que las conoció su rechazo a varias de ellas.
El líder de NA+ declaró que con ese “portazo” a la propuesta, “María Chivite y el Partido Socialista están diciendo no” a “convertir a Navarra en una tierra atractiva” fiscalmente, a “mejorar la atención primaria” o a subir el sueldo a los sanitarios, a derogar el decreto del euskera, a “mejorar la renta garantizada”, a firmar un convenio para que el TAV sea una realidad lo antes posible, a “planificar” que el agua del Canal “llegue cuanto antes a la Ribera”, a defender que la Guardia Civil siga en las carreteras de la Comunidad foral o a pedir que a la planta de Volkswagen Navarra “se le trate igual” que a la de Seat Martorell por parte del Ejecutivo central. “Se está diciendo no a cuestiones fundamentales para el desarrollo de esta tierra, que afectan a los ciudadanos”.

Remírez replica que es Esparza quien muestra que no quiere negociar

“Nos hubiera gustado tener la oportunidad de hablar con el señor Esparza, pero a la primera de cambio se ha levantado literalmente de la mesa, a los cinco minutos, lo que demuestra su poca voluntad negociadora. No sé si está preso de alguna estrategia que supera el ámbito de la Comunidad foral”, declaró a los periodistas tras la tarde de reuniones el vicepresidente 1º del Gobierno, Javier Remírez.
“No reconocemos a la UPN que siempre ha estado dispuesta a hablar y a dialogar”, agregó. Afirmó que la actitud de Javier Esparza fue “impropia” de un responsable público.
Remírez criticó que Esparza dijera que no iba a participar en un “teatrillo”. “¿Teatrillo? Las instituciones merecen un respeto, incluso los votantes del señor Esparza merecen un respeto que en este caso no ha demostrado él con su actitud en la reunión. No ha querido entrar a hablar de los puntos que trataban en su propuesta y en algunos de ellos había posibilidades serias de avances, no sé si para un acuerdo presupuestario, pero sí para consensos”.
La opción de Bildu
Al Gobierno sólo le queda la vía de negociar con EH Bildu los presupuestos, pero es algo que Remírez no quería ayer reconocer. “Tenemos la mano tendida a las dos formaciones políticas, a Navarra Suma y a EH Bildu” y “serán otros los que tengan que explicar por qué a las primeras de cambio no quieren negociar”.
- “Navarra Suma ya ha dicho que no va a negociar los presupuestos con ustedes, por lo que sólo tienen la opción de negociar con Bildu”, planteó este periódico a Javier Remírez.
- “Lamentamos que decida de manera unilateral romper las negociaciones presupuestarias, pero nosotros seguimos con la mano tendida a Navarra Suma”, insistió él.
El vicepresidente segundo, José Mari Aierdi, afirmó sobre la propuesta que ayer les trasladó Bildu (que no se hizo pública) que hay cuestiones que comparten y otras no, pero “abre una vía de discusión y participación”. Remírez señaló que ahora llevarán a cabo una negociación “discreta, que no oculta”.
volver arriba

Activar Notificaciones