Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiscalidad

Las cuatro deducciones, al detalle

El comité creado por el Gobierno plantea propuestas para cada una de ellas tras analizar desde su regulación y objetivo, hasta su evolución histórica y tratamiento en otros ámbitos fiscales, así como el impacto económico que conllevan

Entrada al departamento de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra
Entrada al departamento de Economía y Hacienda del Gobierno de NavarraEDUARDO BUXENS
  • D.D.M
Actualizado el 02/10/2021 a las 10:36
Compensación de pérdidas sin el límite temporal de 15 años
Los expertos consideran que “no se trata de un beneficio fiscal sino de una excepción al principio de independencia de ejercicios”. Este incentivo, resumen, es el “derecho” de los contribuyentes a compensar la renta positiva obtenida en el ejercicio, con las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores que hayan sido liquidadas por autoliquidación o por liquidación de la Administración tributaria. Explican que la normativa foral del Impuesto sobre Sociedades permite que las pérdidas generadas en un ejercicio puedan ser objeto de compensación sólo con las rentas positivas que se obtengan en el futuro y no se permite la compensación hacia atrás (carry back). “De acuerdo con los datos analizados, se observa que hay una clara correlación entre la limitación cuantitativa de la reducción de bases liquidables negativas y el límite temporal”. Su propuesta pasa por mantener las limitaciones cuantitativas a la reducción de bases liquidables negativas existentes en la normativa vigente: el 70% para pequeña y mediana empresa y un porcentaje inferior para la gran empresa. Al mismo tiempo considera conveniente suprimir el límite temporal vigente de 15 años y establecer la posibilidad de compensar las bases imponibles negativas sin límite temporal alguno. Finalmente, propone ampliar el plazo de “carencia” de 3 años a 5 años, en el que no se aplica el límite de compensación de pérdidas para las empresas de nueva creación.

Los incentivos a la creación de empleo, a las políticas activas

​Las dudas sobre su eficacia llevan al comité de expertos a aconsejar la eliminación de la deducción por creación de empleo, “pudiendo ser sustituido el incentivo fiscal por otro tipo de actuaciones públicas, por ejemplo, las denominadas políticas activas de empleo”. Esgrimen para su eliminación motivos como que este beneficio afecta únicamente a un colectivo de empresas y no necesariamente a todas las que puedan crear empleo y que actúa puntualmente y una sola vez. “Es más bien un premio por crear empleo que un incentivo”, razonan los expertos. E, incentivo consiste en aplicar una deducción de la cuota líquida por cada persona-año de incremento del promedio de la plantilla, con contrato de trabajo indefinido y con un salario superior a 27.000 euros. El cómputo se realiza por persona-año, comparando el promedio de la plantilla del ejercicio respecto de la plantilla media con dicho tipo de contrato correspondiente a los doce meses inmediatamente anteriores al inicio del período impositivo. Los importes de la deducción oscilan entre los 1.000 euros de la cuota líquida por cada persona-año hasta los 6.800 en función de los tipos de contrato. Su objetivo es incentivar la creación de empleo. La deducción generada ha tenido una fuerte reducción en los años más duros de la crisis, a partir de 2011, y una recuperación que se interrumpe en 2018.

Una mejor delimitación de la reinversión de beneficios

​Los expertos examinan de manera conjunta tres incentivos fiscales: el de exención por reinversión de beneficios extraordinarios, la reserva especial para inversiones y la deducción por inversión en elementos nuevos del inmovilizado material. Lo hacen, según explican, porque los tres forman parte del grupo de los incentivos a la inversión en activos fijos con los que se pretende mejorar la competitividad de las empresas mediante una reducción de la carga tributaria. “Ante las serias dudas sobre su idoneidad”, plantean su supresión aunque, “alternativamente y dado que no es el momento de proponer medidas como reducción de tipos de gravamen que compense dicha supresión, y teniendo en cuenta su propósito común” se podría, dicen, mantener la reserva especial para inversiones y la deducción por inversiones en elementos nuevos de inmovilizado material. En todo caso, el comité considera que, en términos generales, “sería conveniente delimitar mejor estos beneficios para orientarlos al objetivo o finalidad que se pretende conseguir y dirigirlos a sectores estratégicos para Navarra”. En el caso de la exención por reinversión, el número de declaraciones se ha ido reduciendo de manera incesante (ver gráfico superior) y el importe de la exención aplicada se desplomó en 2018 y 2019, conforme se fueron endureciendo los requisitos y se redujeron las situaciones en que es aplicable.

Mecenazgo social en iguales circunstancias que el cultural

​Los beneficios fiscales del mecenazgo se aplican a los donantes y aportantes. Los expertos recuerdan que estímulo fiscal al mecenazgo cultural y social deja en manos de la ciudadanía la elección de las cuantías financiadas y de las entidades beneficiarias de las mismas. “Más allá del animus donandi de cada persona, el sistema presenta un sesgo evidente a favor de los contribuyentes con mayor capacidad de renta. De ahí que el modelo puede ocasionar una financiación desigual o asimétrica de la actividad cultural y de interés social”, recalcan. Su propuesta para los incentivos al mecenazgo y la deducción por gastos de publicidad derivados de actividades de patrocino pasan por “elaborar un texto refundido para acabar con la dispersión normativa en materia de incentivos fiscales al mecenazgo y al patrocinio”. Se busca así que la autorización legislativa sea lo suficientemente amplia como para armonizar y modificar disposiciones. Plantean, además, la necesidad de modificar la normativa para que el mecenazgo social se aplique en las mismas circunstancias que el cultural por lo que se refiere a prestaciones de servicios y donaciones en especie y por incluir un incentivo a la fidelización de modo que si se mantiene o aumenta el importe de las aportaciones realizadas en años anteriores el beneficio fiscal sea mayor.

volver arriba

Activar Notificaciones