Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Energía

¿Por qué sube el precio de la luz?

La revalorización del gas en los mercados internacionales y la subida del C02 están detrás de una escalada de precios que podría prolongarse meses. En el nuevo sistema de facturación, dicen los expertos, está la clave para aplanar la demanda

¿Por qué sube el precio de la luz?
Los partidos políticos y las asociaciones de consumidores piden al Gobierno que intervenga para tratar de rebajar el precio de la luzaRCHIVO
Actualizado el 22/08/2021 a las 08:02
En el sector eléctrico hay una respuesta en la que todos coinciden estos días. Da igual qué se pregunte y a quién. El precio de la energía está en el centro de todos los debates. Los partidos políticos y las asociaciones de consumidores piden al Gobierno que intervenga para tratar de rebajar el precio de la luz mientras los expertos insisten en que detrás de la subida de las últimas semanas están los precios disparados del gas en los mercados internacionales, por encima de los 40 euros el MWh frente a los 12 de hace un año fruto de los recortes de Rusia y de un invierno frío en Asia y Europa que ha vaciado las reservas.
Pero hay más. También han subido los derechos de emisión de C02, cerca de un 40% este año. Y a todo ello hay que sumarle el incremento de las temperaturas que por motivos lógicos deriva en estas fechas en un repunte de la demanda. Hasta el Banco de España ha dado por buenas todas estas explicaciones de por qué sube la luz en su último informe. Pero todos saben que el mercado eléctrico lleva años arrastrando problemas estructurales, entre ellos, el que afecta a la formación del precio de la energía. Se da por hecho que la solución no llegará en el corto plazo pero la factura de la luz sí seguirá llegando puntual a nuestros hogares y hay aspectos y claves sobre cómo funciona el mercado que los consumidores debemos conocer para tratar de mitigar, al menos en parte, el impacto de la geopolítica en nuestros bolsillos. Y es que a tenor de lo que aventuran los expertos, esta última escalada de precios aún podría durar meses.
EL ORIGEN DE LA FORMACIÓN DE LOS PRECIOS
Los costes de generación de la electricidad dependen en buena medida de las fuentes que se emplean para producirla. Aunque las energías renovables, las más baratas, son ya mayoritarias en nuestro sistema están sometidas a factores que presentan una gran variabilidad como las condiciones meteorológicas. Una circunstancia que obliga, por un lado, a tener sobrecapacidad de potencial instalada -en el caso de la eólica, según algunas fuentes, de hasta cuatro veces más de la energía que producen- y, por el otro, a disponer de centrales eléctricas paradas que habitualmente utilizan gas en previsión de que no se pueda cubrir la demanda.
EL MERCADO MAYORISTA NUEVO DÍA, NUEVO PRECIO 
El mercado mayorista es el que fija los precios diarios de la energía y está gestionado por OMIE, el operador independiente del mercado eléctrico. Un mercado marginalista en el que el precio del MWh se establece por horas para el día siguiente. Conocida la demanda, las empresas productoras hacen sus ofertas. Es lo que se conoce como pool. Salvando las distancias, una especie de mercado persa en el que todos los días se ‘comercia’ con el precio de la energía. De ahí su nombre (pool). Por eso de que vendedores y compradores mayoristas de energía arrojan sus ofertas al mercado como si las lanzaran a una piscina. El método marginalista por el que se fijan los precios hace que toda la energía se pague al precio de la última en entrar en subasta (la más cara). Aunque difícil de entender para el consumidor de a pie es, a juicio de los especialistas, el modelo más eficiente. Aunque en un principio sólo las eléctricas participaban en este mercado, con el tiempo se han ido sumando agentes. Desde generadores, a comercializadoras, pasando por empresas externas, fondos, bancos y cualquier otro ente calificado como “consumidor cualificado de energía”. Es lo que explica que en ocasiones escuchemos eso de que la luz cotiza en mercados futuros en los que, como en la bolsa, se producen operaciones de miles de millones en tan solo unos segundos a base de especular con las curvas de demanda y oferta.
LA FACTURA. CÓMO INFLUYE EL PRECIO DE LA ENERGÍA  
El precio de la energía que se acuerda a diario en el mercado eléctrico tiene un peso en la factura de los consumidores acogidos a la tarifa regulada del 24% mientras que alrededor del 50% corresponde a los peajes -el coste de las redes de transporte y distribución- y cargos -cargos asociados al fomento de las renovables, a las extrapeninsulares y las anuales del déficit de tarifa-. El resto son impuestos.
LA SUBIDA ¿A CUÁNTOS CONSUMIDORES AFECTA?
Las oscilaciones en el precio diario de la energía en el mercado mayoristas afectan directamente a los consumidores acogidos a la tarifa regulada (PVPC), algo más de 121.000 en el caso de la Comunidad foral y aproximadamente el 31% de los suministros activos. Por el contrario, los que se encuentran en el mercado libre estarían libres de las oscilaciones ya que cuentan con un precio pactado con su compañía. Aunque si la subida continúa, cuando esos contratos se actualicen podría haber sorpresas.
LOS CAMBIOS. EL NUEVO SISTEMA DE FACTURACIÓN
El nuevo sistema de facturación que entró en vigor el pasado 1 de junio ha coincidido con un aumento sostenido del precio de la electricidad. Pero esa nueva tarifa no es el origen del problema. En el sector se asegura que el nuevo método aplicable a la tarifa es, de hecho, “más racional” y debería propiciar que gran parte de los consumos se desplacen fuera del periodo punta, ya que el objetivo es aplanar la demanda de electricidad que varía mucho a lo largo del día, lo que obliga a tener una sobrecapacidad instalada. Consiste básicamente en fijar tres precios distintos para la energía (kWh). Ahora, la facturación del término energía se divide en tres periodos en lugar de los dos que se aplicaban los consumidores que habían optado por la tarifa con discriminación horaria. Pero volvamos con la última subida de precios. Mientras que en enero el precio de la luz subió por un hecho puntual -la borrasca Filomena-, la última escalada no lo es (puntual) y tiene una explicación. El año pasado el precio de la energía fue anormalmente bajo. La pandemia redujo la demanda y los precios bajaron pero ahora que la actividad económica ha recobrado la normalidad, la demanda ha subido de forma exponencial aproximándose a valores prepandémicos.
ALIVIO FISCAL. UNA REBAJA SE QUEDA CORTA 
Para tratar de paliar las subidas de la luz el Ejecutivo de Sánchez ha aprobado una reducción del IVA del 21% al 10% hasta final de año para todos los consumidores con una potencia contratada de hasta 10kW. También, la suspensión temporal -para el tercer trimestre del año- del 7% del Impuesto sobre el valor de la Producción de Energía Eléctrica. Pero la subida ya ha neutralizado ese ahorro. Más a largo plazo ha puesto en marcha iniciativas legislativas para sacar del recibo de la luz las primas a las renovables, con las que cargarán energéticas, petroleras y gasistas incluidas, y para minorar los beneficios de hidráulicas, nucleares y eólicas anteriores a 2003.
LA POTENCIA ¿ME PUEDE AYUDAR A AHORRAR?
Sí. Las eléctricas insisten en la importancia de conocer qué potencia necesitamos en nuestro hogar pues cada kilovatio de potencia innecesario puede restarnos hasta cinco euros de ahorro cada mes. No es tan relevante el tamaño del hogar, sino los aparatos eléctricos que necesitamos tener conectados a la vez. Por nivel de consumo, el ranking lo encabezan frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, horno y televisión. Ahora que estamos en verano, conviene recordar que bajar un grado el aire acondicionado puede reduce un 8% el consumo de energía y si éstos se sustituyen por ventiladores el ahorro llega al 10%. Entonces, ¿qué potencia debemos contratar? Debemos saber que contratar la potencia justa no será fácil. Si se opta por una elevada (8,8 kW, por ejemplo), la parte fija de la factura se encarece, pero si la potencia se queda corta, el Interruptor de Control de Potencia saltara con frecuencia. Aunque hasta ahora sólo se podía contratar una potencia, los nuevos contadores para controlar la potencia con el ICP integrado permiten contratar una potencia diferente para las horas valle (de las 0 a las 8 h en días laborables y el día entero si es sábado, domingo o festivo nacional), con un precio muy barato.
volver arriba

Activar Notificaciones