Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Facturas

Miles de navarros, abocados a pagar este mes hasta 27€ más de luz

El 31% de los suministros activos dependen de esta tarifa, históricamente más barata que las que ofrece el mercado libre

Sandra Imizcoz Gambra, de  Dinauto Taller XXI
Sandra Imizcoz Gambra, de Dinauto Taller XXIVillanueva
Publicado el 21/08/2021 a las 06:00
Tras el segundo ‘viernes negro’ eléctrico en lo que llevamos de mes, el precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista ya triplica al registrado hace justo un año y eso tendrá su reflejo en el próximo recibo de la luz que se espera de récord en miles de hogares y negocios de la comunidad. Si el año pasado por estas fechas el precio medio del megavatio hora (MWh) en el mercado mayorista rozaba los 40 euros, ayer viernes se volvieron a superar los 117 euros. Fue el segundo registro más alto de la serie histórica, a tan sólo 16 céntimos del máximo que se alcanzó el pasado 13 de agosto. Un incremento que ha terminado por comerse el ahorro derivado del alivio impositivo que el Gobierno aprobó a finales de junio para los consumidores con tarifa regulada (el IVA que grava el recibo eléctrico ha pasado -en principio hasta diciembre- del 21 al 10% para los consumidores con una potencia contratada de hasta 10 kilovatios). Así, según los cálculos realizados por diferentes expertos y organizaciones de consumidores, los clientes acogidos al llamado PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), que se guía por los precios diarios, algo más de 121.000 suministros entre hogares y pequeños negocios, podrían ver incrementado su recibo de la luz este mes hasta en 27€ de media con respecto al que pagaron en agosto de 2020.
Una nueva tormenta perfecta de la luz provocada en buena medida, coinciden los expertos, por el encarecimiento de los derechos de emisión de C02 y de los precios del gas que vuelve a producirse en el mes en el que se necesita más gas por la menor contribución de la eólica y en el que se registran los mayores picos de demanda, en especial en los hogares, por el calor. El problema viene de lejos tras años de políticas energéticas que no han sido capaces de diversificar, al menos no a la velocidad deseada, las fuentes de electricidad. Aunque las renovables ya cubren el 53% de la demanda su avance es todavía insuficiente para anular el impacto de la subida del precio de las emisiones de C02, cerca ya del 40% en lo que llevamos de año.
EL QR LLEGA A LA FACTURA
Los récord que está marcando el precio de la electricidad en el mercado mayorista llegan tras la nueva estructura tarifaria que empezó a aplicarse el pasado 1 de junio y que ha complicado aún más la tarea de entender la factura. Con la nueva tarifa los consumidores, muchos aún desconocen si están en el mercado regulado o en el libre, han pasado a tener precios diferenciados por tramos horarios, tanto para la potencia como para el consumo. Y, a partir del 31 de agosto, las facturas de los clientes con una potencia contratada inferior a 15 kW tendrán un código QR que les llevará al Comparador de Ofertas de energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. La intención, explica el organismo, es que los consumidores puedan comparar sus consumos con el resto de las ofertas que hay disponibles en el mercado y decidir cuál se adapta mejor a su perfil de consumo.
Por el momento, son los consumidores acogidos a la PVPC, históricamente la más barata, los que están notando la subida al tener que pagar cada día el precio medio que alcance el MWh en el mercado mayorista. Allí, en el denominado ‘pool’, donde se casa la oferta de los productores con la demanda que prevé Red Eléctrica por horas, los precios se fijan por un sistema marginalista que retribuye todas las tecnologías al precio de la más cara (normalmente centrales de gas). El precio que finalmente se alcanza tiene un peso de en torno al 24% en la factura de la luz de los consumidores acogidos a la tarifa regulada a la que están acogidos en Navarra 121.762 hogares y pequeños negocios, según los últimos datos disponibles. Ellos serán ahora los más damnificados por la subida del precio de la electricidad. De media, podrían pagar este mes hasta 90 euros, un 40% más y unos 27 euros por encima de la factura que pagaron hace justo un año, según el cálculo realizado por asociaciones de consumidores como FACUA- Consumidores en Acción que han tomado como base un consumidor con una potencia contratada de 4,4 kW -la misma en horario punta y valle- y un consumo de 366 kW/h mensuales. Hasta la fecha, los cinco recibos más elevados han sido los 88,66 euros del primer trimestre de 2012, los 87,81 euros de enero de 2017, los 85,34 de julio de 2021, los 83,55 euros de septiembre de 2018 y los 82,13 euros de mayo de 2021 , según datos de la asociación.
El resto de los consumidores se encuentran en el mercado libre y abonarán el precio fijado por las compañías con las que contratan el suministro sin verse afectados por las oscilaciones del ‘pool’. Las compañías pagan los consumos al precio que establece la subasta mayorista y luego repercuten el precio pactado en cada contrato a sus clientes. Pero el día en el que el kWh se subasta más caro de lo que cobra la comercializadora a sus clientes ellas pierden dinero con lo que parece evidente que si pierden mucho terminarán por revisar al alza los contratos.
En plena escalada de precios las eléctricas han acelerado su ofensiva comercial contra la tarifa regulada ofreciendo jugosos descuentos y, sobre todo, estabilidad.
Hogares, comercios y servicios consumen el 16% de la luz que paga la Comunidad foral. En 2020, últimos datos disponibles, cada hogar navarro se dejó, de media, 31.780 euros en gastos y el 34% de ese gasto fue a parar al apartado de vivienda donde se incluye electricidad, calefacción y agua, con 10.807 euros. Si a ello sumamos los 3.554 euros dedicados a transporte, el coste con componente energético supera los 14.300 euros por hogar. Y ese gasto parece que seguirá incrementándose. Organizaciones de consumidores han denunciado que las subidas del precio de la energía está afectando ya a la producción y el transporte de productos de alimentación. Desde enero el IPC de los alimentos y bebidas no alcohólicas ha subido un 1,5% de media y Navarra, con un 2%, es una de las más afectadas.
volver arriba

Activar Notificaciones