Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Salud

Faltan entre 300 y 400 personas por tratarse de hepatitis C en Navarrra

La asociación Athena avisa de que la mitad de los casos no presentan síntomas y suponen “un foco de contagio”

Representantes de la Asociación de Trasplantados y Enfermos Hepáticos de Navarra, la asociación Sare y la Comisión Ciudadana Antisida se instalaron ayer en una carpa informativa en la avenida Carlos III de Pamplona con motivo del Día Mundial de la Hepatitis
Representantes de distintas organizaciones por el VHC se instalaron ayer en una carpa informativa en la avenida Carlos III de Pamplona con motivo del Día Mundial de la HepatitisCalleja
  • Paloma Dealbert
Publicado el 29/07/2021 a las 16:05
Quedan entre 300 y 400 personas por tratar de hepatitis C en la Comunidad foral. Desde que llegaron los antivirales de acción directa en 2014, y se implantaron en el Servicio Navarro de Salud, más de 1.800 personas recibieron los fármacos para eliminar el virus de su cuerpo. “Teníamos a enero de 2015 1528 personas en lista de espera con carga viral del VHC”, recordó Antonio García López, vocal de la Asociación de Trasplantados y Enfermos Hepáticos de Navarra (Athena) y paciente. Ahora, quienes padecen la enfermedad no deben aguardar para curarse. Athena, junto a Sare y la Comisión Ciudadana Antisida de Navarra, se instaló ayer en una carpa informativa en la avenida Carlos III de Pamplona con motivo del Día Mundial de la Hepatitis.
Los cinco primeros años la media fue de 339 personas tratadas. En 2020 se redujo a 72 pacientes y, en lo que va de año, a 35. También ha disminuido el número de casos detectados, en parte por los efectos de la pandemia. En 2019 se diagnosticó a 40 personas infección por VHC; una cifra que descendió a 13 en 2020. Cada vez hay menos infectados y además, apuntó Antonio García, cerca de 200 navarros desconocen su enfermedad y no presentan síntomas: “Cada uno de ellos suponen un foco de transmisión de la enfermedad y si queremos erradicarla hay que localizarlos”.
El sistema inmunológico de más de un cuarto de los que entran en contacto con el VHC lo eliminan. Y del resto, en torno al 70% necesitaría 80 años para que afectara con gravedad a su salud, aunque pueden contagiar. El otro 30, desarrollará una cirrosis hepática.
La tarea de encontrarlos corresponde a Atención Primaria, entre los nacidos antes de 1980 o entre grupos de riesgo, para someterlos a una prueba de anticuerpos. Otros 200 se detectaron hace años, explicó el vocal de Athena, pero no accedieron al tratamiento porque pudieron negarse a exponerse a los primeros fármacos, que tenían efectos secundarios bastante adversos.
MENOS TRASPLANTES DE HÍGADO
Con el descenso de infecciones y los antivirales de acción rápida, ha descendido el número de trasplantes de hígado. El tiempo medio de espera para recibir un hígado en la actualidad es de 21 días. Antonio García, cuando padecía la enfermedad, tuvo que esperar 11 años su nuevo órgano.
En el 2015 el 37 % de los trasplantados a nivel nacional eran enfermos de Hepatitis C, en 2020 fue del 17%. Aunque advierte García, “todos los expertos están avisando del hígado graso, que se va a convertir en el que va a sustituir a la hepatitis en el trasplante de hígado”.
Además, la cura mejoró la calidad de vida de los pacientes con sida. “El 30% de las personas que vienen con VIH tienen además hepatitis C”, indicó Leticia Remón Serrat, representante de Sare. “Aunque la hepatitis no está erradicada, en el tema de coinfección sí que está controlada. Es un momento de celebrar”, añadió Remón. Porque si los primeros tratamientos tenían grandes contraidicaciones, como el de el interferón y la ribavirina, “en las personas con VIH aún era más tóxico, más largo en el tiempo, y la progresión hacia cirrosis y cáncer hepático era mayor”.
UNA CURA AL ALCANCE DE TODOS
“Existen muchas hepatitis víricas que provocan graves problemas en el hígado. Actualmente la más grave es la Hepatitis E”, anunció el vocal de Athena. El año pasado, en Navarra se detectó un caso de infección por VHE.
Antonio García, sin embargo, señaló la hepatitis C como “la madre de todas las batallas”, que llevó a los pacientes de la Comunidad foral a encerrarse en el Complejo Hospitalario en 2015 cuando “las administraciones” se mostraron reacias a dispensar los nuevos tratamientos por su coste, de hasta 66.000 euros. “Ahora todo el mundo reconoce que lo que se ha recuperado con la curación de la hepatitis C es muchísimo más que lo que se gastó en los antivirales”, defendió García después de mostrar los datos de infección en Navarra.
TIPOS DE HEPATITIS
  1. Hepatitis A. Asociada al agua (cubitos de hielo, frutas lavadas con agua contaminada) y a los alimentos manipulados por un portador, a un saneamiento deficiente, al sexo buco-anal o la exposición a la sangre o heces de un portador. En 2020, en Navarra, hubo 12 casos. Entre los síntomas están la coloración amarilla de la piel, la fiebre, las molestias abdominales, la diarrea y la coloración oscura de la orina. Casi todos los infectados con VHA se curan.
  2. Hepatitis B. Se transmite por contacto con la sangre u otros fluidos corporales de una persona infectada por VHB: por contacto sexual sin protección, transfusiones, el uso de agujas infectadas o la transmisión de madres a hijos. Cuando aparecen síntomas son similares a los de la hepatitis A, además de un cansancio extremo. En Navarra hubo tres casos en 2020. Tiene vacuna, que se aconseja a los grupos de riesgo. Si la infección se hace crónica, no tiene cura.
  3. Hepatitis C. Se transmite de sangre a sangre o por fluidos corporales contaminados. Suele ser asintomática, pero cuando hay síntomas suelen ser la coloración oscura de la orina, amarilla en la piel, pérdida de apetito, molestia abdominal o cansancio extremo. En una fase avanzada, la enfermedad puede provocar cirrosis y cáncer de hígado. Con los antivirales de acción rápida tienen una tasa alta de curación. El año pasado se detectaron 13 casos.
  4. Hepatitis D. Es la menos frecuente de las hepatitis víricas. Solo aparece cuando hay presencia del VHB y comparte con la hepatitis B las formas de transmisión. En 2020 no se detectó ninguna infección por VHD en Navarra.
  5. Hepatitis E. La más dada a derivar en una hepatitis aguda, que a veces requiere hospitalización. En pacientes inmunosuprimidos, con enfermedades hematológicas graves, trasplantados o infectados por el VIH puede evolucionar a hepatitis crónica y provocar el fallecimiento. Supone un riego importante en embarazadas. El año pasado hubo un caso en Navarra.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones