Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPE en Navarra

Del paritorio a la oposición, en cinco días

Ariadna Salvador, de 28 años, dio a luz a su primer hijo el lunes 14 de junio. Este sábado se examinó de Biología

Del paritorio a la oposición, en cinco días
    Publicado el 20/06/2021 a las 06:00
    Ariadna Salvador Burrull no olvidará en su vida el día de este sábado. Esa jornada calurosa de principio de verano, en la que se enfrentó a las oposiciones de Biología y Geología para ser profesora de instituto, con su bebé recién nacido en brazos. El pequeño Max llegó al mundo en Pamplona el pasado lunes, 14 de junio, con tres días de retraso sobre la fecha prevista de parto. Y cinco jornadas después, su madre apenas podía sentarse en una silla del aulario de la UPNA para no perder la oportunidad de conseguir una plaza de funcionaria. Y lo hizo gracias a que, por primera vez en una oferta pública de empleo (OPE), se habilitaron unas aulas para madres lactantes. Unos espacios tranquilos, en los que las mujeres, como Ariadna, podían amamantar a sus bebés, cuando los niños lo demandaran, saliendo del examen las veces que hiciera falta. “Es una idea buenísima. Si no, no hubiera podido venir”, reconocía esta joven barcelonesa, de 28 años, y que ha dado clase como interina en el IES Plaza de la Cruz de Pamplona. Mientras, su pareja, el tudelano Sergio Chivite, de 34 años y empleado en una oficina, paseaba con el bebé por el aulario, cargado con una bolsa de pañales y ropa de repuesto. “Hemos llegado a las 7.50 y a las 8.30 ya quería comer. Intento calmarle y se está portando bastante bien. Así nos vamos conociendo”, bromeaba.
    “NO ME CONCENTRO”
    A pesar de las facilidades para favorecer la lactancia materna, Ariadna Salvador confesaba no poder concentrarse en las respuestas del examen. “Me presento para seguir en las listas y poder continuar dando clase pero no estoy centrada. ¡Si di a luz hace cinco días a mi primer hijo!”, contaba mientras comía unos frutos secos con su bebé dormido en los brazos. El parto, continuaba la explicación, fue algo complicado, ya que el niño vino grande (pesó 3.780 kilos), hubo que ayudarle a salir con ventosa y a ella le hicieron una episotomía (apertura de la zona del periné) “bastante grande”. “No me puedo ni sentar y estoy bastante dolorida”.
    Como ella, más de veinte mujeres amamantaron ayer a sus bebés durante los exámenes en dos aulas habilitadas para este cometido. Y se examinaron en otras clases todas ellas juntas, aunque fueran de diferentes especialidades. Una oposición, sin duda, que ninguna de ellas olvidará en su vida; y una anécdota para contar a sus hijos.
    volver arriba

    Activar Notificaciones