Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Turismo

Xorroxin, Zamariain y Ubagua, tres rincones naturales saturados de visitantes

El recurso a los espacios naturales como vía de escape en el año del coronavirus ha llevado a abarrotar algunos puntos y ha trasladado una problemática a pequeñas poblaciones, cuyos habitantes piden “respeto”

El recurso a los espacios naturales como vía de escape en el año del coronavirus ha llevado a abarrotar algunos puntos de Navarra
Familias y parejas esperan su turno, este sábado, para tomarse una foto sobre la peña Nikozelea en el mirador de Zamariain.
Fotos de visitantes en la cascada de Xorroxin, en el mirador de Zamariain y en el Cañón del río Ubagua. 35 Fotos
Fotos de visitantes en la cascada de Xorroxin, en el mirador de Zamariain y en el Cañón del río Ubagua.
El recurso a los espacios naturales como vía de escape en el año del coronavirus ha llevado a abarrotar algunos puntos de Navarra
Actualizada 29/11/2020 a las 06:00

Sin posibilidad de salir de Navarra, sin bares ni restaurantes abiertos, con la programación cultural a medio gas, con la mitad de los cines cerrados, sin apenas acceso a parques infantiles... y con muy buen tiempo, los navarros han buscado en el medio natural una vía de escape este otoño para sus momentos de ocio. Rincones para el respiro que, en muchas ocasiones, se han visto literalmente invadidos de visitantes de la noche a la mañana los últimos fines de semana, y cuyos habitantes, vecinos del ámbito rural, dan la voz de alarma al no poder asumir las consecuencias de semejante aluvión.

Semanas atrás, entre los teléfonos de los vecinos del Pirineo corrían como la pólvora imágenes con decenas de personas amontonadas en el mirador natural de Zamariain esperando para tomarse una foto. En ese mismo momento, el pueblo de Garaioa se encontraba convertido en un concurrido aparcamiento donde, en algún caso, era imposible entrar a casas o circular por alguna calle.

Solo un ejemplo de los efectos de la masificación que este año, en plena pandemia de coronavirus, están viviendo algunos hitos naturales, ‘asfixiando’ a su vez a las pequeñas poblaciones en los que se enclavan. Algo que despuntó en el inicio del verano, una vez terminó el confinamiento primaveral, y que se ha visto agravado con el último cierre perimetral de la comunidad.

El monte Ezkaba, el entorno natural de Eugi, la Selva de Irati, las foces de Lumbier y Arbaiun, los embalses de Leurtza, o los tres ejemplos de este reportaje (mirador de Zamariain, cascada de Xorroxin y sendero del cañón del río Ubagua) son algunos emplazamientos que han estado ‘hasta la bandera’ en verano y otoño.

Sus habitantes, que ni mucho menos piden no recibir visitantes, sobre todo en este año tan necesitado de pequeños respiros, sí reclaman que estos muestren más “respeto”. Evitar masificaciones, aparcar en sitios que no molesten al vecino, no dejar basura tirada en los pueblos y el monte, o llevar puesta la mascarilla en presencia de otras personas son sus principales, y lógicas, demandas.
 

XORROXIN: Un enclave mitológico que ‘asusta’
 

“Esto ha perdido magia”, lamentaba ayer una vecina de Gorostapolo, el barrio de Erratzu situado en lo alto del pueblo. Desde esta localidad baztanesa de 462 habitantes parte la ruta que lleva hasta la cascada de Xorroxin, una de las joyas de este entorno mitológico. Erratzu tampoco se ha librado de la llegada de numerosos turistas navarros. El buen tiempo y las restricciones son los causantes.

“Hemos venido para disfrutar del aire puro”, comentaba Cristina Martín Vinagre, una joven pamplonesa que acudió junto a Iker Ena Paredes. Ellos eran dos entre la treintena de excursionistas que esperaban su turno para posar frente a la cascada y almorzar después del paseo de ida de una hora.

La situación actual ha servido para valorar los espacios que hay dentro del territorio foral. “Todos los fines de semana hacemos una excursión”, indicaba Jordina Ramis Moix, vecina de Pamplona, antes de partir hacia Xorroxin junto a su familia.

En el centro del pueblo está el bar Zubi Punta. Xabier Ospital Agerrebere nació hace 44 años en la misma casa en la que hoy está el local. “Esto está bien pero asusta. Yo vivo de ello pero también de todos los vecinos que vienen a tomar café y txikitos cada día. Hay veces que no doy abasto”, señalaba en relación a la masificación que sufre la zona.

 

Fotos de visitantes en la cascada de Xorroxin, en el mirador de Zamariain y en el Cañón del río Ubagua. JOSÉ CARLOS CORDOVILLA

 

El recorrido que lleva hasta el rincón de Xorroxin también deja entrever el paso de excursionistas. El musgo que delata la buena calidad del aire y la tranquilidad que transmiten los pastos contrastan con algunos restos de envases en el camino. “Hay gente que no suele salir a la naturaleza y cuando lo hace no sabe comportarse bien con el medio ambiente”, indicaba Nico Sacaleanu, un turista que acudió junto a su familia.

“Esto ya se venía venir y no se está gestionando bien”, concluyó la vecina de Gorostapolo haciendo referencia a la necesidad de diversificar más y no centrar todo el turismo en este lugar anclado en un valle de novela.
 

ZAMARIAIN: Cola para una foto de altura
 

“Habíamos visto muchas fotos en redes sociales y queríamos conocerlo. Es un espacio muy bonito”. Ander Astráin, de Ayegui, y Vika Sanz, de Olite, se asomaron ayer al mirador natural de Zamariain. Un espectacular rincón aezkoano que evoca al inicio de la película ‘El Rey León’ y que cada año recibe más visitantes. “Es una ruta recomendable. Desde Garaioa, hora y media. Da algo de vértigo asomarse para la foto, eso sí”, añadían Uxue Larrañaga y Youchel Oprea, otra pareja joven de Caparroso.

Unos y otros, junto con familias, grupos diversos y hasta ciclistas, esperaban pacientes su turno a mediodía para tomarse la deseada instantánea sobre la peña Nikozelea que se asoma a un boscoso robledal. En una hora, un centenar de personas se dieron cita allí.

“Y hoy no hay mucha gente. Los primeros fines de semana otoñales en los que se confinó de nuevo Navarra por el coronavirus fue casi una invasión. Mucho más que en verano”. Así lo aseguraba José Javier Eransus Elizagaray, alcalde de Garaioa, de donde parte el recorrido hasta Zamariain.

 

Fotos de visitantes en la cascada de Xorroxin, en el mirador de Zamariain y en el Cañón del río Ubagua. JESÚS CASO

 

“El ‘boom’ de este mirador empezó hace 3 años. Antes era más visitado por montañeros. Ahora, y sobre todo este año, se viene a la foto. No tenemos nada en contra de los visitantes, queremos que vengan, pero el problema son las faltas de respeto”. Coches aparcados en puertas de viviendas, basura por el monte, gente comiendo en escaleras de casas, turistas sin mascarilla... “Hubo domingos en los que los mayores del pueblo no se atrevieron a salir a la calle por miedo a contagiarse”, reveló Eransus.

Amaia Iriarte Inda es una vecina cuya casa está en la plaza. Este verano, tuvo que colocar un cartel pidiendo paso libre. “No podíamos ni sacar las bicis. Aparcaban pegados a las escaleras”, recordaba ayer. También tuvo que recriminar a varios visitantes por no llevar la mascarilla.

Este verano se adecuó en auzolan un aparcamiento. El consistorio trabaja en un proyecto en pos de un desarrollo turístico sostenible y recuerda que la red de senderos ‘Irati Aritza’ ofrece muchas otras rutas.

La mayoría de la gente que viene respeta las normas, pero este tema hay que regularlo bien. Impedir subir en coche o cobrar algo, como en Urbasa o la foz de Lumbier”, reclamó la hostelera Elena Aróstegui.
 

UBAGUA: Un pueblo abierto y sensaciones encontradas
 

En Riezu, concejo de Yerri del que parte el sendero que Tierras de Iranzu describe como “uno de los parajes más hermosos del valle”, el otoño se vive con sensaciones encontradas. La asociación que promociona el territorio se refiere así al Cañón del río Ubagua. Una opción para un paseo en familia muy frecuentado en verano pero en mucha menor medida cuando acaba.

Hasta este año. Sus 120 vecinos han visto sucederse fines de semana con un tránsito disparado que, a su vez, llena de vehículos el casco urbano, el aspecto que más preocupa. Alfredo Buldáin Goñi, presidente del concejo, cuenta que el pasado verano prepararon un parking en una finca agrícola con el que aliviaron esa presión. No imaginaron que la evolución de la pandemia iba a convertir meses después los parajes naturales en la única vía de escape de los navarros.

Sin ese terreno con capacidad para 80 coches, la situación se ha complicado. “Entendemos que vivimos una pandemia, que la gente venga y quiera conocer lugares como el nacedero del Ubagua. Más que en el sendero, el problema lo tenemos en el pueblo por la gran cantidad de vehículos”, dice.

 

Fotos de visitantes en la cascada de Xorroxin, en el mirador de Zamariain y en el Cañón del río Ubagua

 

En un concejo dotado con uno de los Campins veteranos de Tierra Estella, desde la asociación local Ubagua Berpiztu nacida para velar por el río se hace también esa doble reflexión. “El principal problema es que somos lugares pequeños, sin dotaciones para tanta gente y no acostumbrados a esto, aunque esperamos que se trate de un tema temporal”, afirman.

Conscientes de la situación, en Tierras de Iranzu se trabaja ya en una campaña para concienciar sobre el respeto a estos espacios. Su gerente, Charo Apesteguía, explica que los recursos naturales del territorio están para ser conocidos y visitados. “Lo hemos vivido antes en verano y en el pantano de Alloz. Nosotros cuidamos de estos lugares y la gran mayoría de quienes vienen también. Pero hay un pequeño porcentaje hacia el que queremos insistir en esa necesidad. En la importancia de hacerlo así”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE