Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Covid

La pandemia, con filosofía

Atravesamos un momento histórico muy filosófico, en el que el pensamiento se ha puesto ‘de moda’. Con motivo del ‘Día mundial de la filosofía’, celebrado recientemente, tres profesores de Secundaria y universidad que imparten esta disciplina reflexionan sobre la actualidad y aconsejan leer a pensadores de todos los tiempos

Actualizada 22/11/2020 a las 06:00

Seguro que en los últimos nueve meses, sin vivir un embarazo, usted ha reflexionado más que en toda su vida. ¿O no se ha planteado por qué se desencadenó la pandemia? ¿Qué podíamos haber hecho para evitarla si no viviéramos en un mundo globalizado con viajes en avión a todas horas? ¿No le ha dolido la ‘soledad’ de muchos mayores, aislados en sus casas durante el confinamiento? ¿Y la ansiedad de algunos niños, adolescentes y adultos, que tienen miedo a contagiarse? ¿No echa de menos abrazar a sus padres, sus hermanos y sus amigos? Está claro que atravesamos un momento histórico que ha puesto nuestras rutinas del revés y nos ha hecho darnos cuenta de lo que de verdad importa. Un ‘tiempo filosófico’ que nos ha obligado a “pararnos a pensar”. Con motivo del ‘Día mundial de la filosofía’ el pasado 19 de noviembre, varios profesores que imparten esta materia en Secundaria y la universidad reflexionan sobre cómo esta disciplina puede ayudarnos a vivir mejor en la pandemia. Y ofrecen algunos consejos, lecturas, acciones y filósofos de referencia, en un momento en el que, coinciden, “la filosofía está de moda”.

 

UN 'PARÓN' EN LA VORÁGINE | PENSAR SOBRE LA VIDA

La pandemia llegó en marzo como un tsunami que provocó “un parón de golpe”. Así lo cree la profesora de Filosofía de la Universidad de Navarra Raquel Cascales Tornel, especialista en Filosofía del Arte. “El permanecer en nuestras propias casas sin una actividad que nos acelerara ha ayudado a mucha gente a plantearse qué es lo importante”, recalca esta alicantina, nacida en Elche hace 32 años. Una opinión que comparte con su colega Andrés Jiménez Abad, profesor de Filosofía en institutos navarros hasta su reciente prejubilación. “La Filosofía te invita precisamente a lo que estamos viviendo ahora: a pararnos a pensar”, recalca este logroñés de 63 años, que ha impartido clase en los institutos de Lodosa, Basoko (Pamplona) o Benjamín de Tudela (en la capital ribera), entre otros. Y para ejemplificarlo se remonta al pensamiento del filósofo griego Sócrates. “Él ya decía que una vida sin reflexión no tiene sentido. No hay que vivir de forma rutinaria, como nos ocurría antes, sino preguntándonos las causas y consecuencias de lo que sucede”.


 

TODO SE VIENE ABAJO | NO SOMOS 'TODOPODEROSOS'

Llevábamos una vida controlada. Sabíamos qué íbamos a hacer cada día, a qué hora, a dónde íbamos a ir de vacaciones, cuándo y con quién. Y, de repente, todo se vino abajo. “Nos creíamos invulnerables y todopoderosos. Pero la enfermedad, la soledad, la crisis... nos han hecho darnos cuenta de que somos dependientes y necesitamos a los demás”, insiste Andrés Jiménez Abad. Una realidad que su colega Mikel Aramburu Zudaire ve a diario en sus clases de Filosofía a adolescentes de Bachillerato en el IES Plaza de la Cruz de Pamplona. “Durante la desescalada, parecía que el virus no iba con ellos y muchos salieron a la calle desenfrenados. Pero no se puede generalizar. Ahora estoy dando clase muy a gusto. Veo que tienen inquietud y sentido crítico. ¡Que no se pierda!”, confía este docente de 57 años, que preside la Asociación Navarra de Filosofía (Anafie). Su colega Raquel Cascales recuerda que, antes de marzo, vivíamos muy rápido pero, de un día para otro, nos vimos encerrados en casa, “sin escapatoria”. “Ha habido gente que ha estado muy sola y para la que no ha sido fácil. A veces, no han querido pararse a pensar. Porque duele”.

 

LO ESENCIAL | FAMILIA, AMIGOS Y SALUD

Creíamos que nos hacía felices trabajar mucho, ascender en la empresa, tener éxito profesional y ganar dinero, coinciden los filósofos consultados. Pero nos hemos dado cuento, subrayan, de qué es lo esencial. “No nos hace tan felices trabajar, sino estar con la familia y amigos. Compartir tiempo con ellos”, opina Raquel Cascales. Una reflexión que suscribe Andrés Jiménez. “La felicidad no es tener todo lo que se quiere sino querer lo que se tiene”. Hemos avanzado, añade, hacia lo importante. “Visitar a nuestros padres, abuelos, llamar a un amigo por teléfono para preguntarle qué tal está”. Una visión, incide, que se hace extensible al resto de la sociedad. “No podemos encerrarnos en nuestra propia autosuficiencia. En el confinamiento quedó patente cómo agradecíamos la labor, no solo de los sanitarios, sino también de los reponedores en los supermercados, los transportistas... Vimos que, detrás de las que se llamaron profesiones esenciales, hay personas que las hacen posibles”. Y ahora somos conscientes, añade, de acciones que no valorábamos (como abrir el grifo en casa y que salga agua). Mikel Aramburu califica la situación previa a la pandemia como de “embotamiento”. “Estábamos ‘embotados’ pero nos han dado un golpe muy grande. Ahora vivimos más al día y ni siquiera pensamos en cómo vamos a celebrar la Navidad. ¡A mí aún me resulta lejana!”

 

DESCONFIANZA | INFORMACIÓN Y VERDAD

¿Los políticos nos están diciendo la verdad? ¿Y los medios de comunicación la cuentan tal cuál es? ¿O no todos? Sobre la veracidad de la información y las fake news (noticias falsas) se han escrito ríos de tinta e intercambiado millones de conversaciones en los últimos meses. ¿Y qué opinan los filósofos? “La gente desconfía. Y eso, como principio, está bien. En la filosofía debemos caminar siempre hacia la verdad de las cosas. Hace falta más diálogo porque es una preocupación de todos”. La misma reflexión que se plantea Andrés Jiménez. “La gente se pregunta: ‘¿Me estarán diciendo la verdad? ¿Qué hay de las teorías conspiranoicas? Una situación que deriva también hacia la política. En vez de unir nuestras fuerzas, como debería ser, nos separamos. Debemos darnos cuenta de que la persona es más importante que el partido”. Una realidad que, insiste Jiménez Abad, a él le hace mostrarse ‘algo pesimista’. “Dependemos tanto de las redes sociales y nos dejamos llevar por el modo en que nos cuenta las situación, que, a veces, no somos conscientes sobre si nos dicen o no la verdad”. Y recuerda que, desde el griego Sócrates hasta Karl Popper (filósofo austríaco del siglo XX) siempre hemos sido muy críticos, también con nosotros mismos. Incluso cita una frase de San Agustín sobre la mentira, que parece escrita hoy. “A muchos les gusta mentir pero a nadie le gusta que le mientan”.

 

¿ESTAMOS SOBRE INFORMADOS? | LA VIDA DE LOS 'INFLUENCERS' Y LA NUESTRA

“Estamos saturados de información, lo que nos lleva a no pensar”, opina Raquel Cascales. Y añade que el reto de la filosofía, aprender a pensar, a mucha gente no le está sirviendo por lo mal que lo ha pasado (o lo sigue pasando) en la pandemia. Lo que, recalca, ya opinaba el filósofo, físico y matemáticas francés del siglo XVII Blaise Pascal: “Toda la desgracia de los hombres viene de no saber quedarse solos en una habitación”. “Él se refería a la interioridad pero, durante el confinamiento, y ahora también en algunos casos, se está cumpliendo en sentido literal. No sabemos estar con nosotros mismos. ¡Conocemos mucho más de la vida de cualquier ‘influencer’ que de la nuestra propia. Si ahondamos en nuestro interior -insiste-, tendremos más herramientas para enfrentarnos al mundo. El poder está en nosotros”. Una opinión que comparte el profesor Mikel Aramburu. “Vivimos un momento histórico, en el que la filosofía se ha puesto ‘de moda’. Nadie sabemos qué va a pasar. Debemos estar más unidos para lo bueno y lo malo. ¡Tenemos un reto grande como humanidad!”

 

EL ARTE NOS SALVA | MUSEOS Y MÚSICA PARA TODOS

Como especialista en Filosofía del Arte y profesora de Estética y Teoría de las Artes, Antropología y Ética, la profesora Raquel Cascales no duda ni un momento: “La filosofía se escribe en los museos. Es allí donde te planteas las grandes cuestiones y no en el supermercado -bromea-. Porque cualquier arte (pintura, música, arquitectura, escritura...) nos aligera la vida, que es muy dura”. A este respecto, aplaude la unión de la industria del arte (museos de todo el mundo, empresas discográficas, bibliotecas...) que ‘democratizaron’ sus fondos al comienzo de la pandemia para que todo el mundo pudiera disfrutar de sus obras en casa. “La industria se unió para ponerse al servicio de la sociedad. Hay mucho que reflexionar sobre este aspecto. No se trata de consumir arte sino de cultivar el espíritu”.


 

LO RADICAL | IR A LA 'RAÍZ' ES ASUNTO DE TODOS

El presidente de Anafie, Mikel Aramburu, recuerda que la asociación que se creó hace cinco años y cuenta con más de treinta socios, está abierta a toda la sociedad. “No solo a profesores de la materia. Porque el pensamiento es de todos”. Y agrega que lo importante, en cualquier momento de la vida, pero, sobre todo ahora, es ir “a lo radical”. “No entendiéndolo como extremista, sino como ‘la raíz’. Hay que llegar al fondo de las cuestiones. No fiarse”.

 

¿Hemos aprendido a ser mejores?


¿Y cuando todo acabe? ¿Seremos mejores o peores? ¿Como personas o como sociedad? “Mucho se ha hablado de que la pandemia es una oportunidad pero yo creo que es capaz de sacar lo mejor y lo peor de las personas”, opina el profesor jubilado de Filosofía Andrés Jiménez Abad. Y añade que el momento histórico que atravesamos nos ayuda a “conocernos mejor”. “Aunque la queja continua y la lamentación pueden dañar a los que nos rodean”. ‘No pesimista’ pero sí ‘realista informado’ se muestra su colega Mikel Aramburu, del IES Plaza de la Cruz. “¿Que si saldremos mejor? No lo creo. Saldremos como somos. Todo está aún muy abierto”. La profesora de Filosofía del Arte de la Universidad de Navarra Raquel Cascales considera, sin embargo, que la situación actual supone una oportunidad “para ver qué aspectos y situaciones se pueden cambiar”. Personalmente, subraya, cambiaremos “si reflexionamos sobre lo que hemos hecho mal. “Si no, solo modificaremos los hábitos externos pero no cambiaremos. Porque el cambio nace de dentro, del interior”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE