Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Navarra

Piden un modelo único de tarjeta de aparcamiento para personas con discapacidad

La Comunidad foral es la única sin una normativa común, lo que permite que cada ayuntamiento pueda emitir un modelo diferente de tarjeta

Ampliar Una tarjeta mal emitida.
Una tarjeta mal emitida.
  • DN. Pamplona
Publicado el 14/10/2020 a las 08:22
El movimiento social Okupasmotorizados, que hace visibles la falta de respeto a los aparcamientos reservados a personas con discapacidad y el uso fraudulento de las tarjetas que permiten estacionar, ha propuesto al Gobierno de Navarra que exista un modelo único de tarjeta que expidan todos los ayuntamientos de la comunidad. De hecho, ha entregado a la Administración un borrador de decreto foral basado en la legislación que existe en otras comunidades.
Navarra es la única comunidad que no cuenta con una normativa que regule de forma homogénea la expedición de tarjetas, explica Juan Larreta, fundador de Okupasmotorizados. Por eso, es fácil encontrarse con tarjetas emitidas por diferentes ayuntamientos de Navarra que no siguen criterios unificados ni en los formatos, ni en los datos que figuran en ellas, lo que puede favorecer el fraude. “Tampoco coinciden los periodos de validez e, incluso, hemos llegado a ver tarjetas permanentes o indefinidas”, sostiene. De hecho, el 67% de las tarjetas que se retiraron el año pasado en Pamplona por uso fraudulento estaban expedidas por otros ayuntamientos de la comunidad.
Por ello, durante las últimas semanas representantes de Okupasmotorizados han mantenido encuentros con el departamento de Asuntos Sociales del Gobierno de Navarra y con la Federación Navarra de Municipios y Concejos, ya que la emisión de las tarjetas es una competencia municipal. “Son 272 entidades las que tienen capacidad para expedir tarjetas, que pueden ser diferentes entre sí”, denuncia Larreta.
Desde su nacimiento, Okupasmotorizados no solo denuncia el comportamiento de quienes utilizan las plazas sin estar autorizados, sino que también hace visible el uso fraudulento que algunas personas hacen de esas tarjetas que les permiten estacionar en los aparcamientos reservados. En los últimos meses perciben un sensible aumento de las fotografías que muestran tarjetas de discapacidad ocultas o semiocultas en los parabrisas de los vehículos.
"Nos está sorprendiendo la cantidad de tarjetas ocultas que estamos viendo a diario. Siempre recordamos que se coloquen de forma que sean visibles desde el exterior. Si no se muestran los datos da lugar a la sospecha", comenta Larreta. Y recuerda que la Policía Municipal de Pamplona retiró durante el año pasado 11 tarjetas cada mes por uso ilícito.
En su año y medio de vida, Okupasmotorizados ha compartido más de 4.000 fotografías en las redes sociales y ha logrado que se extienda la sensibilidad social entre la población, las policías y los ayuntamientos navarros. Hoy, quien decida estacionar su vehículo en un espacio reservado para personas con movilidad reducida en la Comarca de Pamplona o aparque con la tarjeta de un familiar no solo se arriesga a recibir una multa si la policía le sorprende en ese momento. También se expone a que su comportamiento se haga público en las redes sociales si alguno de los 360 colaboradores de este movimiento social captura su infracción con su teléfono móvil.
En los últimos meses, Okupasmotorizados ha colaborado con los consistorios de Pamplona, Zizur Mayor, Orkoien y Villava para promover campañas de sensibilización y de control de estos estacionamientos. Y ha mantenido conversaciones con el ayuntamiento de Ansoáin para que se sume a la iniciativa. “Estamos muy satisfechos de la respuesta de los ayuntamientos”, reconoce Larreta. “Los ayuntamientos, sus policías locales y los vecinos juegan un papel muy importante para fomentar el respeto a los derechos de las personas con discapacidad”.
Las infracciones más frecuentes siguen siendo las “paradas de cinco minutos” para hacer un recado, comprar el pan o recoger a los niños del colegio. No solo los particulares hacen un uso indebido, ya que abundan las imágenes de vehículos de empresas que utilizan los espacios reservados para personas con movilidad reducida como si se tratara de aparcamientos de carga y descarga. Lo hacen tanto en la ciudad como en centros comerciales donde ya están actuando la Policía Foral y las policías municipales del Valle de Aranguren o del Valle de Egües. “La mayoría de las empresas piden disculpas y reclaman a sus empleados que no vuelvan a hacerlo, aunque hay otras que son reincidentes y que siguen comportándose así sin ninguna explicación”, lamenta Larreta.
volver arriba

Activar Notificaciones