Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Residencias de mayores

Unos se confinan y otros no, pero todos quieren decidir en las residencias de mayores

Administración y centros coinciden en que hay que escuchar la voz de los mayores para consensuar las medidas

La Casa de la Misericordia en Pamplona
La Casa de la Misericordia en Pamplona
ARCHIVO
Actualizada 06/08/2020 a las 06:00

Los usuarios de la residencia San Jerónimo de Estella, que se ha convertido en un emblema del blindaje de un centro frente al coronavirus, votarán mañana si quieren que las salidas sigan restringidas tal y como viene sucediendo desde el 20 de julio, con la salvedad de las requeridas para las consultas médicas. El 70% se mostró partidario entonces de la decisión que adoptó el Consejo de Participación del centro, en el que están representados tanto los residentes, como los trabajadores y la dirección. El director del centro, David Cabrero, tiene su postura bien definida: “En Estella estamos ahora en el contexto de las no fiestas, así que personalmente esperaría que pasen otros 15 días y ver entonces cómo está la situación. Pero ellos decidirán”, valora. La intención del centro es que las medidas que se adopten se revisen semanalmente.


En el referéndum que se convocó en julio, quedó claro que los más disconformes con la postura de suspender las salidas eran aquellos residentes que acostumbran a salir del centro “para tomar algo en el bar”. Por eso, San Jerónimo optó por habilitar uno en la propia residencia, “y está funcionando muy bien”. “Algunos están encantados con no tener que salir para echarse un vino y encima, más barato”. Otro grupo es el de las personas que salen para pasear, y estas “lo pueden hacer en la parcela de la residencia, que tiene 12.000 metros cuadrados, aunque entendemos que no es lo mismo”, concede el director. El tercer tipo de salidas son aquellas que tienen como objeto ver a la familia, y estas se han visto sustituidas por visitas en la propia residencia, en una caseta habilitada para ello en el patio. “Creo que, en general, lo residentes lo están llevando bien, están contentos”.


Distinta es la situación en la Casa de la Misericordia de Pamplona donde, a día de hoy, las salidas se mantienen. Las visitas, siempre con cita previa y registro, tampoco están limitadas a una por semana, como sí sucede en otras residencias.


“Nosotros tenemos una población muy grande de personas con autonomía que están acostumbradas a moverse. En el Consejo de Participación, lo que nos dicen es que quieren seguir saliendo, aunque en general se ha reducido el número de salidas y se evitan lugares donde hay mucha gente”, informan desde el centro. “Lo que sí estamos haciendo es formar muchísimo a los residentes y ellos mismos exigen un cumplimiento muy estricto de las normas. El uso de la mascarilla, por ejemplo, estaba ya muy extendido en la casa antes de que fuera obligatorio. Es una población que ha sufrido mucho y lo tienen clarísimo”, enfatizan.


Comparten en la Misericordia la importancia de hallar un “equilibrio” entre velar por la no propagación del virus y por el bienestar de los usuarios. “Los meses de reclusión han supuesto un aumento en los deterioros cognitivos muy grandes”, recuerdan

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE