Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Tecnología

La brecha digital 'aísla' a la tercera edad

Un estudio del Observatorio de la Realidad Social pone sobre la mesa datos como que el 71% de los mayores de 70 años no realiza nunca gestiones telemáticas y alerta tanto de “la dependencia” que esto genera como del “agobio digital” que sienten

Personas mayores, en un aula de ordenadores.
Personas mayores, en un aula de ordenadores.
ARCHIVO
Actualizada 30/06/2020 a las 06:00

Durante el confinamiento se ha hablado mucho de las dificultades de los menores de las familias más vulnerables para no descolgarse de la enseñanza on line por falta de medios tecnológicos, pero lo cierto es que la brecha digital alcanza también a otros sectores de población, muy especialmente a los mayores de 70 años. El Observatorio de la Realidad Social de Navarra ha elaborado un diagnóstico sobre las principales dificultades que se encuentra este colectivo ligadas a la transformación digital del entorno, un proceso que se ha visto acelerado a marchas forzadas a raíz de la pandemia de Covid-19. El trabajo, que combina datos del Instituto Nacional de Estadística y otros extraídos a través de un trabajo de campo propio, se elaboró hace unos meses, pero las conclusiones cobran ahora más sentido que nunca, después de comprobar hasta qué punto el acceso a Internet y las destrezas digitales pueden marcar la diferencia entre estar conectados al mundo o vivir aislados.

 

COMUNICACIÓN PERSONAL

Según el INE, entre los mayores de 75 años navarros el servicio de las tecnologías de la información más utilizado es el mensajería instantánea a través de aplicaciones como Whatsapp, y aun así es utilizado solamente por el 12% de estas personas. Por detrás se sitúan la lectura de periódicos y otras publicaciones de actualidad (9%), la búsqueda de información sobre temas como la salud (7%) y el uso del correo electrónico (6%). Muy minoritario es el uso de la banca electrónica, así como las actividades de aprendizaje on line o el uso de algún espacio de almacenamiento en la web para guardar ficheros privados, todos ellos por debajo del 2%.


Comparándolo con el resto de la población, mientras el 99,6% de quienes tienen entre 35 y 44 años ha utilizado la Red en los últimos tres meses, cifra que se sitúa en el 73,7% para aquellos entre 65 y 74, desciende hasta el 19,6% para los mayores de 75 años. Si se atiende al uso diario, este último dato baja hasta el 7,2%.
 

MUCHOS 'SMARTPHONE'

Para el trabajo se llevaron a cabo 25 entrevistas y 12 estudios de caso con personas mayores de 70 años, teniendo en cuenta criterios como la distribución geográfica, la participación igualitaria de hombres y mujeres, diferentes niveles de estudio, etc. Del total de las entrevistadas, un 60% contaba con un smartphone, mientras que en los estudios de caso quienes sí disponen de un dispositivo subían al 75%. Es significativo que todas las personas que sí tienen un teléfono inteligente, cuentan con algún tipo de estudio, desde básico hasta universitario. Por contra, todas las personas que no lo poseen carecen de titulación alguna.

 

EL FACTOR ECONÓMICO

El 100% de quienes hacen uso de las nuevas tecnologías recurren a ellas al menos una vez por día, y algunas personas combinan el uso de su dispositivo personal con el de recursos públicos como los ordenadores de bibliotecas u otros recursos, porque muchas veces no se dispone de un segundo terminal (ordenador, tablet, etc.). En este punto, cabe resaltar la incidencia directa de la posición económica. “Muchas personas entrevistadas tienen pensiones muy bajas y, además, representan ellas solas la unidad familiar, con lo que los recursos para adquirir tecnología están limitados”, cita el informe.

El uso que le dan a Internet es, sobre todo, para la comunicación personal, aunque el teléfono fijo sigue siendo la vía preferente. En menor medida, también para la recepción de mails y la búsqueda de contenidos relacionados con sus intereses. También es habitual la lectura de noticias y del tiempo y, en menor medida, la descarga de libros (sobre todo en las mujeres) y la música y los vídeos (más en los varones). El 71% no realiza nunca gestiones telemáticas y el 42% no compra por Internet, aunque ellas se animan más que ellos, como ocurre a nivel mundial. En general, se considera que la se trata de cuestiones “demasiado delicadas” como para gestionarlas virtualmente y se alega también la mayor disposición de tiempo que otras capas de la población para preferir las actividades presenciales.


LA SEGURIDAD Y EL MIEDO

Ninguna de estas personas tomaba ninguna precaución para acceder a Internet, más allá de no navegar por sitios “extraños” o que “no les inspiran confianza” y son minoría quienes tienen instalados sistemas de antivirus. Sin embargo, sí existe conciencia de los riesgos. “De todas las entrevistas emerge el respeto hacia las nuevas tecnologías, la sensación de desprotección y en algunos, la emoción del miedo”, especialmente entre quienes no tienen smartphone, que coinciden en que este dispositivo está creando una sociedad de personas “más individualistas, menos comunicativas y más encerradas en sí mismas”.


 

LOS 80, UNA BARRERA

Así como el estudio no ha podido concluir grandes diferencias de uso de las nuevas tecnologías entre las personas de un entorno más urbano o más rural (aunque sí destaca la falta de conectividad en algunas zonas, principalmente las más despobladas), el trabajo sí que comprueba que los 80 años suponen una barrera importante. A partir de esa edad, tanto hombres como mujeres “están menos presentes en la Sociedad de la Información”. Esto es, usan menos el sistema de whatsapp, acuden en menor medida a Internet, no utilizan las redes sociales como medio de comunicación personal o social, usan más el sistema de mensajería sms, etc.


 

DESBORDADAS

“No hay una conciencia clara (en las personas mayores) sobre la tendencia a la digitalización universal y omnipresente en todos los sistemas de gestión personal y colectiva, que es hacia donde se dirigen todas las sociedades industriales en un futuro inmediato, y las consecuencias derivadas de ello. Esta digitalización supondrá para muchas de estas personas una gran dependencia de otras personas, sobre todos aquella que ahora están en torno a los 70 años”. Esta es una de las conclusiones del trabajo, que ha recurrido también a distintas entidades y profesionales que trabajan con mayores para completar el contenido.

Hace falta subsanar “el agobio digital” que experimentan muchos mayores, destaca también el texto. “Se sienten desbordadas, la constante actualización les estresa y contemplan el universo tecnológico como deshumanizado”. En ese sentido, se impone “reforzar sus conocimientos”, tanto en la vertiente material como en la cognitiva, así como una “mayor seguridad en Internet”.

Por último, se subraya la necesidad de reforzar los equipos y las infraestructuras en clubes de jubilados, así como de las conexiones en lugares como centros de día y residencias. “Antes era una demanda de los familiares, pero ahora lo piden los propios usuarios”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE