Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Epidemia de coronavirus

Expertos aplauden que los niños salgan a pasear, pero critican la gestión

Coinciden en que es importante que los menores tomen el aire y pueden moverse en el exterior de sus viviendas

Ciudadanos de distintas localidades navarras (en la foto superior en Tudela y en la inferior en Pamplona) se sumaron ayer a una 'cacerolada' a nivel nacional, a las 19.00 horas, para pedir al Gobierno central que permitiese a los padres dar “paseos cortos” con los niños.
Ciudadanos de distintas localidades navarras (en la foto superior en Tudela y en la inferior en Pamplona) se sumaron ayer a una 'cacerolada' a nivel nacional, a las 19.00 horas, para pedir al Gobierno central que permitiese a los padres dar “paseos c
Aldanondo/Buxens
Actualizada 22/04/2020 a las 06:00

Indignación. Confusión, rabia y, finalmente, alivio. Son algunas de las sensaciones que experimentaron a lo largo de la tarde y noche del martes muchas familias ante las declaraciones de los ministros sobre la posibilidad o no de que los menores salieron a pasear. A las declaraciones del mediodía de que los niños de hasta 14 años solo podrían ir con un adulto al supermercado, la farmacia o el banco, se sucedieron las críticas y la comparecencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, a las nueve de la noche en la que anunció que los niños de hasta esa edad podrán salir a pasear al aire libre a partir del domingo 26 de abril. Pero previamente, el descontento corrió como la pólvora por los grupos de ‘wasap’ y las redes sociales. Hasta el punto de que a las siete de la tarde, hubo caceroladas contra la medida en balcones y ventanas. Los expertos consultados por este periódico a lo largo de todo el día de ayer exponen su posición sobre el tema: aplauden que finalmente los niños puedan salir a pasear pero critican la gestión. Son el vocal de la Asociación Navarra de Pediatría Raimon Pelach; la presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Infantil, Azucena Díez Suárez; y la psicóloga infantil Amaia Iturri. “Es un ejemplo más de la sociedad ‘adultocentrista’ en la que vivimos”.

PEDIATRAS | “ERA UNA MEDIDA INDIGNANTE”

“Esa medida del Gobierno demuestra que son muy mediocres en el tema de los niños”. Así de rotundo se mostraba el vocal de la Asociación Navarra de Pediatría Raimon Pelach. “Las cifras de contagio están bajando y hay que empezar a salir con sentido común. Yo confío mucho en las familias. Hasta ahora lo han hecho muy bien y lo seguirán haciendo. Pero no entiendo esta medida. No la puedo entender”, decía en relación a que los menores solo pudieran ir a supermercados, farmacias y bancos acompañando a sus padres. En su opinión, resulta mucho más arriesgado que los menores de 14 años vayan a esos locales cerrados que a pasear y correr al aire libre. “Es indignante. No pueden ofrecer medidas contradictorias. Además, ¿quién va a hacer la compra semanal cargado y empujando una silleta? Estoy desconcertado”. Ya por la noche se mostró partidario de que los niños salgan a pasear a partir del domingo. “Aunque habrá que ver cómo queda finalmente”.

Recalca que los menores se contagian igual que los adultos pero la diferencia está en su respuesta (generalmente son cuadros muy leves o asintomáticos). Y añade que no tiene por qué haber un contagio masivo. “Depende mucho de las defensas que tenga el adulto. Además, ya hay más asintomáticos que positivos. Todos tenemos que empezar a salir con sentido común”.

¿Y en qué se concreta? Pues que los niños no salgan a la calle si tienen tos y mocos (por ellos y por los demás), que no jueguen con otros niños, que se laven bien las manos o incluso que se duchen al llegar a casa y se meta toda su ropa en la lavadora. Pero lamenta que los padres que ya habían explicado a sus hijos que a partir de la próxima semana iban a poder salir de casa con estas restricciones, han tenido que cambiar el mensaje hasta dos veces. “Primero les dijeron que podían salir. Después, que solo al súper y ahora, otra vez que sí”, lamenta. A no ser, se sigue interrogando, que todas estas medidas tan restrictivas sean para impedir que los niños salgan de casa. “Nos han tomado el pelo. Y esta resolución va en contra de la inteligencia de los niños”.

“¿Por qué esta desconfianza de los políticos en las familias cuando han demostrado, y lo han corroborado, que hacen las cosas bien? Con estas decisiones veo la mediocridad de los que mandan”.

Sin embargo, desde un punto de vista físico, Pelach insiste en que el confinamiento no está ocasionando problemas de salud en los menores. Y no le preocupa la falta de vitamina D (la que procede del sol y se administra a los bebés en gotas hasta el primer año de vida). “No pasa nada porque hayan estado un tiempo sin exponerse al sol. Porque, seguro, su alimentación habrá sido la correcta y la naturaleza del niño es muy sabia. Ahora les volverá a tocar el sol. ¡No pasa nada!”

El pediatra aconseja a las familias que den a sus hijos crema de protección solar cuando vayan a salir a la calle. “Como en la vida normal. Cuanto antes volvamos a la normalidad, mejor”.

PSIQUIATRAS | “CONFIEMOS EN LOS PADRES”

“España ha estado a la cola de Europa y del mundo en el cuidado de la salud mental de los menores. Es el único país que ha mantenido medidas tan estrictas”. Así lo cree la presidenta de la Sociedad Española de Psiquiatría Infantil de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Azucena Díez Suárez, psiquiatra de niños y adolescentes en la Clínica Universidad de Navarra (CUN). “Que los niños solo puedan ir al supermercado o la farmacia no cumple el objetivo prioritario de que se muevan porque lo necesitan. Muchos padres no se acogerán a esta medida”, comentó cuando el Gobierno hizo pública esa resolución, al mediodía. Y aplaudió que finalmente los menores puedan dar paseos. “Es lo que necesitan. Salir al aire libre”.

En su opinión, desde los primeros días del estado de alarma, se podía haber permitido que los menores salieran de casa, con todas las medidas de higiene y seguridad. “Con sentido común y apelando a la responsabilidad de los padres”. Y recuerda que, según muchos estudios epidemiológicos, el contagio a través de objetos y superficies es muy bajo. “El contagio se produce a través de personas. Por eso, desde hace semanas se podía haber permitido salir a pasear, evitando el contacto con otros”.

La experta explica que, tras seis semanas de confinamiento, ya se están viendo problemas de salud mental en niños y adolescentes. “Hay casos de apatía, de sedentarismo que genera más apatía, de insomnio, falta de apetito, falta de humor, dificultad para mantener la actividad académica...” El aislamiento social de los menores, añade, les “descorazona” porque lo que quieren es “estar con sus amigos”. Las salidas, sin embargo, pueden generar problemas en algunos niños, según como sea su temperamento. “Todo la parafernalia de salir, volver, desinfectarse... Algunos lo vivirán como un juego. Pero los más aprensivos e hipocondríacos, con miedo. Igual que los adultos que no quieren salir y que están en su casa muy seguros, como en su castillo”.

A largo plazo, recalca Díaz, los menores van a desarrollar más problemas mentales por el aislamiento (ansiedad y depresión). Aunque, concluye, con dos ideas optimistas. “Lo que no nos mata nos hace más fuertes. Estábamos viviendo en una sociedad frívola y esta situación reforzará a nuestros hijos”. Además, recalca, niños y adultos comprenderemos mejor las enfermedades mentales (porque muchos, dice, ya las están sufriendo ahora, como los ataques de ansiedad, los trastornos obsesivos compulsivos por la higiene...)

PSICÓLOGOS | "LAS FAMILIAS HAN LOGRADO QUE SE RECTIFIQUE"

“Esta medida y los vaivenes que vivimos ayer son un claro reflejo de la sociedad adultocentrista’ en la que nos encontramos. Gracias a todas las madres, padres y profesionales que mostraron su disconformidad, a través de diferentes medios, se ha conseguido que el Gobierno rectifique y que este fin de semana proponga una medida en la que realmente se valoren los derechos de los niños y niñas”. Así de rotunda se mostraba ayer por la noche la psicóloga infantil Amaia Iturri Pérez de Albéniz.

Y aunque aplaude la medida de que los menores puedan salir finalmente al aire libre a partir del domingo, recuerda que es una decisión voluntaria de las familias. “No hay que salir de casa si no lo consideramos necesario ni hacerlo todos los días”, puntualiza.

Para la psicóloga, resulta muy positivo que los niños salgan de casa y experimenten estímulos diferentes a los que han recibido este último mes y medio”. Y recalca que las actividades al aire libre (pasear, correr, saltar...) favorecen la estimulación sensorial. “Lo que, a su vez, desarrolla la curiosidad y la creatividad”. Son actividades, subraya, que mejoran el estado de ánimo y la calidad del sueño.

Las consecuencias del confinamiento en menores de 14 años, especifica, varían de unos niños a otros, incluso puede haber reacciones diferentes en hermanos que viven en la misma casa. “A medida que el confinamiento se alarga, pueden aparecer pérdida del sentido del humor, del apetito, ruptura de la rutina del sueño, pesadillas, enuresis (hacerse pis)... Son formas somáticas de expresar las emociones”.

Antes de salir de casa, apunta la especialista en psicología infantil, se debe explicar a los menores cómo será el proceso. “Debemos escuchar sus inquietudes y tratar de responder a las preguntas que nos hagan. Esta medida está pensada para que los niños disfruten de cierta libertad y así lo tienen que entender, no como una obligación con límites impuestos por sus padres”.
Para hacerlo más llevadero, continúa, podemos ofrecerles alternativas. “No podrán ir al parque, pero sí puede sacar los muñecos, un libro o un globo (lo que a cada uno le guste). Debemos animarlos a establecer contacto con otros niños que se encuentren durante la salida, siempre respetando la distancia de seguridad, preguntándoles cómo se llaman, cuántos años tienen, a qué colegio van… También pueden hablar con vecinos que estén asomados a la ventana de su casa” . En definitiva, concluye, se debe fomentar la socialización de los más pequeños pero no obligarles a salir si no quieren.

Los hijos de Ana sueñan con salir a pasear a la calle

Los tres hijos de Ana Monente, como otros muchos niños y adolescentes, llevan casi seis semanas sin salir de casa. Jugando, haciendo las tareas, leyendo o viendo la tele en un piso de 100 metros cuadrados sin balcones y con solo una pequeña terraza en la cocina que da al patio. Y donde todos los días toman diez minutos el sol junto a la lavadora y la secadora. Su madre, la farmacéutica y bloguera Ana Monente Mozaz, de 38 años, hacía ya tiempo que clamaba en las redes sociales que el confinamiento de los niños era “injusto”. “Porque no se ha tenido en cuenta a la infancia. Los únicos que no salen son los menores. ¿Y qué pasa con la población de más riesgo? ¿Con los mayores? Siguen saliendo a comprar el pan y medicamentos. Yo los veo a diario en la farmacia”. Pero ayer por la noche, finalmente aplaudió la medida de que los menores saldrán a pasear acompañados a partir del domingo 26 de abril. “Los niños ya necesitan salir. Llevan demasiado tiempo encerrados”. Pero hasta entonces, sus hijos seguirán jugando en su piso de la Rochapea. Y ella, atendiendo a su farmacia, en el mismo barrio.

“NO CONTAGIAN MÁS”

El objetivo de ‘aliviar’ el confinamiento, recuerda, es que los menores “respiren aire puro”. “Los niños lo han hecho de maravilla hasta ahora y lo seguirán haciendo. Además, los padres somos responsables. Se puede confiar en nosotros”, insiste. Como sanitaria, recalca que los menores necesitan vitamina D (la que toman los bebés durante su primer año de vida) y que procede del sol. “Es necesario que sientan el sol y el cielo sobre sus cabezas, que tengan sensación de espacio libre”.

En contra de lo que muchas personas piensan sobre que los niños son un foco de contagio, Monente insiste en que ella no ha encontrado ningún artículo científico que diga que los menores “son un vector masivo de contagio”. “Contagian igual que los adultos”. Y aboga por que se hagan test a toda la población. “También dicen que los niños tocan todo pero para eso estamos los padres. Somos responsables”.
 

Te puede interesar



Monente insiste en que los niños durante estas seis semanas “lo han hecho muy bien”. “Han entendido perfectamente que no podían salir pero ya están cansados de estar entre cuatro paredes”. Porque, añade, no es lo mismo vivir en un adosado con jardín o en un piso con terraza grande que hacerlo en una vivienda sin balcones.

Para salir a la calle, Monente recomienda a los padres que lleven gel de alcohol y pide a los ayuntamientos que abran todas las fuentes para que, también puedan lavarse con agua y jabón . “Y al llegar a casa, los niños deben lavarse las manos y echar la ropa a a lavadora”.

Advierte a las familias que, si nos encontramos con amigos en la calle, debemos mantener la distancia de seguridad. “No es antipatía. Hay que cumplir las normas”. Y concluye con la necesidad de salir de casa. “Porque al principio, respondían mejor a los juegos propuestos pero ahora ya están saltando por los sofás”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE