Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Accidente en Estella

Ayegui y Estella, dos localidades vecinas unidas en horas amargas

Dolor y silencio en el primero de los tres días de luto oficial en ambos municipios al que se unió también Arróniz

Ayegui y Estella, dos localidades vecinas unidas en horas amargas
Ayegui y Estella, dos localidades vecinas unidas en horas amargas
Actualizado el 19/01/2020 a las 19:11
Ayegui y Estella, dos localidades vecinas unidas por tantas cosas lo estuvieron el sábado por la pena en sus horas más amargas. El dolor silenció la mañana del sábado a ambos lados de la muga en un duelo compartido por los pequeños fallecidos al que nadie resultó ajeno. Ayuntamientos, colectivos, entidades deportivas y ciudadanos lo expresaron a lo largo de una jornada en la que las banderas de ambos consistorios ondearon a media asta. Fue el primero de los tres días declarados de luto oficial al que se sumó también Arróniz, el pueblo natal de la madre de los niños.

En Ayegui, el municipio en el que la familia Pérez-Pascual había residido los últimos diez años el Ayuntamiento convocó una concentración encabezada por el alcalde, Leo Camaces, y el de Estella, Gonzalo Fuentes. Un minuto de silencio que terminó en un aplauso entre lágrimas y abrazos. Los de padres y madres que habían acudido con sus hijos. Los de los dos alcaldes y concejales. Y los de los profesores del colegio diocesano Mater Dei, el centro educativo situado a pocos metros en el que estudiaban Ixeya y Daniel.

Acudió el claustro al completo, 33 compañeros con Andrés García y José Cruz Asarta, del equipo directivo. Junto a ellos, Abel Arrieta, el vicario episcopal de educación y el párroco de Ayegui, Germán Martínez. El colegio agradeció el sábado las muestras de apoyo recibidas. “Queremos mandar un fuerte abrazo y ánimo para todos, especialmente para familiares y amigos y personas más cercanas a nuestros alumnos, Ixeya y Daniel. A la vez que deseamos también con todo nuestro corazón una pronta recuperación para los heridos”, expresó después en un comunicado. “Son -siguió- momentos duros en los que la incomprensión nos invade, pero desde el colegio queremos que entre todos nos acompañemos, apoyemos y ayudemos para superar esta terrible desgracia”.

Saben, lo apuntaban así el sábado en la concentración, que por delante tienen días difíciles con alumnos de Infantil y Primaria a los que intentarán explicar lo sucedido. Lo harán -decían- con la ayuda de los especialistas en el duelo infantil, juntos y “apoyándose los unos en los otros”.
En las calles vacías

Fue ese el único momento de la mañana con rastro de vecinos en sus calles. Antes, el vacío. Nuria García Urabayen, una ayeguina que caminaba en solitario y esperaba reunirse con los demás en la concentración, expresaba lo que el sábado estaba en el sentimiento de todos. “Nos podía haber ocurrido a cualquiera, tantas veces que pasamos por ahí todos los días. Basta con ver el pueblo para saber cómo estamos. Todo es silencio y duelo”. En otro punto de Ayegui, Nati Galdeano Zudaire se dirigía también a la convocatoria. “No puede ni expresar cómo me siento porque éste es un pueblo pequeño y nos conocemos todos. Eran nuestros vecinos y estamos como si les hubiera ocurrido a nuestros nietos”, decía.

Una hora más tarde, los vecinos de Arróniz, también muy afectados, respondían a la convocatoria del Ayuntamiento y más de 200 personas se reunían en la plaza de los Fueros. El alcalde, Ángel Moleón, leyó un comunicado junto a familiares de los fallecidos con el deseo de tener lo antes posible a Joana entre ellos y agradeció la labor realizada por cuerpos de seguridad y sanitarios. Los mismos gestos se repitieron con minutos de silencio en el campo de Merkatondoa , en el polideportivo de Estella donde el club Oncineda disputaba sus encuentros y en todas las competiciones deportivas de Navarra.
volver arriba

Activar Notificaciones