x
    Navarra
Montes de Irati

El último cablista: Martín Landa es memoria viva del transporte por cable de troncos en el Pirineo

Arrastrados por machos o bueyes, suspendidos en un sistema de cables y por el río Irati, el traslado de troncos nutrió el aserradero de Ekai entre 1920 y 1958. Los barranqueadores reconducían la madera por el río. La red de cables forestales se extendió, al menos, a 126 puntos en Navarra

El transporte de la madera desde los montes de Irati por tierra, agua y aire
El transporte de la madera desde los montes de Irati por tierra, agua y aire

Arrastrados por machos y bueyes, suspendidos en un sistema de cables y por el río Irati, el traslado de troncos nutrió el aserradero de Ekai entre 1920 y 1958. Los barranqueadores reconducían la madera por el río. La red de cables forestales se extendió al menos en 126 puntos en Navarra.

Eduardo Buxens
Arrastrados por machos o bueyes, suspendidos en un sistema de cables y por el río Irati, el traslado de troncos nutrió el aserradero de Ekai entre 1920 y 1958. Los barranqueadores reconducían la madera por el río. La red de cables forestales se extendió, al menos, a 126 puntos en Navarra

Nacido hace 82 años en Ochagavía, Martín Landa Compains representa a la generación de cablistas que tejieron de tendidos el Pirineo hasta el río Irati.

El transporte de la madera desde los montes de Irati por tierra, agua y aire 9 Fotos
El transporte de la madera desde los montes de Irati por tierra, agua y aire

Arrastrados por machos o bueyes, suspendidos en un sistema de cables y por el río Irati, el traslado de troncos nutrió el aserradero de Ekai entre 1920 y 1958. Los barranqueadores reconducían la madera por el río. La red de cables forestales se extendió, al menos, a 126 puntos en Navarra

Eduardo Buxens / Cedidas
Actualizada 18/06/2018 a las 08:05
A+ A-
Cuando se encaramó por primera vez en lo alto de una pilona, Martín Landa Compains tenía 14 años. “Menudo” como era y es, no tuvo dificultad para trepar por el principal pilar de la infraestructura de madera -el piquete- que daba soporte a los puntos de apoyo de un tendido en el transporte de la madera desde el monte. Antes, pero también después, de incorporarse a filas, repitió en innumerables ocasiones la encomienda a distintas alturas. “A 5, 14 o 22 metros”, asomaba su cuerpo c
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE